2.1 C
Mendoza
25 de junio de 2024
FM Del Condado
Image default
Política

Sin Justicia independiente, los países están condenados a la corrupción



Se ha conocido el nuevo índice de percepción de la corrupción y la Argentina vuelve a descender cuatro puestos (del 94 al 98) y baja un punto porcentual en relación al 2022 (37 puntos sobre 100). Es decir, que volvemos a estar aplazados, con menos de cuatro.

Un dato llamativo de la medición de este año, es el foco en el eje Justicia y Corrupción. Ha surgido la vinculación directa entre el mal desempeño institucional de la justicia y los altos niveles de corrupción. Así, los países que se encuentran peor ubicados en el ranking del IPC, a su vez sufren de graves problemas de independencia de la Justicia (Venezuela, Haití y Nicaragua).

El nuevo presidente de Transparency International, el francés Francois Valerian, ha dicho que los gobiernos deben fortalecer y garantizar la independencia de las instituciones que aplican la ley y enfrentan la corrupción. Ese llamado se encuentra íntimamente vinculado a los datos que surgen de la encuesta: los ciudadanos que no cuentan con sistemas de acceso a la justicia y con poderes judiciales independientes, están condenados a padecer elevados niveles de corrupción.

En este contexto internacional, nuestro país ha cambiado de administración gubernamental y los buenos augurios de la campaña electoral y los primeros anuncios que indicaban que se dejarían de lado las acciones amenazantes contra la Corte Suprema de Justicia de la Nación o que no se modificaría su composición – más allá de completar la vacante pendiente – parece que han cambiado, al compás de nuevas urgencias de la política. Ya han surgido encumbrados funcionarios del Poder Ejecutivo instalando las bondades de ampliar el número de jueces de la Corte, dejando en clara minoría a los integrantes de la composición actual.

Todo ello ocurre, cuando es inminente que la Corte va a intervenir en los planteos de inconstitucionalidad que cuestionan varias decisiones del Ejecutivo. Esos jueces deben fallar sabiendo que no están amenazados de sufrir represalias, si el sentido de sus sentencias no agrada a los gobernantes.

Como dije al comienzo, en las organizaciones de la sociedad civil y en lo organismos internacionales que trabajan estas cuestiones, se ha identificado la importancia de la Justicia en el fortalecimiento de la lucha anticorrupción. Y ello recobra máximo sentido en este año 2024 que será un súper año electoral en el mundo. Por primera vez, cerca de 100 países celebrarán elecciones de todo tipo. La mitad de ellas serán presidenciales.

Es decir que las justicias de esos países van a tener que resolver sobre cuestiones cruciales como el financiamiento ilegal de la política, los sistemas electorales y las impugnaciones a los actos electivos.

Pero también es cierto, que no existen consensos a nivel global acerca de cuales son los cambios a los sistemas de justicia que sirvan para garantizar su independencia e imparcialidad. Por ejemplo en un reciente pronunciamiento del Tribunal de Justicia de la Unión Europea ( TJUE, Case C817/21 ), se cuestionó severamente el sistema de remoción de los jueces vigente en Rumania, pues al ser llevado a cabo por un sistema de inspectores ( Inspección Judicial), sin instancias de revisión ni control posterior, se consideró que dicho modelo “ …no estaba concebido de tal modo que no pueda caber duda razonable, de que las competencias y funciones de la Inspección Judicial no se utilizarán como instrumento de presión o de control político de la actividad judicial” ( sic).

En conclusión, en nuestro país, rresulta imperioso que sea la propia Corte Suprema de Justicia la que dé comienzo a un proceso de implementación de políticas de integridad interna (v.g. sanción de un Código de Ética al modelo de la Corte americana, regulación e implementación del sistema de acceso a la información, declaraciones juradas de sus miembros, protección de denunciantes, conflictos de interés y gestión de intereses, entre muchos otros temas).

Lo contrario fomentará la inventiva de la política para activar proyectos de control y dominación de la Justicia. Si esa firme convicción no nace de sus integrantes, se dará cabida a que los políticos, busquen modificarla para su conveniencia.

Presidente Poder Ciudadano/TI



Fuente Oficial