11.7 C
Mendoza
18 de junio de 2024
FM Del Condado
Image default
Espectáculos

A 45 años de la trágica muerte de Sid Vicious, el primer rockero femicida, inventor del pogo y figura de los Sex Pistols


Este 2 de febrero se cumplen 45 años de la muerte por sobredosis de Sid Vicious, ícono de la cultura punk y bajista de los Sex Pistols.

Inventó el pogo y fue el primero en usar una cadena con candado en el cuello. Sus aportes no fueron musicales, pero encarnó la filosofía de este movimiento, quizás como ningún otro. Y la dudosa y trágica muerte de su novia lo convierte también en el primer femicida del rock.

Murió a los 21 años, al día siguiente de haber sido liberado de la cárcel de Rikers Island, en Queens, Nueva York, gracias a una fianza de 10 mil dólares que habría pagado Mick Jagger. El cantante John Lydon, ex Johnny Rotten, se lo agradeció públicamente.

Detenido en un concierto de la banda Skafish por atacar a Todd Smith (hermano de Patti Smith), Sid celebró su liberación el 1° de febrero de 1979, viajando de Queen a Manhattan, donde compró gracias a la ayuda de Peter Gravelle, «un conocido», 200 dólares de heroína.

Los  Sex Pistols en los años ´70, cuando explotó el movimiento punk.Los Sex Pistols en los años ´70, cuando explotó el movimiento punk.

Se reunió en la casa de Michelle Robinson, en Greenwich Village, con un grupo de amigos y con su madre Ann Beverley, también adicta a las drogas.

En un momento de la noche, según Gravelle, la dueña de casa le pasó a Vicious cuatro Quaaludes (seconal) para ayudarlo a dormir. A la mañana siguiente encontraron muerto al ex bajista de los Pistols.

La investigación reveló que Sid habría fallecido por una sobredosis accidental. Una de las explicaciones fue que tras un período de abstinencia por haber estado en la cárcel en un tratamiento de desintoxicación podría haber tenido menor tolerancia a la droga que, como se descubrió, era de alta calidad.

¿Un pacto suicida?

Según la madre, Sid tenía un pacto suicida con su novia, Nancy Spungen (1958-1978), asesinada el 12 de octubre de 1978, en la habitación 100, del tristemente famoso Hotel Chelsea, de Nueva York.

Vicious declaró que habían estado consumiendo drogas y que la encontró en el baño con una herida en el abdomen. En un primer momento se auto incriminó, aunque en el tribunal se declaró inocente. Logró salir en libertad en espera del juicio gracias a que el sello Virgin Records pagara una fianza de 25 mil libras esterlinas.

Sid & Nancy, la pareja punk con un pacto suicida.






ARCHIVES : LES HEROS DU ROCK'N'ROLL.
Sid Vicious des 'Sex Pistols'.
SYGMA/SUNSET BOULEVARD
0294483-029      1970-01-01Sid & Nancy, la pareja punk con un pacto suicida.

ARCHIVES : LES HEROS DU ROCK’N’ROLL.
Sid Vicious des ‘Sex Pistols’.
SYGMA/SUNSET BOULEVARD
0294483-029 1970-01-01

Ahora bien, visto en perspectiva, Vicious no generó otra cosa que problemas antes, durante y después de su paso por los Pistols, liderado por el cantante Johnny Rotten. Tampoco podría considerarse a Sid como un músico.

Precisamente, el manager de la banda, Malcolm McLaren, lo definió certeramente: “Si Rotten es la voz del punk, entonces Sid Vicious es la actitud”. Y fue eso, pura actitud sin ningún talento musical.

Steve Jones, guitarrista de los Pistols, afirmó: “Vicious sólo grabó una canción con nosotros, Bodies, y suena desafinado”. Este tema está en el álbum Never Mind the Bollocks, Here’s the Sex Pistols (1977).

El comienzo de Sex Pistols

Vicious debutó con los Pistols el 28 de marzo de 1977 en el Notre Dame, de Londres. La banda terminó por disolverse el 17 de enero de 1978, en San Antonio, Texas, con la partida de Rotten.

Más allá del aspecto musical, Vicious tuvo una influencia importante dentro de la comunidad punk londinense. En este sentido, las versiones coinciden en que inventó el pogo, introdujo en el look punk la cadena y el candado alrededor del cuello y la innecesariamente provocativa esvástica.

