2.1 C
Mendoza
25 de junio de 2024
FM Del Condado
Image default
Policiales

raid del empresario argentino que abasteció a grupos narco



Lo buscaban desde noviembre, cuando desapareció de Asunción. Casi tres meses después, lo encontraron y detuvieron en la provincia de Córdoba. Conocido como el «Señor de las Armas», Diego Hernán Dirisio era el mayor contrabandistas de armas de Latinoamérica y abastecedor de poderosos grupos narcocriminales como los brasileños Primer Comando Capital (PCC) y el Comando Vermelho.

El empresario argentino -uno de los prófugos más buscados en Brasil y en Paraguay, donde que protagonizó operaciones por 250 millones de dólares– cayó en un operativo conjunto de la Policía Federal e Interpol junto a su esposa, un ex modelo, también buscada por la Justicia.

Ambos fueron detenidos este viernes sobre la la avenida Hugo Wast, en el barrio Cerro de las Rosas, ocho kilómetros al norte de Córdoba Capital. Investigan si alguien los vendió. Es que los arrestos se produjeron días atrás luego de una denuncia anónima presentada ante la División Federal de Informes de Delitos.

Rápidamente, la noticia de las detenciones llegó a Brasil, más precisamente a los oídos del superintendente de la Policía en Bahía, Flávio Albergaria, responsable de la investigación y quien descubrió el esquema de tráfico internacional de armas que abastecía a facciones criminales. Interpol también se comunicó con la Corte Suprema de Paraguay, país donde pesa un pedido de extradición para enfrentar un proceso penal.

El emporio del «Señor de las Armas»

Dirisio y su pareja Julieta Vanessa Nardi Aranda figuraban como dueños de la armería International Auto Supply (IAS), con sede en Asunción. Está acusado de triangular con su empresa paraguaya pistolas, fusiles, ametralladoras y municiones que adquiría de fabricantes de países como Croacia, Turquía, República Checa y Eslovenia.

«Coordinaba todas las acciones de la compañía, hacía gestiones directas para la venta y reventa de armas sabiendo que debían ser desguazadas y destinadas al crimen organizado», reveló Albergaria, en declaraciones reproducidas por la cadena GloboNews.

Según se desprendió de la investigación, el «Señor de las Armas» -así lo llamaban- importó hasta 43 mil armas de Europa a Sudamérica para revender el material a bandas criminales.

Primero, limaba el número de identificación del armamento. Después, las revendía a grupos que actúan en la frontera entre Paraguay y Brasil y estos, a su vez, se las ofrecían a los principales grupos criminales brasileños como el PCC y el Comando Vermelho. Así, a través de su empresa, movió durante tres años mercancía por un valor de 1.200 millones de reales, unos 245.9 millones de dólares.

Dirisio se enteró que lo buscaban. Y logró escapar a tiempo con su pareja. Fue antes de diciembre, cuando doce personas -entre ellas un ex jefe de la Fuerza Aérea- fueron detenidas en Paraguay en una operación contra el tráfico de armas, que incluyó 20 allanamientos, uno de ellos a la Dirección de Material Bélico del país. ¿Por qué? El empresario argentino sobornaba con coimas millonarias a militares que controlaban la Dimabel para que le autoricen las compras de armas.

El general Jorge Antonio Orué Roa, ex titular de la Dimabel, se terminó entregando a la Justicia y fue procesado como supuesto autor de tráfico de influencias, mientras que el coronel Bienvenido Fretes -ex director del Registro Nacional de Armas de la Dimabel- fue imputado por presunto cohecho pasivo agravado y asociación criminal.

El operativo fue denominado «Dakovo», una ciudad turca donde se adquiría parte del armamento, y se extendió a Brasil y Estados Unidos. Estuvo dirigido contra un esquema internacional de tráfico de armas investigado desde 2020, con soporte en la empresa de Dirisio y su pareja, líderes de la estructura criminal. En su momento, el por entonces presidente Lula da Silva había hablado de la «mayor operación de la historia de Brasil contra el tráfico de armas».



Fuente Oficial