6.7 C
Mendoza
24 de junio de 2024
FM Del Condado
Image default
Espectáculos

los mejores discos que vieron la luz en 1974, un año bisagra para el rock


Los Simpsons parecen haberlo predicho todo, aunque la predicción sea un arte a futuro. Mirando hacia el pasado también han hecho afirmaciones categóricas que la mayoría ha tomado como chiste, pero que en verdad resultaron simpáticas falacias; es decir: un engaño basado en una pizca de verdad. Ejemplo en boca de Homero Simpson: “¿Para qué queremos nuevas bandas? Todo el mundo sabe que el rock alcanzó la perfección en 1974. ¡Es un hecho científico!”. Y así abrió un portal de profundidades insondables.

Es verdad que hace 50 años, en 1974, se veía al rock como un organismo todopoderoso que no cesaba de mutar. Pero también es cierto que se estaba alcanzando el fondo de la olla y había formas musicales que iban a agotarse ese mismo año para dar paso a otro tipo de mutaciones inesperadas.

Pero una cosa es lo que sucedía en el Reino Unido o en los Estados Unidos, y muy distinto lo que acontecía en la Argentina. Veamos.

Milagrosamente, el rock se consolidaba en una Argentina que ya mostraba síntomas de inestabilidad política y económica que se agudizaron con la muerte del Presidente Juan Domingo Perón, el 1 de julio de 1974.

Tras el ascenso al poder de su viuda, Isabel Martínez de Perón y su tenebroso ministro José López Rega, la censura, que no era ninguna desconocida, apretaba sus garras y ejercía temor sobre Jorge Álvarez, legendario editor literario devenido a productor de rock para el sello Talent.

«Instituciones» y la presión sobre Charly García

Fue él quien le tuvo que comunicar a Charly García (Charlie por aquel entonces), que tenía que modificar las letras del tercer álbum de Sui Generis, Instituciones. El título elegido, Instituciones, fue el primer afectado y se lo prolongó para diluir su significado: Pequeñas anécdotas sobre las instituciones. Hubo dos canciones, Juan Represión y Botas locas, la primera sobre un policía acomplejado y la segunda sobre la experiencia de García en el Ejército, quedaron afuera del álbum.

Pequeñas anécdotas sobre las instituciones, tercer álbum de Sui Generis y con la censura acechando.Pequeñas anécdotas sobre las instituciones, tercer álbum de Sui Generis y con la censura acechando.

Otros temas sufrieron cambios drásticos, como Para quién canto yo entonces de la que se eliminó el verso que decía: “Y yo canto para usted/ señor del reloj de oro/ Sé que a usted nada lo hará cambiar/ Pero quiero que se entere/ que su hijo no lo quiere”.

De maneras más sutiles, Charly se las arregló para cambiar las palabras y que el mensaje no se viera alterado. Curiosamente, la canción dedicada al Censor Oficial, el ultra católico Miguel Paulino Tato, atravesó el filtro y tuvimos a nuestro “manos de tijera” nacional impreso en Las increíbles aventuras del Señor Tijeras.

Pequeñas anécdotas sobre las Instituciones fue un salto cuántico de calidad para Sui Generis, porque Charly componía música más ambiciosa y desarrollada gracias a los teclados de la época (el ARP String Ensemble, el Mini-Moog y el piano eléctrico), pero el público no acompañó ese crecimiento. Allí quedaron plantadas las semillas de la posterior disolución del popular dúo que García integraba junto a Nito Mestre.

León Gieco y su banda de caballos cansados

Otro que se volvía cada día más popular era León Gieco. Con su segundo álbum, se mostró en grupo y su música tuvo un pulso más eléctrico en una formación de cuarteto donde sobresalía la guitarra de Rodolfo Gorosito.

Su disco La banda de los caballos cansados gozó de buena difusión gracias al éxito de un tema dedicado a su progenitor: Si ves a mi padre, que hasta llegó a ser publicado en simple.

Seguramente su lado B, Campesinos de Bolivia, no llegó a ser detectado por el radar de los censores.

Era un disco bravo, con letras profundas y algo de humor, detectable en John, el cowboy, donde hay un recitado en un spanglish que da comienzo a un country de pura cepa: “Dicen que en un tiempo atrás/ vivía John Lennon, amigo del pueblo/ Con sus pistolas cargadas/ Y no respetaba en su vida la ley/ La señora del alcalde lo esperaba en las noches a John/ el cura, las prostitutas y la gorda vieja, dueña del salón”. Picante, por lo menos.

Lo nuevo de Spinetta

Invisible, primer disco del trío con el que Luis Alberto Spinetta marcó una época.Invisible, primer disco del trío con el que Luis Alberto Spinetta marcó una época.

Luego de un prodigioso 1973, en el que se publicaron los últimos dos discos de Pescado Rabioso, Pescado 2 y el inalcanzable Artaud, Luis Alberto Spinetta presentaba en sociedad a su nueva criatura: Invisible, cuyo álbum homónimo era casi tan irregular como Artaud: la edición original incluía, además del inspirado LP, un simple con cuatro temas adicionales. Esto obedeció a la negativa del sello a editar un álbum doble.

Spinetta, Pomo y Machi conformaban un organismo fantástico, cuyas células trabajaban mancomunadamente y en total armonía a través de canciones como Jugo de lúcuma y Azafata del tren fantasma, que incluía un solo de batería de Pomo.

