6.7 C
Mendoza
20 de mayo de 2024
FM Del Condado
Image default
Política

su apuesta a otra «transversalidad» como contracara de Milei


Enfrentado a Javier Milei y en sintonía con los gobernadores más allá de las identidades partidarias. Axel Kicillof reforzó ese posicionamiento en su visita a Chubut, en donde compartió un acto con Ignacio Torres, del PRO, para firmar un convenio de colaboración sanitaria y entregar 15 ambulancias en comodato. Algo similar había hecho con el radical santafesino Maximiliano Pullaro, en una saga para mostrar una actitud contrapuesta a la del Presidente y con el propósito de una “construcción transversal” a largo plazo.

En su llegada a Rawson, antes de la actividad con Torres, Kicillof pasó por la sede del PJ provincial. “Tenemos dos desafíos: que se caiga el DNU y la Ley Bases”, aseguró el gobernador bonaerense en ese ámbito, al día siguiente de la reunión del Consejo nacional en la que quedó confirmada la fecha de elección de autoridades y una movilización para rechazar el proyecto en tratamiento en el Senado.

“Resolvimos sacar un comunicado con esta línea política. Soy vicepresidente segundo y vengo a decirles que hay que sacar adelante al país y ante gobiernos como éste eso se hace con el peronismo”, arengó Kicillof, con movimientos para proyectar su incipiente armado político. Este sábado encabezará una jornada en Florencio Varela, con intendentes, legisladores, sindicalistas y referentes de organizaciones sociales, con el trasfondo de la discusión que emergió entre referentes de ese sector y La Cámpora.

Al rato, Kicillof firmó en Rawson un convenio de asistencia mutua en materia sanitaria con Torres para entregar las 15 ambulancias, y desde otro lugar también marcó diferencias con Milei. “El federalismo no es solamente el vínculo con un Estado nacional que hoy no está cumpliendo con sus obligaciones, también es trabajar de forma unida entre todas las provincias que integran nuestro país”, apuntó.

“Si Chubut puede valerse de recursos que la provincia de Buenos Aires está en condiciones de aportar, entonces no importa a qué partidos políticos pertenecemos, sino cómo garantizamos la salud y los derechos de todos los argentinos”, siguió Kicillof con un discurso alejado a la confrontación. Ya lo había hecho en marzo con Pullaro. En aquel caso hubo traspaso de patrulleros, anuncio de coordinación para enfrentar al narcotráfico y conferencia de prensa conjunta.

“Independientemente de los colores políticos, somos las provincias las que nos hacemos cargo y llevamos respuestas a los 45 millones de argentinos. Es central que trabajemos juntos, espalda con espalda, poniendo por delante los intereses de la gente por encima de cualquier diferencia partidaria”, devolvió Torres este miércoles.

El gobernador de Chubut se había enfrentado a Milei en el inicio de su gestión y luego reunió a sus pares patagónicos para consensuar una postura regional en común. “Es otra muestra de que habla y convoca a todo el mundo”, dijeron cerca de Torres sobre el convenio con Kicillof. También con la idea de potenciar el peso de los mandatarios provinciales, con Gerardo Zamora y Pullaro impulsa una “agenda productiva y federal” en paralelo o para incluir en el Pacto de Mayo.

No tenemos problema en trabajar con nadie y estamos haciendo lo que Milei no hace. Para nosotros la política no es una mala palabra”, resumieron en La Plata, y también remitieron a las conversaciones de Kicillof con Martín Llaryora para articular posiciones en el Congreso para frenar o modificar leyes, coparticipar el Impuesto PAIS y en el intento de restituir el Fondo de Incentivo Docente, entre otros puntos.

Esos tres gobernadores -uno del PRO, otro radical y otro peronista pero “cordobecista”, ajeno a la estructura del PJ y con distancia del kirchnerismo- apoyaron el proyecto de Ley Bases y la convocatoria al Pacto de Mayo, a diferencia de Kicillof.

De cualquier modo el mandatario bonaerense seguirá buscando esos «puntos de encuentro» con la mirada en una “construcción transversal a largo plazo”, según proyecta, y ante su perspectiva de que la gestión de Milei derivará en una crisis de una magnitud que configurará un escenario en el que será necesario articular entre diversos sectores políticos.

“Axel está marcando presencia, ocupa el lugar de confrontación en el que lo puso Milei y va avanzando en una agenda más amplia para construir el liderazgo del peronismo hacia adelante”, quedó trazada la estrategia, en palabras de un ministro bonaerense.



Fuente Oficial