17.7 C
Mendoza
17 de junio de 2024
FM Del Condado
Image default
Policiales

Zafó de la guerra en Medio Oriente, conoció a una chica por Tinder y terminó drogado y saqueado en Almagro


Gabriel vivió durante dos décadas en Israel, hasta el 8 de octubre, un día después del sorpresivo ataque de Hamas a Israel. Su regreso a Buenos Aires ya estaba programado cuando se desplegó la brutal ofensiva. Instalado en la Ciudad, lejos de sus padres y de sus hermanos, da clases de español y, como cualquier hombre de 36 años, se divierte.

Hacía varios días que chateaba con una chica que conoció a través de Tinder. Cuando pasaron a WhatsApp, como una suerte de evolución del contacto, empezaron a planear una cita.

El 1° de enero de 2024, Gabriel (su nombre no es real, fue modificado para preservar su identidad) acordó una cita con ella.

«Nos mandamos mensajes de voz, conversamos dentro de todo normal. Quizá no pregunté por el Instagram. Ese fue mi error«, especula el hombre, que da clases de español online y se crió en el barrio de Villa Crespo.

Desde ese día intenta buscar indicios, pruebas y red flags que lo hubieran tenido que alertar para lo que pasó después.

La imagen con la que la "viuda negra" empezó el contacto con la víctima. Lo drogó y lo saqueó en su departamento de Almagro.La imagen con la que la «viuda negra» empezó el contacto con la víctima. Lo drogó y lo saqueó en su departamento de Almagro.

La mujer se había llamar «Rocío Blem» y decía tener 21 años. La conversación duró todo el día y alrededor de las 23 acordaron que él le enviaría un auto para que lo visitara en su departamento de Almagro.

«Ella me dijo que vivía en Parque Patricios, yo la invité y le dije que le enviaba un auto de la plataforma DiDi. Llegó un poco después. Todo era normal», repite incansable, como tratando de excusarse.

La entrada quedó filmada por las cámaras de seguridad y a él se lo veía contento de recibirla. Cuando subieron al departamento, eran alrededor de las 23.30 del primer día del 2024.

Tomaron agua, primero. Buscaron algo en Netflix y terminaron viendo videos en YouTube.

La imagen de la víctima con su "viuda negra", al ingresar al departamento de Almagro.La imagen de la víctima con su «viuda negra», al ingresar al departamento de Almagro.

«No sé cuándo habrá sido, pero estábamos tomando un vino y me pidió hielo. Para mí estaba bien, pero qué iba a pensar. Traje chocolate, hielo y seguimos ahí conversando. De pronto, no me acuerdo de nada», relata Gabriel, con inocencia y miedo.

La mujer revisó todo. Se llevó tres teléfonos celulares, computadoras, dinero en efectivo, las llaves y dos relojes «de cuando mi papá se casó con mi mamá, uno era de él y otro de mi abuelo», detalló el valor sentimental. Además, un parlante, un auricular y una batería. También, lentes de sol y dos camperas de abrigo.

Las cámaras de seguridad hicieron el resto: la joven aparece a la madrugada saliendo con las camperas puestas y bolsas con las cosas de su víctima y eso es lo último que se supo de ella.

Gabriel se despertó 12 horas después, confundido. De eso tampoco tiene mucho recuerdo. Las cámaras lo detectaron errático, mareado y recorriendo el palier tratando de salir con una bolsa de hacer los mandados.

Se golpea contra el escritorio, se sienta en un sillón. Toca los timbres de un portero eléctrico. «Un vecino que es enfermero me ayudó. Yo no me acuerdo de nada de todo eso. Me dieron agua y vomité, estaba muy drogado. Vino la Policía y la ambulancia, tuvimos que llamar un cerrajero. Yo no tenía forma de comunicarme con mi familia», describe sobre esas horas.

Un tío, preocupado porque no respondía los mensajes, se acercó al edificio y lo ayudó. Recién había logrado abrir el departamento porque la joven le robó las llaves y él, semi inconsciente, cerró la puerta y la trabó.

El momento en el que la "viuda negra" abandona el edificio de Almagro tras drogar y saquear a su víctima.El momento en el que la «viuda negra» abandona el edificio de Almagro tras drogar y saquear a su víctima.

«Ahí hice la denuncia, aporté toda la información que tenía, el número de teléfono y las fotos. Pero nunca me llamaron a declarar ni hicieron demasiado, sólo aporté las imágenes de las cámaras», cuenta el hombre, todavía indignado por lo que atravesó.

No sabe con qué lo drogó ni se acuerda de nada de lo que pasó.

La investigación está en manos de la Fiscalía Criminal y Correccional N° 5, que todavía no lo citó a declarar.



Fuente Oficial