En vivo, mientras el baterista sacudía los parches, una araña gigantesca de utilería descendía sobre él; entonces aparecían Spinetta y Machi vestidos con sobretodos y anteojos oscuros, con un cartelito que decía “Sérpico” (nombre de una película de Al Pacino, y apodo que se les puso en la Argentina a los policías de civil), que liquidaban a la araña, arrojando sus fragmentos al público.

Los primeros pasos de Kiss

Al mismo tiempo, una banda que de una escena como la de la araña forjaría una identidad, aunque más sanguinolenta, daba sus primeros pasos en la ciudad de Nueva York: Kiss, que en 1974 editó sus dos primeros discos, que no tuvieron el éxito deseado, pese a que su maquillaje no pasó inadvertido.

Kiss y la tapa de su primer disco. En 1974 editaron dos álbumes.Kiss y la tapa de su primer disco. En 1974 editaron dos álbumes.

Eran tiempos raros, de agua mezclada con mar: el glam-rock británico que había hecho furor con David Bowie, Sweet y otros, estaba de lentejuela caída.

Lo mismo corría para el rock sinfónico: Genesis encontró un duro golpe con The Lamb Lies Down of Broadway, un disco doble que mostró un cambio sonoro tan drástico que terminó en una crisis y con Peter Gabriel fuera de la banda.

En el rock pesado, Deep Purple también editó dos álbumes que revitalizaron su rotundo sonido: Burn! (aquí traducido como “Quemar”) y Stormbringer (que en Argentina se nombró como “Traetormentas”). La entrada de David Coverdale y Glenn Hughes refrescó su estilo con tonalidades de soul, sin alterar la potencia de la banda. Ritchie Blackmore se iría al año siguiente para formar Rainbow.

La sorpresa de John Lennon

El que sorprendía era John Lennon, que tras un año sin Yoko Ono, causando desmadres alcohólicos en Los Angeles, en 1974 retornó a Nueva York donde concluyó su hermoso Walls & Bridges, que luego calificaría como “el trabajo de un artesano semi-enfermo”.

"Walls and Bridges"  mostró a un John Lennon recuperado de los excesos.«Walls and Bridges» mostró a un John Lennon recuperado de los excesos.

Allí recibió una ayudita de Elton John, al que le iba muy bien con su álbum Caribou, que tocó y cantó en dos canciones del disco, una de las cuales sería Whatever Gets You Thru The Night, un proto-disco que le otorgaría su primer número 1 en los Estados Unidos (sí, Imagine no fue un número uno).

Todavía no alcanzaban su mejor forma, pero la reina lució su figura estupenda en 1974 y con dos discos impresionantes, Queen se transformaba en una potencia insoslayable. Queen II les permitió desplegar sus alas y sus recursos vocales, mientras que Sheer Heart Attack exhibía una musculatura inspirada con temas rápidos, furiosos y pesados como Stone Cold Crazy, que influyeron en bandas de heavy-metal tanto como la mismísima Metallica.

El auténtico milagro de aquel 1974 lo protagonizó Eric Clapton con su resurrección tras un prolongado período de adicción a la heroína, por culpa de un amor: el de Pattie Ann Boyd, casada todavía con su amigo George Harrison.

Clapton no sabía que finalmente él se casaría con ella (y también se separaría), pero se puso de pie con 461 Ocean Boulevard, y hasta lograría un primer puesto con un tema que ayudaría a popularizar un estilo jamaiquino que el gran público todavía desconocía, pero que el mundillo musical adoraba: el reggae. I Shot The Sheriff, de Bob Marley, en la versión de Clapton, abriría otra cerradura para que el reggae pudiera salir a jugar en las ligas mayores.

John Lennon había señalado que Electric Light Orchestra era el grupo que mejor había seguido el paso de The Beatles, pero aún no había evidencia que respaldara su opinión. Esta llegó con el álbum Eldorado, un disco conceptual que se convirtió en el primer éxito de la banda británica en los Estados Unidos a caballito de un lentazo insuperable: Can’t Get It Out Of My Head.

Retrospectivamente, se juzga que lo mejor de The Rolling Stones había quedado atrás en 1972 y que el resto de los álbumes que confeccionaron en aquella década carecían del fuego sagrado que los hizo leyenda. Sin embargo, It’s Only Rock’n Roll fue otro número uno para los británicos, que extendían sus tentáculos al soul invitando al grupo Blue Magic, cultores del soul de Philadelphia que cantaron otro cañonazo de 1974, I Just Don’t Wanna Be Lonely, para una de sus canciones.

Sería el último disco que los Stones registrarían con Mick Taylor; una joya oculta subestimada por críticos de todas las latitudes.

Y siguen las firmas, porque muchísimas bandas y solistas editaron álbumes y simples valiosos 50 años atrás, cuando algunos estilos se agotaban, la industria se recuperaba de la crisis petrolera de 1973, y aun no se atisbaban los brotes verdes que producirían una nueva transmutación.

Pero allá lejos, en Alemania, un grupo de robots inconcebibles, buscaba imitar el sonido de las máquinas y trasladarlo a las masas. El mecanismo ya había hecho click: Autobahn de Kraftwerk se editó en noviembre de 1974 y a fuego lento se haría escuchar al año siguiente en los Estados Unidos e Inglaterra. El concepto de lo tecno había sido plasmado. En pocos años, otros grupos se fijarían en él y le darían una vuelta de tuerca pop.

Pero esa es otra historia.



Fuente Oficial