Los integrantes de Sex Pistols en 1976. Foto: EFELos integrantes de Sex Pistols en 1976. Foto: EFE

El periodista Arum Starkey sostiene que Vicious era un abusador violento y lo respalda con tres hechos que muestran esa violencia permanente de sociópata que dejaba en evidencia el ex bajista de los Pistols. Y sostiene: «Nancy terminó admitiendo que todas las marcas, ojos morados y moretones fueron provocadas por los golpes de Sid».

“El artista John Keane, al recordar los 45 años del 100 Club Punk Special, de Londres, (el hogar de la primera ola del punk británico), contó una anécdota que describe ese lado siniestro del ex Pistols.

«En un momento dado –recordó Keane- durante un concierto The Damned, Vicious le arrojó un vaso a Dave Vanian, porque la banda no lo contrató a él como cantante. Las consecuencias fueron que el vaso estalló contra una columna provocando que una mujer de la audiencia perdiese un ojo. Vicious quedó arrestado por el ataque y enviado al Ashford Remand Centre”.

Otro episodio de violencia fue cuando el periodista de New Musical Express, Nick Kent, asistió al show de los Pistols en el 100 Club y le pidió permiso a un “malhumorado” Vicious que sacó una cadena de bicicleta de su abrigo y lo golpeó tres veces en la cabeza, «abriéndole una fea herida».

Poco después de la muerte de Nancy Spungen y con Vicious ya en libertad bajo fianza, fue a ver un show de Skafish, en Nueva York. El ex Pistols se puso pesado con una de las asistentes de la banda, Tara, a quien pellizcó y la trató de sujetar. Todd Smith intervino para que dejara tranquila a la joven y como respuesta, Sid le estrelló una jarra de cerveza en la cara. «Smith tuvo que ser atendido en un hospital donde recibió cinco puntos de sutura y Vicious volvió a Rikers Island».

Otra escena fue en un estudio de grabación. Queen había terminado de grabar el álbum News Of The World, en septiembre de 1977, cuando se enteraron de que en otra sala estaban los Sex Pistols. Decidieron invitarlos a escuchar su versión de Sheer Heart Attack, un tema bastante punk para el estilo de Queen.

La portada edición limitada del álbum de Sex Pistols "God save the Queen" (1977)La portada edición limitada del álbum de Sex Pistols «God save the Queen» (1977)

Vicious se la pasó haciendo caras mientras sonaba el tema y al final comenzó a burlarse de la homosexualidad de Freddy Mercury. En un momento dado Sid le preguntó: “¿Ya lograste llevar el ballet a las masas?”, a raíz de unas declaraciones del cantante, a lo que Mercury le responde: «¿A vos te llamaban Stanley Ferocious porque te arañabas la cara frente al espejo?». Vicious lo atacó pero Mercury logró tomarlo del cuello y sacarlo a empujones de la sala.

Quienes lo conocieron antes y después de su paso por los Pistols describen a Sid como una persona cordial, con un ingenioso sentido del humor, aunque excesivamente dependiente del medio en el que se movía y que, por otra parte, lo inducía a cometer excesos. Las drogas aumentaron esta falta de límite en su comportamiento.

Un comienzo complicado

Simon John Ritchie nació el 10 de mayo de 1957, en Lewisham, Londres. Hijo de Ann McDonald (después tomó el apellido de su segunda pareja Beverly) y John Ritchie, quien abandonó a su esposa e hijo un tiempo después.

Ann hizo un periplo con Sid a Ibiza, donde conoció a Christopher Beverly, que murió a poco de regresar a Kent, en Gran Bretaña y de ahí, se mudaron a Hackney, en Londres. Sid para ese entonces tenía 11 años.

Michael Segell, en una nota de la revista Rolling Stone, de noviembre de 1978, dijo que McLaren le contó que el padre de Sid los abandonó cuando tenía tres años; “de ahí en adelante Ann lo arrastró por toda Europa en los días felices de los hippies durante los años ’60, lo que generó un intenso odio de Sid a la gente apacible y de pelo largo de esa generación. Sid a menudo se peleaba con los hippies”.

Ann Beverley era una adicta crónica y quien habría introducido a Vicious en las sustancias. Más aún, Vicious contaba que se drogaba con la heroína de su mamá.

Fue en el Hackney Technical College, donde John conoció a John Lydon (quien se convertiría años después en Johnny Rotten), quien describió a Sid por esos años de escuela como “un fanático de David Bowie”.

