6.7 C
Mendoza
24 de junio de 2024
FM Del Condado
Image default
Policiales

Seis policías van a juicio por la muerte de un chico después de una fiesta en Corrientes


Seis policías serán juzgados en Corrientes por la muerte de un chico que en medio de los disparos de escopeta se tiró al río Paraná para intentar evitar ser detenido y brutalmente golpeado, como finalmente ocurrió con su amigo. El hecho se produjo en la madrugada del 8 de noviembre de 2021 y cinco de los acusados podrían recibir condenas superiores a los quince años de prisión.

La acusación más grave recayó sobre Carlos Alfredo Prieto, Juan Daniel Aveiro, Sergio Iván Barberán Robledo, Omar Guillermo Aguirre y Maximiliano Leonel Romero, quienes deberán responder por los delitos de abandono de persona agravado por el resultado muerte, apremios ilegales e incumplimiento de los deberes de funcionario público. A Vicente Manuel Pruyas Suares, en tanto, sólo le imputaron el incumplimiento de sus deberes.

La jueza Josefina González Cabañas dio por cerrada la investigación y giró el expediente al Tribunal Penal 1 para que se fije fecha para el juicio oral y público que podría llevar a los policías del Grupo de Intervención Rápida (GIR) a la cárcel nuevamente. Es que la expectativa de la pena para los cinco primeros oscila entre los cinco y quince años de prisión sólo por el abandono seguido de muerte.

Los procesados fueron excarcelados tras permanecer con prisión preventiva durante más de un año, señalaron voceros judiciales.

Según la reconstrucción que realizó el Juzgado, en la noche del 7 de noviembre de 2021, Lautaro Rosé (18) y su amigo Ismael Meza se dirigieron hacia la Costanera de la ciudad de Corrientes, donde se realizaba una celebración por día del empleado municipal. Pasada la medianoche, varios patrulleros fueron enviados al lugar luego de producirse algunas peleas.

Las imágenes de las cámaras y los testimonios coinciden en que los policías hicieron un giro en U y a partir de ese momento iniciaron la persecución al grupo en el que se encontraba Lautaro, que corrió hacia la orilla del río Paraná.

Lautaro Rosé (18) murió ahogado en el Río Paraná, en Corrientes, tras ser perseguido por policías.Lautaro Rosé (18) murió ahogado en el Río Paraná, en Corrientes, tras ser perseguido por policías.

Los chicos se dirigieron hacia la playa Arazaty, treparon un alambrado del Club Boca Unidos y llegaron a una zona de barrancas y escombros. Allí fueron nuevamente sorprendidos por los policías del GIR, que empezaron a dispararles con balas de goma, situación que los obligó a tirarse al río.

A los pocos segundos, Lautaro Rosé comenzó a gritar pidiendo auxilio porque no sabía nadar. Meza también clamó ayuda para su amigo, pero los policías continuaron disparando mientras buscaban el blanco con sus linternas.

Ismael pudo llegar a la costa porque era el único que sabía nadar. Allí los policías lo esposaron y propinaron una paliza. Los pedidos de ayuda de Lautaro cesaron y los policías amenazaron al detenido para que no revelara nada de lo ocurrido. Y si alguien le preguntaba por qué estaba mojado, debía decir que se había metido al río para rescatar una pelota de fútbol.

Los policías del GIR entregaron al detenido a una patrulla del GRIM y se alejaron del lugar sin haber notificado la desaparición de Rosé a sus superiores. Cuando el grupo retornó a su base de operaciones reportaron que la salida fue “sin novedades”.

En la zona donde desapareció Rosé se hallaron las zapatillas de la víctima y también cartuchos antitumultos que habían descartado los policías tras dispararle a los dos chicos cuando estaban en el agua.



Fuente Oficial