11.7 C
Mendoza
18 de junio de 2024
FM Del Condado
Image default
Política

Los cruces por el impuesto PAIS activaron tensiones entre gobernadores y la Rosada, pero sigue el apoyo a la Ley Ómnibus



Lo que muchos definían como una reunión amena, en la que prevaleció el buen diálogo, se terminó frustrando en la noche del lunes, a la salida del CFI. Fue en ese momento cuando desde el Gobierno salieron a bajarle el tono al tema que, según los gobernadores y legisladores presentes, había sido uno de los ejes centrales del debate en la charla con el ministro del Interior Guillermo Francos: la posibilidad de coparticipar el Impuesto PAIS.

«El Gobierno ya dijo que todo lo fiscal lo conversaremos más adelante con todas las provincias y el Congreso. No vamos a discutir temas fiscales en esta ley», fue el mensaje que transmitió Francos a los periodistas que habían cubierto el encuentro, en un intento de relativizarlo, pero dejándolo abierto a futuras conversaciones.

Desde el sector de los gobernadores, sintéticamente, el mensaje que habían bajado era similar, aunque tal vez más auspicioso. «Falta definir los porcentajes, si será 70/30 u 80/20, pero la idea es que se apruebe después de que se discuta la ley ómnibus», fue el comentario que surgió, sin imaginar que ese posible acuerdo en temas fiscales iba a desatar la furia en Casa Rosada.

En la misma noche del lunes, más allá de las declaraciones de Francos, vía Twitter la cuenta de la Oficina del Presidente anticipó que las cuestiones fiscales se van a discutir «más adelante». Y el lunes, en su conferencia de prensa habitual, el portavoz de la presidencia Manuel Adorni salió con una declaración tajante. «Jamás se puso en discusión la coparticipación del Impuesto País», sostuvo, poco después de que en la reunión de gabinete Milei les dijera a sus funcionarios que el impuesto «no se negocia».

La postura del Gobierno molestó, y mucho, a algunos referentes de los «aliados» presentes en la reunión. Nicolás Massot, diputado del bloque Hacemos Coalición Federal, declaró en una entrevista radial: «No puedo no pensar que el Gobierno no tiene ningún interés en esta ley, lo único que quiere es construir un enemigo”.

Y después, el gobernador cordobés Martín Llaryora salió directamente a cruzar a Adorni. «Adorni no estuvo en la reunión. Si hubiera estado, sabría que fue un tema central. No colabora en nada con una frase totalmente desafortunada. Consulten a cualquiera que estuvo en la reunión», se despachó Llaryora en una nota con Canal 12 de Córdoba.

Más allá de la tensión, hubo otros gestos que dejaron en claro que no está en discusión el apoyo de los gobernadores aliados al retocado proyecto de ley del mileísmo. «Hoy me reuní con los Diputados Nacionales de Entre Ríos por el debate de la Ley Bases. Los legisladores de mi provincia van a estar mañana en la sesión y van a acompañar. Tenemos que lograr entre todos los consensos necesarios para que se apruebe la ley», publicó en su cuenta de Twitter el gobernador entrerriano Rogelio Frigerio.

Otro jefe distrital, como Jorge Macri, de la ciudad de Buenos Aires, también anticipó su respaldo a la norma. «Apoyo la ley de bases. Estoy convencido de que no es momento de especulaciones sino que debemos apoyar las reformas planteadas en la Ley para darle las herramientas necesarias al Gobierno Nacional y que haya un cambio que saque a nuestro país adelante», reflexionó el jefe de gobierno porteño.

En esa línea también se manifestó el jefe de bloque de Hacemos Coalición Federal, Miguel Pichetto. «Tenemos que hacer un esfuerzo para que la ley salga», aseguró.





Fuente Oficial