A los 17 años, junto con Lydon, Sid visitaba la casa de ropa Sex, de Malcolm McLaren y Vivienne Westwood. Fue por esa época que se ganó su sobrenombre. En la casa ocupada en la que vivía Rotten, su hámster llamado Sid mordió a Vicious quien exclamó: “Sid Is Really Vicious” y así quedó rebautizado.

Su carrera en la música se inició a los 19 años como cantante de la banda The Flowers of Romance, en la que estaba el guitarrista Keith Levene (posterior cofundador de The Clash) y siguió como baterista de Siouxsie and The Banshees, pero sólo en el show debut de la banda en el 100 Club Punk Festival.

Rumbo a los Pistols

Vicious tocó el cielo con las manos cuando el manager Malcolm McLaren le ofreció cubrir la vacante que dejaba el bajista Glen Matlock, que hasta ese momento era el principal compositor de la música de la banda.

McLaren nunca perdió de vista el negocio mediático que generaban los Pistols y fue así que Vicious, muy amigo además de Johnny Rotten desde la secundaria, entró en la banda.

Reproducción de un cartel del grupo británico Sex Pistols.Reproducción de un cartel del grupo británico Sex Pistols.

“Vicious es el seguidor más fiel que tiene el grupo y encarna mejor que nadie la filosofía punk”, explicó concienzudamente el manager a la prensa. Vicious no tenía ninguna experiencia como bajista.

En febrero de 1977 comenzaron los ensayos que fueron sesiones de terror, según Rotten. “Los primeros ensayos con Sid fueron infernales. Lo intentaba seriamente pero no progresaba”.

Para su círculo cercano, casi todos adictos como el propio Vicious, el ingreso en la banda aceleró sus tendencias autodestructivas. “Era muy infantil y de pronto se convirtió en una estrella del punk”, señaló Lydon, años después.

La gira de dos semanas de los Pistols por los Estados Unidos, en enero de 1978, fue el tramo final del grupo. Dominado por un oscuro ánimo, dado por los problemas de Rotten con Jones y también entre celoso y cansado de los conflictos que generaba Sid, al que ya lo consideraba completamente loco.

Por su parte, Sid estaba furioso porque su novia no fue admitida en la gira, además de sus problemas de abstinencia.

En Memphis, Sid terminó hospitalizado por una sobredosis de pastillas y alcohol con una frase grabada con una navaja en el pecho: “Gimme a Fix” (Dame una dosis); en San Antonio, Texas, golpeó con el bajo a un espectador después de tratar a la audiencia de “vaqueros maricones” y recibir, a cambió del piropo, un latazo en la cabeza.

Video

Sex Pistols – God Save The Queen 

Vicious estaba completamente fuera de sí a causa de las drogas, en especial de la heroína que le causaba unos feroces síndromes de abstinencia.

Era todo un caos alrededor de la banda. El 17 de enero, a pocos días de comenzar el tour, Rotten renuncia “asqueado” a los Pistols después del concierto de San Francisco.

Mientras que Steve Jones y el baterista Paul Cook se marcharon a Jamaica en plan descanso, Vicious voló a Nueva York para entrar en una clínica de desintoxicación e ingresar en el programa de metadona.

Si bien la idea de McLaren era reconstruir la banda, jamás volvieron a tocar juntos Jones, Cook y Vicious. Por el lado de Sid, grabó My Way, hit de Frank Sinatra, (a condición de que McLaren dejara de ser su representante) con la letra adaptada a sus prejuicios y circunstancias y que, salvo para sus admiradores, resultó en una versión olvidable como también sus posteriores grabaciones de temas de Eddie Cochran, como Something Else.

Después lideró como cantante un efímero proyecto, Vicious White Kids, que sólo se presentó en el Electric Ballroom, con el ex Pistols Glen Matlock. A fines de septiembre de 1978, Sid y Nancy estaban en Nueva York sin más proyecto, al parecer, que gastar lo ganado por el cobro de regalías, unos 10 mil dólares, en drogas y para ello no eligieron mejor lugar que establecerse en el Chelsea Hotel.

Simultáneamente con su estadía en el Chelsea hizo cuatro shows con los músicos de The Idol (con dos ex New York Dolls) en el club Max’s. El ex Pistols no podía controlar su adicción y todo le suponía un esfuerzo enorme de su parte.

