10.7 C
Mendoza
22 de mayo de 2024
FM Del Condado
Image default
El Mundo

Por qué la alfalfa es buena para la salud y cuándo se debe comer


La alfalfa se convirtió en un alimento valorado por su gran aporte de vitaminas y minerales para la salud. Así, consumir esta hierba ayuda reducir el colesterol, regular el azúcar en sangre y al funcionamiento del hígado, entre otros beneficios.

Esta planta de la familia de las legumbres, cuyo nombre científico es Medicago Sativa, se cree que proviene originalmente de Asia meridional y central. No obstante, en la actualidad se cultiva en muchos otros lugares del mundo.

Puede ser encontrada en comercios de productos naturales, farmacias y en algunas ferias como germinados o semillas deshidratadas. Y por supuesto, como brotes de alfalfa, para ensaladas o sopas; y sus hojas secas o raíces en una infusión.

Existen plantas que se pueden usar como hierbas medicinales para prevenir o curar enfermedades. «El objetivo de aliviar síntomas, incrementar la energía, relajarse o perder peso», difunden desde Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos.

Y añade que «la alfalfa es una hierba que algunas personas consumen como fuente de calcio, potasio, fósforo, hierro y vitaminas A, C, E y K».

Más allá de ello, destacan, los remedios herbales no son regulados ni probados como los medicamentos.

Justamente por esta razón, siempre es importante consultar a un médico antes de tomar una decisión vinculada a la alimentación y la salud, para que brinde el diagnóstico adecuado.

Para qué sirve la alfalfa

La alfalfa es buena para combatir la anemia. La alfalfa es buena para combatir la anemia.

La ingesta de alfalfa, en sus diferentes tipos, brinda numerosos beneficios para la salud en aspectos, que a continuación se mencionar:

Fortalecer el sistema inmunitario. Un estudio realizado por la Institución Educativa 1182 de Perú y difundido por la publicación científica SciELO, determinó que podría incrementar los leucocitos, una parte esencial del sistema inmunitario que ayudan a combatir infecciones y enfermedades. No obstante, aún es necesaria más evidencia.

Prevenir la anemia. Por su modesto aporte de hierro, la alfalfa puede ser beneficiosa para los pacientes con anemia. En ellos coincide una investigación del Knight Cancer Institute (EE.UU.), que estipula que la deficiencia de hierro es una de las causas más comunes de anemia.

Reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. La alfalfa dentro de una dieta saludable puede tener efectos preventivos sobre la progresión de la formación de estrías grasas en las arterias. Y supone un complemento para prevenir las enfermedades cardiovasculares, según una publicación de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH).

Apoya la salud metabólica. Se suele usar la alfalfa como un agente antidiabético y antihiperlipidémico. Si faltan evidencias en humanos, un trabajo de la Universidad de El Cairo (Egipto) se encontró que los suplementos con alfalfa pueden regular los niveles de colesterol y los niveles altos de azúcar en sangre.

Esta hierba reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.Esta hierba reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Bajar de peso. Esta planta contiene buenas cantidades de agua y fibras que ayudan a aumentar la saciedad entre comidas, reduciendo así el apetito, y por lo tanto, la ingesta de alimentos en el día, lo que favorece la pérdida de peso corporal. Además, aporta solo 23 kcal cada 100 gramos.

Mejorar la salud de la piel. Debido a su alto contenido en antioxidantes y cumarinas, este alimento es perfecto para lucir una piel bella y radiante, marca un estudio de la Universidade Federal do Río Grande do Sul. En general, reduce los efectos del estrés oxidativo, principal causa del envejecimiento prematuro.

Combatir síntomas de la menopausia. Los fitoestrógenos presentes en la alfalfa ayudan a controlar el desequilibrio de estrógenos. Así lo refiere una exploración realizada por la Università degli Studi-Siena (Italia) que halló que los extractos de salvia y alfalfa fueron capaces de controlar los sudores nocturnos y los sofocos en ciertas mujeres.

Valor nutricional de la alfalfa

A continuación, el sitio Tua Saúde indica la información nutricional de las semillas de alfalfa germinadas crudas cada 100 g y cada porción de 33 g, que corresponde a la medida de 1 taza:

  • Energía: 23 calorías / 7,59 calorías
  • Proteínas: 3,9 g / 1,3 g
  • Carbohidratos: 2,1 g / 0,69 g
  • Riboflavina: 0,12 mg / 0,04 mg
  • Niacina: 0,48 mg / 0,15 mg
La alfalfa cuenta con vitaminas y nutrientes importantes para el organismo. La alfalfa cuenta con vitaminas y nutrientes importantes para el organismo.
  • Vitamina K: 30,5 ug / 10,1 ug
  • Vitamina A: 155 UI / 51,2 UI
  • Magnesio: 27 mg / 8,91 mg
  • Fósforo: 70 mg / 23,1 mg
  • Manganeso: 0,18 mg / 0,06 mg

Es importante destacar lo que advierten los especialistas: a alfalfa «no es mágica», y para aprovechar sus beneficios debe ser consumida junto a una dieta saludable y equilibrada acompañada de actividad física de manera regular.

Cada cuánto se puede consumir la alfalfa

La alfalfa se vende en tanto en ferias como en centros de dietética y de alimentación natural y ecológica. En tal caso, sobre todo, en forma de germinados, semillas deshidratadas.

De acuerdo a la palabra de un especialista en plantas medicinales que publica la revista de salud y bienestar WebConsultas, estas son las opciones a tener en cuenta:

Jugo de alfalfa y zanahoria, una opción llena de nutrientes.Jugo de alfalfa y zanahoria, una opción llena de nutrientes.
  • Infusión de la planta seca de alfalfa, hasta tres tazas al día.
  • Extracto líquido, hasta 50 gotas en tres dosis.
  • Cápsulas de alfalfa o en polvos a granel.
  • Como tintura alcohólica, mezclada con jugo de frutas o agua, unas 50 gotas en dos dosis al día.
  • Semillas de alfalfa tostadas para incorporar a panes y bizcochuelos.
  • Jugo vegetal con germinados de alfalfa.



Fuente Oficial