16.9 C
Mendoza
14 de junio de 2024
FM Del Condado
Image default
El Mundo

su lujuriosa relación con su mejor amigo y un cortesano eunuco


La serie documental de Netflix Alejandro Magno: la creación de un dios comienza con los tapones de punta. De entrada se mete de lleno en un tema que todavía vuelve locos a los historiadores: la sexualidad del rey de Macedonia.

A los 8 minutos del primer episodio, “El joven rey”, Alejandro combate con su amigo Hefestión y, acto seguido, se va a bañar con él. Allí se abrazan y se besan como buenos amantes.

La secuencia que generó tanto revuelo en redes (en X los más instruidos mandaron a «estudiar» a quienes se sorprendían por la sexualidad del militar) es comentada por la Dra. Salima Ikram, de la Universidad Americana de El Cairo, y Lloyd Llewellyn-Jones, de la Universidad de Cardiff, Gales.

“Alejandro creció con dos compañeros cercanos, y uno de ellos, Hefestión, no era solo un buen compañero, sino quizás su gran amor. Las relaciones entre personas del mismo sexo eran la norma en todo el mundo griego”, dice Ikram.

Y Llewellyn-Jones la acompaña: “Los griegos no tenían una palabra para la homosexualidad o para ser gay. No estaba en su vocabulario. Solo era ser sexual”.

Alejandro y Hefestión en la serie de la plataforma.Alejandro y Hefestión en la serie de la plataforma.

Alejandro Magno y Hefestión

Las preferencias sexuales del Rey son difíciles de seguir porque no hay fuentes que las comprueben y todos los libros al respecto son posteriores al personaje. Por eso, a la hora de sacar conclusiones, los historiadores tienen en cuenta el contexto de la época en que vivió.

Sin tener un cien por ciento de certezas, muchos coinciden -aunque ninguno lo afirma- que el mayor amor de Alejandro fue Hefestión, comandante de la caballería de su ejército, hijo de un noble macedonio y, además, amigo de toda su vida.

Como buenos niños de la aristocracia macedonia, Hefestión y Alejandro habrían estudiado juntos bajo la tutela de Aristóteles, filósofo que consideraba que las relaciones basadas únicamente en el placer carnal eran vergonzosas.

El rostro de Hefestión dibujado a partir de una escultura.El rostro de Hefestión dibujado a partir de una escultura.

Por eso se dice que Alejandro no aceptaba que le ofrecieran jóvenes bellos para que comprara y que trataba a sus amantes con gentileza.

El historiador británico Paul Cartledge dice que “con casi toda seguridad” la relación entre ambos iba más allá de la amistad, ya que las costumbres grecomacedonias favorecían la vida sexual activa.

Su colega, Robin Lane Fox, coincide: “En su juventud Hefestión fue su gran amigo y seguramente el elemento sexual se había desarrollado por aquel entonces”.

Cuando Hefestión murió, Alejandro se sintió tan mal que ayunó por varios días. Le preparó un multitudinario funeral en Babilonia y pidió que lo reconocieran como un dios.

Alejandro murió poco tiempo después que Hefestión y hay quienes aseguran que su fallecimiento se produjo, en parte, porque descuidó su salud tras perder a su amigo.

A la izquierda, una representación de Alejandro; a la derecha, Hefestión.A la izquierda, una representación de Alejandro; a la derecha, Hefestión.

Alejandro Magno y Bagoas

Otro de los amantes de Alejandro habría sido el cortesano Bagoas. Con él, eunuco y de excepcional belleza, habría tenido un vínculo puramente sexual. Fox señaló que hay pruebas directas e indirectas de su relación de “puro deseo físico”.

Mary Renault, autora de un libro sobre Alejandro y el cortesano, dijo que “para los macedonios, conscientes de su raza, Bagoas era una modesta excentricidad de Alejandro y cuanto menos se hablara de ello, mejor (…) no es extraño que, al menos una vez, se satisficieran las exigencias sexuales de Alejandro”.

Recordemos que estas afirmaciones se basan, como habíamos adelantado, en que en esa época el concepto de homosexualidad como se entiende hoy en día.

Alejandro Magno vivió desde el 356 a.C hasta el 323 a.C.Alejandro Magno vivió desde el 356 a.C hasta el 323 a.C.

Alejandro, sin embargo, era transgresor en los años 300 a.C. por no querer a hombres jóvenes, sino todo lo contrario: por haber mantenido una relación duradera con un hombre de su edad.

Las mujeres de Alejandro

Si bien este artículo está centrado en los dos supuestos amantes del militar, Alejandro tuvo más amantes mujeres que hombres. Y se casó tres veces.

Sus esposas fueron Roxana de Bactria, Barsine-Estatira y Parysatis. Con la primera tuvo un hijo, Alejandro IV de Macedonia, nacido luego de su muerte.

Video

Se trata de una serie documental sobre la vida del rey de Macedonia.

Se dice Alejandro que pudo haber tenido otro hijo producto de una aventura con una supuesta concubina, pero esta versión es más discutida.



Fuente Oficial