2.1 C
Mendoza
25 de junio de 2024
FM Del Condado
Image default
Policiales

Las bandas han devenido en organizaciones polirrubro


“Está dando resultados, vamos por la senda correcta”, dice Patricia Bullrich al recibir a Clarín para presentar los resultados del primer mes del Plan Operativo Bandera, con el que buscan bajar la violencia en Rosario.

La ministra señala un mapa. Hace foco en cuatro barrios: Empalme Granero, Ludueña, Tablada y General Las Heras. Esas son las cuatro zonas más calientes por las que la Municipalidad y la Provincia de Santa Fe pidieron apoyo al Ministerio de Seguridad. “En esas zonas, los homicidios en la vía pública han disminuido en un 57 % con respecto a enero de 2023; en el resto de Rosario, bajaron un 35 %”, acota Bullrich.

El Plan Bandera, como se denominó al operativo de seguridad que desde el 2 de enero busca reforzar la seguridad de Rosario y zonas aledañas, se trata de un despliegue de 3.050 hombres de las cuatro fuerzas de seguridad federales (Gendarmería, Prefectura Naval, Policía Federal y de Seguridad Aeroportuaria) y de 2.800 agentes de investigación que las mismas fuerzas dispusieron.

Este personal destinado se suma a los objetivos que la Policía de Santa Fe y el municipio de Rosario persiguen: paliar la violencia con que organizaciones criminales sacuden casi a diario a la ciudad. Federico Angelini, subsecretario de Intervención Federal, es el encargado de cohesionar los esfuerzos entre las distintas fuerzas e instituciones intervinientes.

“El Plan Bandera tiene dos aspectos, uno cuantitativo y otro cualitativo. Cuantitativo, porque es un operativo de saturación, de presencia, no sólo en Rosario, sino también en zonas cercanas. Pero es cualitativo, porque está centrado en zonas que la Policía de Santa Fe nos remarcó como las más tomadas por la violencia. Pero los efectivos destinados no patrullan, sino que hacen operativos, intervenciones posteriores a trabajo de inteligencia”.

Más de 3.000 agentes de fuerzas federales patrullan Rosario como parte del Plan Bandera.Más de 3.000 agentes de fuerzas federales patrullan Rosario como parte del Plan Bandera.

Señala, entre sus papeles, los resultados del primer mes: 95 autos retenidos entre un total de 31.390 requisados; 216 motos retenidas, de un total de 31.783 controladas; 84 personas detenidas en total. Casi una tonelada de amoníaco al 28 % –un precursor químico– y más de cincuenta kilos de cocaína confiscados; 29 detenidos por causas relacionadas al narcotráfico.

“Sin embargo —dice la ministra—, las bandas delictivas han devenido en organizaciones polirrubro: además de narcotráfico, se dedican al lavado de dinero y, sobre todo, a la extorsión de comerciantes. Ésto último es lo que más nos preocupa actualmente, lo que más perturba el orden de la ciudad”.

Durante los últimos años en Rosario, se observa un alza en las denuncias que comerciantes hacen por recibir intimidaciones, extorsiones y otras formas de amedrentamiento, como balaceras en los frentes de sus comercios o casas.

Tanto la ministra como los asesores que la acompañan en la reunión (Martín Verrier, Sebastián García de Luca y Vicente Ventura Barreiro) expresan la sensación de que las balaceras han disminuido en su intensidad. Si bien aún no cuentan con ese dato, de cuyo seguimiento se ocupa la Policía de Santa Fe, observan, dicen, una relación con la baja de homicidios en la vía pública.

“Otra cosa a tener en cuenta es la presencia de las distintas fuerzas en las calles de Rosario, que es mayor. Ya no se animan a salir a tirar tiros al aire, o incluso a salir armados”, dice la ministra. Mira, desde su lugar en la mesa y de reojo, imágenes de televisión: repetición de las manifestaciones en el Congreso de la semana pasada. “Basta de esto”.

Bullrich durante el lanzamiento del Plan Bandera en Rosario, junto a Maximiliano Pullaro y Pablo Javkin.Bullrich durante el lanzamiento del Plan Bandera en Rosario, junto a Maximiliano Pullaro y Pablo Javkin.

Agrega que la motivación y la responsabilidad en el éxito que este operativo tenga refiere a una iniciativa de su Ministerio, aunque tiene el apoyo de Javier Milei. “El Presidente quiere acompañar el éxito económico con el orden social en las calles”, resalta.

—¿Cuál es el índice de homicidios al que se intenta llegar con este operativo?

—En 2019, en mi anterior gestión como ministra de Seguridad, habíamos llegado a un índice de 8 homicidios cada 100 mil habitantes en Rosario. Actualmente, el índice de la ciudad es de 22, y el promedio nacional es de 5. Rosario está cinco veces arriba del promedio. Buscamos, con mucho trabajo, aplacar los indicadores de la ciudad, llevarle tranquilidad a la gente.

—¿Y hasta cuándo seguirá el Plan Bandera?

—Hasta que Rosario sea una ciudad normal, tranquila. El plan es anual y prorrogable, pero que contempla la colaboración entre distintas instituciones: las fuerzas de seguridad federales, pero también del Sedronar (para controlar el tráfico de precursores químicos), el Anmac (para controlar la portación de armas), del control de la hidrovía. Es un plan flexible, que se ajusta a las modalidades del delito que vayan surgiendo.

La inteligencia, afirma Bullrich, es muy importante para su plan: además de la calle, trabaja sobre los penales, en especial los de máxima seguridad. Además del lanzamiento de un protocolo para presos de alto riesgo, trabaja en truncar la operatividad de capos narcos y de otras organizaciones desde las cárceles.

Hay cierta preocupación en el sistema penitenciario de Santa Fe, ya que tienen la información de que hay posibles infiltraciones del Primeiro Comando da Capital (PCC), una banda criminal brasileña, en los penales de Piñero y de Las Flores. Cuenta en más de cien las investigaciones sobre el caso.

Y añade, por último, que está trabajando en colaboración con la provincia de Buenos Aires para dar soporte de inteligencia (pero no de saturación) para tratar de menguar, también, la violencia de los delitos en esta provincia.



Fuente Oficial