El asesinato de Nancy Spungen

Ahora bien, de todas las peripecias de Vicious, sin duda la de mayor repercusión fue el asesinato de su novia, Nancy Spungen, en la habitación 100, del Chelsea Hotel.

Cuarenta y cinco años después de ese crimen, no parece que haya sido Sid el autor, si bien en un primer momento, todo parecía indicarlo. Algunos medios hasta olvidaron que existe la ley de presunción de inocencia, y fue arbitrariamente tratado como el asesino de su novia.

Sid conoció a Nancy a instancias de Johnny Rotten a comienzos de 1977. Nancy tenía un historial de problemas psicológicos, era adicta a la heroína como Sid y se mantenía traficando y bailando semidesnuda en un tugurio.

El cantante de los Pistols afirmó que Spungen agravó la adicción de Sid. “Hicimos todo lo posible por deshacernos de ella. Lo estaba matando. Yo estaba convencido que esa chica estaba en una misión de suicidarse, pero no quería irse sola, se lo quería llevar a Sid con ella. Era una loca de mierda y era mala”, señaló Rotten.

Ambos eran violentos, pero Spungen de manera verbal y psicológica, no así Vicious, que la agredía físicamente. En lo que también coincidían era en un enamoramiento por los cuchillos.

Esos días de octubre de 1978, en el Chelsea, Sid y Nancy lo pasaron consumiendo heroína, barbitúricos y morfina sintética, y habían perdido toda conexión con la realidad.

La mañana del 12 de octubre, Sid despierta y encuentra rastros de sangre en la cama y en el piso y a Nancy en el baño con una puñalada en el abdomen. El ex Pistols apareció en el pasillo del hotel para pedir ayuda mientras decía que la había matado pero que no recordaba nada.

Arrestado y acusado de homicidio, frente al juez se declaró inocente y fue puesto en libertad bajo una fianza de unos 50 mil dólares. La versión del pacto suicida entre ellos cobró fuerza cuando ya liberado, Sid se cortó las venas con una bombilla rota y otra vez fue internado.

La investigación policial fue pobre pero poco a poco se abrieron nuevas pistas, por ejemplo, la que más le cerró a las autoridades fue el papel que habría jugado uno de sus proveedores de drogas, un personaje oscuro llamado Steve, que le proveía a la pareja de pastillas Tuinals.

En su declaración dijo haberse marchado del hotel temprano, pero otro de los dealer que merodeaban, Rockets Redglare, declaró que vio a Steve subir a la habitación de Sid a las 3 de la mañana. “Él no me vió, pero yo sí a él”, dijo Rockets.

En su crónica, Michael Segell, cuenta que uno de los aspectos más sospechosos del caso fue que no se encontró dinero en la habitación y el bolso de Nancy estaba abierto. Este sujeto podría haber sido descubierto por Nancy y la apuñaló. Sería robo seguido de homicidio para ocultar el delito, “Steve sabía que había dinero y como casi todos en ese hotel iba armado de un cuchillo”, según declaró Rockets.

El director del documental ¿Quién mató a Nancy?, Ian Parker sugirió por su parte que el asesino podría haber sido una persona de nombre Michael (de este sujeto tampoco se supo el apellido) que merodeaba el hotel y tenía conocidos en el “establecimiento”.

“Se lo vio exhibiendo mucho dinero y se jactaba de que la había robado de una habitación; había estado cerca de Nancy y Sid”, añadió, para más confusión, Parker.

Vicious fue claro durante la entrevista con el periodista Bernard Clarke (que está en Youtube, bajo el título Última entrevista): “La muerte de Nancy debía suceder. Nancy siempre dijo que moriría antes de los 21 años”. Cuando le preguntó dónde le gustaría estar, respondió: “Bajo tierra”.

Según la madre de Spungen, Vicious le escribió una carta donde decía: “Siempre tuvimos ganas de morir juntos; sabíamos que iríamos al mismo lugar después de muertos”.

La madre de Sid intento enterrar a su hijo al lado de la tumba de Nancy, pero el cementerio judío en el que descansaban sus restos no permitía oficios interreligiosos; entonces, le propuso esparcir las cenizas de Sid en la tumba de Nancy, a lo que también se opuso. De todos modos, Ann Beverly, lo hizo de todas formas.

Sid Vicious murió 112 días después que Nancy Spungen, sin ser juzgado por el asesinato, que muchos ven como el primer caso de femicidio del rock.



Fuente Oficial