19.7 C
Mendoza
14 de junio de 2024
FM Del Condado
Image default
Policiales

tres asesinatos en seis días


Primero fue Uma, la nena de 9 años que murió tras ser baleada cuando le quisieron robar el auto a sus padres. Después fue María Lucrecia, que no pudo desabrocharse el cinturón de seguridad y recibió un disparo que le segó la vida. Este sábado le tocó a Maximiliano, muerto con un balazo en el pecho por resistirse al robo de su moto.

Tres víctimas mortales en seis días, y un escenario común: las calles del conurbano bonaerense. Un entramado de realidades diversas donde la inseguridad se señorea desde hace tiempo y la vida parece valer cada vez menos.

Y más allá del escenario, las circunstancias y el desenlace común a los tres hechos, un hilo invisible los une: en ninguno de los tres casos los asesinos lograron llevarse algo. Ejecutaron a sus víctimas y escaparon con las manos vacías.

Este sábado, en Monte Chingolo -una localidad «brava» del partido de Lanús, en el sur del conurbano-, un joven de 27 años iba a bordo de una moto cuando un vehículo similar con dos hombres se le puso a la par.

Un hombre fue asaltado en Monte Chingolo y lo mataron para robarle la moto. Captura Crónica TVUn hombre fue asaltado en Monte Chingolo y lo mataron para robarle la moto. Captura Crónica TV

Hubo un forcejeo porque Maximiliano Rojas -así se llamaba la víctima- quiso evitar el robo. Recibió un disparo en el pecho. Murió casi en el acto al lado de su moto, que quedó en el lugar. Los delincuentes escaparon, y la policía intenta identificarlos a partir de las grabaciones de cámaras de seguridad que puedan haber registrado el hecho o su paso por la zona.

Hace menos 24 horas, una mujer de nombre Graciela hizo un pedido ante las cámaras de televisión: «Salí porque es mi intención que me escuche la señora Patricia Bullrich». Estaba en la puerta de una casa en Castelar, donde la noche anterior habían asesinado a María Lucrecia Arias. Su hija, de 51 años.

María Lucrecia volvía a su casa -esa misma donde su madre le pedía respuestas a la ministra de Seguridad de la Nación- el jueves cerca de las 23, cuando fue abordada por cuatro delincuentes que querían robarle su Volkswagen Suran.

Video

«Así como atraparon a los asesinos de Uma, quiero que agarren a los asesinos de mi hija», pidió la madre de la mujer asesinada en Castelar.

La principal hipótesis de los investigadores es que a Arias se le habría trabado el cinturón de seguridad y no pudo bajarse de inmediato del auto cuando los delincuentes la amenazaron, por lo que le dispararon en el pecho. Un solo disparo mortal.

Hasta ahora, la investigación en busca de los culpables intenta avanzar con las pocas pistas que han recolectado por el momento. Los peritos levantaron huellas en la escena del crimen y secuestraron las imágenes de cámaras de seguridad de la zona, que serán analizadas para poder avanzar en la identificación de los criminales.

Además, poco después del hecho, un auto Peugeot 2008 negro, que sería el que usaron los delincuentes, fue hallado en la zona del barrio Ejército de los Andes, conocido como «Fuerte Apache», de Ciudadela.

El primer eslabón de esta cadena trágica ocurrió el lunes en Villa Centenario (partido de Lomas de Zamora). Uma Aguilera, de 9 años, iba en el asiento trasero del Ford Ka de su papá, un efectivo de la Policía Federal que sirve como custodio de la ministra Bullrich.

Video

Una cámara pudo captar el momento del presunto intento de robo a un custodio de Patricia Bullrich.

Junto a la mamá, los tres estaban a bordo del automóvil saliendo del hogar familiar, cuando un Toyota Corolla negro intentó cerrarles el paso. El papá de Uma lo esquivó y aceleró, pero del otro auto bajaron dos personas y dispararon. Una de las balas hirió a la niña en la nuca, y le provocó la muerte horas después.

Por este hecho son cinco los detenidos hasta el momento. El último cayó el viernes, y se sumó a los otros cuatro que fueron aprehendidos a lo largo de los días, y entre quienes desde el Ministerio de Seguridad afirman está el autor del disparo mortal.

Dos de esos detenidos se negaron a declarar el viernes ante el fiscal de la causa. Este sábado, en tanto, será el turno de otro de ellos, menor de edad, que se sentará ante un representante del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil del mismo departamento judicial.



Fuente Oficial