19.7 C
Mendoza
14 de junio de 2024
FM Del Condado
Image default
El Mundo

Cuáles son las dos poderosas piedras que protegen contra la envidia y las malas energías


Desde las más antiguas civilizaciones, las piedras y las gemas han ocupado un rol esencial como amuletos de la suerte y objetos de protección.

Los egipcios, por ejemplo, las incluían en sus ceremonias de sanación y conexión con los dioses; los chinos, por su parte, las empleaban para mejorar cuestiones de salud.

También los griegos y los romanos hacían un especial uso medicinal de las piedras.

“El ayurveda, en la India, reduciendo las piedras a ceniza las transformaba en elixires para tratar energéticamente a las personas”, explica Carmen Torrente en su libro “La superstición dice…”.

La gemoterapia, por su parte, trabaja colocando las piedras directamente sobre el cuerpo de las personas para equilibrar los campos energéticos y la energía vital.

Se cree que ellas tienen el poder de estabilizar los chakras, hacer que fluya la energía vital y, además, guardan misterios y supersticiones.

Relacionadas con magos y hechiceros desde épocas remotas, las piedras comenzaron a transformarse en objetos de culto, sanación y bienestar.

Desde siempre, las piedras y las gemas han funcionado como amuletos de suerte y protección.  Foto: ShutterstockDesde siempre, las piedras y las gemas han funcionado como amuletos de suerte y protección. Foto: Shutterstock

Cómo usar las piedras como talismanes de protección

Si sentimos que necesitamos -o, simplemente, queremos- emplear las piedras como elemento protector frente a las energías negativas, podemos hacerlo de diferentes maneras.

Lo más sencillo es llevarlas siempre con nosotros en forma de colgante o anillo. De esa manera siempre tendremos un escudo que no cuide de la envidia.

Sin embargo, si sentimos que esas fuerzas oscuras se encuentran en un determinado lugar -como la oficina o nuestro espacio de trabajo, por ejemplo-, podemos colocarlas y dejarlas allí para que nos cuiden.

Cuáles son las piedras que protegen contra la envidia y las malas energías

También conocida como “ágata de Islandia” o “espejo de los Incas”, la obsidiana es una roca de color gris o negro que se encuentra en Etiopía.

Esta piedra fue muy usada en la magia, por eso quedó su fama asociada a la brujería, detalla Torrente.

En la antigüedad, los ocultistas armaban con el polvo de la obsidiana una estatuilla con forma de hombre y la guardaban en un arca de plata para conservar la fortaleza personal y sus poderes mágicos.

Se cree que la obsidiana absorbe fuerzas perjudiciales. Foto: Wikipedia/Dominio públicoSe cree que la obsidiana absorbe fuerzas perjudiciales. Foto: Wikipedia/Dominio público

Por su color negro, nos pone en contacto con nuestras experiencias más negativas, absorbiendo las fuerzas perjudiciales para expulsarlas.

La obsidiana aleja toda energía violenta del entorno. Incluso, se cree que sólo las personas maduras deberían acceder a su uso, dado que pueden estar preparadas para soportar la verdad de sus revelaciones sobre lo que cada uno guarda en su interior.

«Las gemas de obsidiana deshacen las malas energías provocadas por trabajos de brujería o de las personas cuya envidia o maldad es muy fuerte», describe la autora en el libro mencionado.

Antiguas leyendas dicen que la morada del sol estaba hecha de rubíes y que el suelo estaba cubierto de esmeraldas.

Las primeras minas de esta piedra fueron encontradas hace alrededor de 2.500 años en Sri Lanka.

El rubí fue la ofrenda sagrada que se hizo en China a Buda. También fue consagrada a Krisna en la India.

El encantamiento que los hindúes sentían por el color rojo carmín del rubí hizo que lo nombraran “Ratnaraj”, o “Rey de la Piedras”. También en Grecia esta piedra fue consagrada a Apolo.

El rubí es eficaz contra la magia negra. Foto: ShutterstockEl rubí es eficaz contra la magia negra. Foto: Shutterstock

La tradición popular ve en el rubí el símbolo del amor ardiente, de la pasión y de la fuerza.

A nivel energético, otorga inteligencia, refuerza la intuición y la confianza en uno mismo, desarma bloqueos emocionales, otorga seguridad para desplegar la creatividad, y refuerza el desarrollo espiritual y sentimental.

Como amuleto protector, el rubí es eficaz contra la magia negra y los espíritus malignos.

Fuente consultada: “La superstición dice…”, de Carmen Torrente, Ed. Vergara.



Fuente Oficial