6.7 C
Mendoza
24 de junio de 2024
FM Del Condado
Image default
Espectáculos

Dave Mustaine está ansioso por volver con Megadeth a la Argentina y dice que cuando enchufa la guitarra se siente poderoso


Megadeth, banda apadrinada por el público argentino y cuartel de defensa y ataque musical de Dave Mustaine, guitarrista y compositor mítico del thrash metal, volverá a tocar en Buenos Aires con tres Movistar Arena, los días 13, 14 y 16 de abril.

La banda volverá a disfrutar de su idilio con los fanáticos locales, mientras presentan las canciones de su último y sólido álbum The Sick, The Dying… and The Dead!, de 2022, placa que en cierto modo recupera el poder de los mejores discos del grupo de la década del ’90.

Pareciera un lugar común decir que la historia del rock está escrita por rebeldes. Aunque a decir verdad muchas de sus estrellas -amén de ser talentos naturales innegables- fueron especialistas en dar concesiones, en principio, contrarias a las bases del género musical más popular de la historia.

Los subgéneros del rock fueron y son un refugio amoldado a las almas realmente rebeldes y dentro del thrash metal (subgénero del heavy metal, que toma actitud del punk rock y maximiza furia y velocidad) una de las más representativas es la de Dave Mustaine.

Su nombre comenzó a sonar en la prensa especializada del metal por haber sido “el guitarrista líder expulsado de Metallica”, mote que, como quedaría demostrado en los años siguientes, sobre todo con la edición de Rust In Peace -para mucho el mejor disco del thrash- no le hacía justicia a su talento siempre alimentado de una actitud que pocos ostentaban en la época.

Con fama de omnipotente, malhumorado y eterna cara de pocos amigos, Mustaine se hizo de una base de fieles fans que lo siguen a sol y sombra al margen de algunos traspiés discográficos, hechos menores en una carrera de casi 40 años al frente de Megadeth.

Dave Mustaine perfeccionó con Megadeth un subgénero del heavy metal, que toma actitud del punk rock y maximiza furia y velocidad. Foto de prensaDave Mustaine perfeccionó con Megadeth un subgénero del heavy metal, que toma actitud del punk rock y maximiza furia y velocidad. Foto de prensa

Recuerdos de Argentina

Feliz por la respuesta de su público local, que acuñó el grito de guerra “¡Megadeth, Megadeth, aguante Megadeth!” copiando el riff del clásico de la banda Symphony of Destruction, el pelirrojo de voz quejosa y dedos endemoniados se dispone a charlar con Clarín, siempre contando con ese aura de músico maldito, entrevistado desafiante, gran profesional del ambiente e irónico humorista.

-La fiebre actual por Megadeth en Argentina me recuerda lo ocurrido en 1994 en su primera visita. ¿Qué recuerdos tenés de aquel diciembre en Buenos Aires?

-La primera vez fue notable, y estoy seguro que esta que viene será igual. Estoy muy ansioso, puedo sentirlo, está en el aire. Cada vez que hablo con alguien sobre ir a Sudamérica, lo que siempre sale en la charla son los shows de Buenos Aires. Evidentemente por algo seguimos agregando shows.

Dave Mustaine, de Megadeth, una banda querida por el público argentino, a tal punto que dará tres shows. Foto de prensaDave Mustaine, de Megadeth, una banda querida por el público argentino, a tal punto que dará tres shows. Foto de prensa

-Después de todos estos años y de todas las modas musicales a las que Megadeth sobrevivió, la banda podría considerarse un hito del metal. ¿Qué hace que Megadeth sea un clásico en la historia del metal?

-¡Gracias por eso!. Cuando empezamos con esta banda no se trataba de decirle a la gente lo que tiene que hacer, ni hacer canciones sobre política, violencia, guerra, amor o lo que fuera. La idea era divertirse y cuando enchufo la guitarra me siento poderoso. Y cuando canto, lo mismo, siento ese mismo poder.

A veces se me da por agarrar el micrófono y decir algo a la gente… trato (nota: lo dice con énfasis) de no ser muy filoso cuando hablo entre canciones, pero cuando se me da por hacerlo y alguien está provocándome, creo que es justo contestarle y hace falta dejarlo en evidencia.

Respecto a tener la posibilidad de enfrentar una audiencia y notar que te aman… Nunca me subí a un escenario en Argentina y dejé de sentir eso, ese amor abrumador que solo dan los “argies”.

El nuevo álbum

Megadeth en vivo en el estadio Malvinas Argentinas, en 2012. Foto: Roberto WolkMegadeth en vivo en el estadio Malvinas Argentinas, en 2012. Foto: Roberto Wolk

-«The Sick, The Dying… and The Dead!» recibió excelentes críticas de los medios y los fanáticos. ¿Qué importancia tiene para vos tener su “aprobación” cuando lanzas un nuevo disco?

-Bueno, yo soy un fan. Soy fan de Megadeth ¿Sabés lo que hago cuando terminamos de grabar? Voy a escuchar el disco en mi auto ¿Sabías eso de mí?

-Tomamos las mezclas finales y las escuchamos en un auto ¿Por qué? Porque es el lugar donde todo el mundo escucha música. Es muy cool recordar de dónde venís ¿no?

