6.7 C
Mendoza
24 de junio de 2024
FM Del Condado
Image default
Espectáculos

Lo nuevo de Wim Wenders es un mantra cinematográfico basado en una vida rutinaria en Japón


El señor Hirayama se despierta, se cepilla los dientes, emprolija su bigote y se afeita. Riega las plantas de su diminuto departamento, se pone un mameluco que dice The Tokyo Toilet, agarra un par de monedas y la llaves de su pequeña camioneta y se va a trabajar como encargado de limpieza de vistosos baños públicos, que deja pulcros hasta sentirse orgulloso de su minuciosa labor.

Así comienza Días perfectos, lo nuevo del veterano alemán Wim Wenders, y también cada día de su protagonista, que repetirá meticuloso cada uno de sus pasos a lo largo de una semana.

Hirayama apenas se desvía de su rutina para escuchar algún clásico del rock en cassette en el estéreo de su van (Wenders elige siempre alguna canción elocuente que comente las imágenes), leer algún libro antes de irse a dormir o sacarle fotos a un árbol con su vieja cámara mientras almuerza.

El actor Kôji Yakusho en una escena de su rutina diaria en Días perfectos".Foto: NeónEl actor Kôji Yakusho en una escena de su rutina diaria en Días perfectos».Foto: Neón

La ducha diaria en un baño público, la cena en el bar, que incluye el coqueteo minimalista con la encargada, y los sueños en blanco y negro cierran esa rutina diaria inalterable de Hirayama.

Pie plano narrativo

Wenders le regala a su protagonista el mismo nombre que la familia de Cuentos de Tokio, de su admirado colega Yasujiro Ozu, a quien el alemán le había dedicado hace casi cuarenta años el documental Tokyo-Ga.

Kôji Yakusho y la actriz Arisa Nakano en "Días perfectos". Foto: NeonKôji Yakusho y la actriz Arisa Nakano en «Días perfectos». Foto: Neon

Los hábitos del personaje principal se ven perturbados apenas por la incapacidad de un joven empleado, interacción que parece forzada para señalar con nostalgia que todo tiempo pasado fue mejor, y por la aparición de una sobrina que insinúa un pasado lleno de problemas familiares sin resolver.

El arco argumental de Hirayama en Días perfectos es mínimo, como si Wenders sufriera de pie plano narrativo.

El director de Paris, Texas y Las alas del deseo prefiere construir aquí la personalidad de su protagonista a partir de detalles mundanos, como el empeño al frotar un moderno dispositivo que funciona como bidet o el uso de un pequeño espejito para cerciorarse de que cada rincón de los inodoros queden impecables.

Video

El filme de Wim Wenders.

Días perfectos es una película sobre la soledad y el silencio. Tal vez por eso Wenders muestre en cámara al taciturno señor Hirayama en casi la totalidad de sus planos.

El consagrado Kōji Yakusho, premiado por este papel como mejor actor en el último festival de Cannes, consigue transmitirle al personaje cierta calidez a partir de alguna tímida sonrisa cómplice que rompe su impasividad.

Wenders aprovecha al máximo cada pequeño gesto y, casi sin diálogos, transmite la tensión social de la Japón moderna.

Koji Yakusho junto al director alemán Wim Wenders, en el festival de Cannes 2023. Foto: EFEKoji Yakusho junto al director alemán Wim Wenders, en el festival de Cannes 2023. Foto: EFE

Hirayama intuye que está desesperado, a su manera, por una conexión real (la constante presencia en pantalla de la imponente torre Skytree es una pista de ese deseo) cuando decide responder el tatetí de un papel escondido detrás del espejo de un baño en lugar de tirarlo a la basura, tal vez el punto de quiebre para un protagonista que sufre la falta de compañía.

El cineasta profundiza en ese conflicto interno del personaje al mostrar cómo una desviación invisible de lo cotidiano puede ser el puntapié inicial para un cambio de vida. Wenders construye en esas variaciones imperceptibles de la rutina un crescendo que transforma a Días perfectos en un mantra cinematográfico.

Drama. Japón / Alemania, 2023, 124’. ATP. De: Wim Wenders. Con: Kōji Yakusho, Tokio Emoto, Arisa Nakano, Aoi Yamada, Yumi Aso. Salas: Cinépolis Recoleta, Hoyts Abasto, Multiplex Belgrano, Cinemark Palermo, Lorca, Cinema Devoto.



Fuente Oficial