7.7 C
Mendoza
30 de mayo de 2024
FM Del Condado
Image default
El Mundo

Cuántas semillas de girasol comer por día para aumentar el colágeno y regular la tiroides


Las semillas de girasol -también conocidas como pipas o maravillas– tienen un poder especial. En su tamaño reducido guardan una gran cantidad de vitaminas, minerales y fitoquímicos que generan distintos beneficios para la salud.

Una de sus virtudes está en la acción para regular las funciones de la glándula tiroides, la encargada de controlar la forma en la que nuestro organismo obtiene la energía.

De acuerdo al sitio Vida Sustentable, su alto contenido de yodo y selenio resulta muy beneficioso para el funcionamiento de este órgano.

Otro de sus efectos destacados es la capacidad para fomentar la formación de colágeno y elastina, responsables de la elasticidad y lozanía de la piel. Ya que estas semillas, indica una nota de Univisión, son una excelente fuente de ácidos grasos esenciales como el linoleico, oleico, palmítico y esteárico.

Sus beneficios siguen. Además,

  • Ayudan a proteger la salud del corazón.
  • Contrarrestan el estreñimiento.
Las semillas de girasol ayudan a regular la glándula tiroidea Foto Shutterstock.Las semillas de girasol ayudan a regular la glándula tiroidea Foto Shutterstock.
  • Favorecen el aumento de la masa muscular.
  • Resultan beneficiosas para salud del cerebro.

Cómo aprovechar los nutrientes de las semillas de girasol

El sitio Vida Sustentable recomienda consumir entre una y dos cucharadas de semillas que estén previamente activadas.

Para ello, remojarlas entre 6 y 12 horas en agua abundante. En ese tiempo, cambiar el líquido dos o tres veces. Enjuagar bien y escurrir.

Pueden consumirse solas o agregarse en ensaladas, yogures o batidos.

Mascarilla natural de belleza

La propuesta restante es preparar el siguiente producto antiedad natural que fomente la formación de colágeno.

Las máscaras con aceite de girasol estimulan la formación de colágeno.Las máscaras con aceite de girasol estimulan la formación de colágeno.
  • 2 cucharadas de semillas de girasol.
  • 4 cucharadas de aceite de almendras.
  • 1 frasco hermético con tapa.
  • Triturar las semillas con un mortero o en una procesadora de alimentos manual.
  • Agregar el aceite de almendras.
  • Cerrarlo herméticamente y almacenarlo durante una semana en un ambiente seco y oscuro.
  • Filtrar la mezcla para obtener el aceite.
  • Probarlo en la parte interior del codo o detrás de las orejas para descartar alergias.
  • Si no existiera reacciones, aplicar por la noche una vez por semana en el rostro -dejando libre la zona de los párpados- el cuello y el escote. A la mañana siguiente lavar la piel de la manera habitual.
  • Otra opción es colocar durante el día, colocar una cubierta de friselina con la forma del rostro, dejar actuar 20 minutos y enjuagar.

Vale aclarar que este preparado no está recomendado en pieles grasas.

También es bueno recordar que estas indicaciones son orientativas y no sustituyen la indicación médica.



Fuente Oficial