-Seguro. ¿Y qué hay de lo que Megadeth dejará como legado?

-Lo interesante es que cada uno tenga su propia experiencia, pero si hay algo por lo que me gustaría que Megadeth sea recordada es por ser una banda real, que haya hecho canciones reales y shows reales.

Hay un montón de bandas que hacen mímica, como esa famosa banda Milli Vanilli, ¿te acordás de ellos?

Dave Mustaine en el show de Megadeth en teatro Vorterix, en 2014. Foto: Roberto WolkDave Mustaine en el show de Megadeth en teatro Vorterix, en 2014. Foto: Roberto Wolk

Mi amigo Paul Stanley (de Kiss) también hizo mucha mímica, probablemente hayas visto esto también, del mismo modo que muchísimos cantantes pop. Me gusta hacer las cosas de verdad, aunque suenen mal. Necesito que sean reales.

-El último disco recupera la fuerza y agresividad de los trabajos de los años ’90. ¿Cómo ves hoy la era del «Risk», en la que cambiaste el sonido e hiciste algo más experimental?

-En aquel momento, solíamos escuchar mucho la música a la que le iba bien en los charts, lo que salía y se convertía en exitoso. Cuando estás en la industria musical, ese es tu trabajo, saber lo que tus colegas están haciendo.

La idea es descubrir a qué está respondiendo el público masivo. A veces te fijas en la música inglesa… porque la música de Inglaterra es importante y muchas veces te encontrás con que lo que viene de allá son como cantos de hinchada de fútbol. Por ejemplo You’re Unbelievable! (canta con sorna el hit noventoso de EMF y tararea la melodía, risas) ¡Hete aquí una auténtica composición lírica! (risas)

-Hablando del último disco, hay una colaboración muy interesante con Ice-T ¿cómo surgió?

-No soy un gran fan del hip-hop, pero soy amigo de Ice-T hace mucho tiempo, me parecía que su intervención era algo que beneficiaría a esa canción.

Sus ídolos musicales

-¿Cuáles son tus principales influencias musicales por fuera del metal?

-Me gustaba Chris Cornell, un cantante magnífico. Lo mismo Elvis. Johnny Rotten fue un frontman increíble.

La formación actual de Megadeth: Dave Mustaine, James LoMenzo, Dirk Verbeuren y Teemu Mäntysaari. Foto: Universal MusicLa formación actual de Megadeth: Dave Mustaine, James LoMenzo, Dirk Verbeuren y Teemu Mäntysaari. Foto: Universal Music

-En la tapa del último disco, Vic Rattlehead -la mascota de la banda- aparece como un antiguo caballero de guerra, una especie de Peaky Blinder del metal…

(interrumpe) Bueno, en realidad está inspirado en los médicos de la peste negra, del siglo XVIII. Amo a los Peaky Blinders, pero creo que son más del siglo XIX

-El punto es que la guerra es un tema recurrente en las letras de la banda desde el primer día. ¿Las noticias en Palestina y Ucrania te inspiran para nuevas composiciones?

-No, man. Esa mierda no es mi problema. Aún cuando escribí canciones como Holy Wars no tomé una posición, decía lo de Israel cómo podría mencionar cualquier otro lugar, tu casa o la mía. Podría haber una guerra en mi patio trasero cuando escribí esa canción en mi casa de Burbank, California.

Se trata más de detectar cuál es tu guerra santa personal. Nunca quise minimizar la canción a un lugar, no quise que la canción fuera “pequeña”.

-Siendo el líder indiscutido y la mayor fuerza creativa de la banda por más de cuatro décadas ¿Por qué todavía llamás a la banda Megadeth y no The Dave Mustaine Band?

-Hay mucha gente que asevera que Megadeth soy yo, pero eso es injusto realmente. Tengo personas increíbles que tocan conmigo a quienes quiero y respeto muchísimo. Como en todos lados, hay opiniones y desacuerdos y es por eso que tuve que hacer muchos cambios de formación. Hubiese preferido no tener que hacer tantos.

Aparte de eso Megadeth es un nombre mucho más cool que el nombre de cualquier persona.

-Superaste el cáncer, ¿cómo te abrió los ojos esa situación? ¿Ves la vida de otra manera después de la experiencia?

-Sí. Creo que cuando vivís una situación así en la que te dan un diagnóstico tan importante, -aunque no llegaron a decirme que me quedaba tanto tiempo de vida ni nada de eso, básicamente porque se descubrió muy pronto- te tomás el tratamiento con mucha seriedad y ponés el tiempo de tu lado.

A veces sentís que molestás a los que te rodean contándoles que no te sentís bien, pero es importante tomar conciencia y actuar sobre el problema. Gracias a eso ahora estoy bien.

-Pregunta obvia: Marty Friedman (el guitarrista parte de la formación más festejada de la banda) estará en Buenos Aires en las mismas fechas que Megadeth. ¿Los argentinos tendrán una sorpresa por ser el público más amoroso del mundo?

No, eso no va a pasar. No va a tocar con nosotros. Puedo prometerte que no pasará. Aunque, ojo, amo a Marty y la pasamos genial tocando juntos, quiero dejar en claro que no hay nada malo, solamente que no sucederá.



Fuente Oficial