11.7 C
Mendoza
18 de junio de 2024
FM Del Condado
Image default
Política

Crece la resistencia de un sector del PRO a la integración al Gobierno de Javier Milei


Mientras se define el formato del acuerdo para profundizar la integración del PRO en el Gobierno de Javier Milei, un sector del partido fundado por Mauricio Macri adelanta el rechazo a esa convergencia. Más allá de los reparos de una parte de los dirigentes por los costos y el riesgo de que quede diluida la identidad, otros van más allá y lo cuestionan en otros términos: “Sería ir en contra de los valores que el PRO representó siempre”.

Milei confirmó su decisión de avanzar en una alianza más definida con el PRO durante su gira por Israel e Italia. En principio desestimó el armado de un cogobierno, aunque no descartó la incorporación al Ejecutivo de los nombres que trascendieron -desde María Eugenia Vidal y Diego Santilli a Cristian Ritondo- y la conformación de un interbloque en Diputados. Un reseteo de su gobierno, luego del fracaso de la Ley Ómnibus en la votación en particular.

En las últimas horas circuló la versión de que Milei, a su regreso al país, se encontraría con Macri para terminar de definir el acuerdo. Sin embargo, el ex presidente no tiene previsto volver de Villa La Angostura antes del próximo fin de semana. Los llamados y los intercambios por whatsapp son frecuentes. A su vez, Patricia Bullrich salió a empujar lo que consideró una “alianza casi natural” y aseguró que incluso podría cristalizarse la fusión en un solo partido.

Otro sector del PRO, en cambio, resiste la integración y sugiere que en caso de concretarse se mantendrá al margen del armado. Desde ese polo advirtieron que el oficialismo, al contrario de su objetivo de fortalecer su posición en el Congreso, correría el riesgo de perder aliados porque no conservaría el apoyo de todo el bloque, como sucedió con el proyecto de Ley Ómnibus.

“El PRO desde sus orígenes fue el partido de la tolerancia, la diversidad, la apertura, el diálogo, de escuchar opiniones diferentes. Siempre fuimos muy respetuosos de las instituciones, enfocados en la gestión, creemos en la gestión del Estado. Este tipo representa lo contrario. Todo eso está desvirtuado en la gestión de Milei”, argumentaron cerca de Horacio Rodríguez Larreta.

El ex jefe de Gobierno porteño transmitió que en el plano económico coincide en la necesidad de alcanzar el equilibrio fiscal -aunque cuestiona la ausencia de un proyecto de desarrollo-, pero le resulta difícil soslayar las diferencias en lo que considera central para avalar la alianza: “Cuesta ver la fusión cuando hay valores tan distintos en temas fundamentales”.

En el macrismo descuentan que Rodríguez Larreta no formará parte del nuevo esquema y habrá un desprendimiento. “Entendemos que no se va a sentir incluido. Con lo que dijo, quedó claro que es parte del statu quo y no del cambio”, le dedicó un referente cercano al ex mandatario, en referencia a sus palabras cuando cayó el proyecto en Diputados.

Hoy quedó demostrado: sin diálogo, no hay leyes. Tanto el consenso como la gestión son valores que este Gobierno desprecia”, había apuntado Rodríguez Larreta. Tanto en ese pronunciamiento como en el rechazo a la confluencia del PRO con La Libertad Avanza, los referentes del sector argumentaron que no modificaron el posicionamiento que venían sosteniendo: “Horacio lo dijo hasta el aburrimiento en la campaña, estamos en el mismo lugar de siempre”.

Rodríguez Larreta conserva los vínculos con Martín Lousteau y Gerardo Morales -los radicales con perfil más opositor-, en el último tiempo se encontró con Facundo Manes -votó en contra del proyecto- y se mostró con gobernadores como el santafesino Maximiliano Pullaro y el puntano Claudio Poggi.

En el bloque de diputados, por el momento se mantienen a la espera de la confirmación del acuerdo y en ese caso del formato. Los más críticos del Gobierno rechazan la conformación de un interbloque con el oficialismo. “¿Para qué? ¿Para que laburemos nosotros con nuestra experiencia? Ya pasó con la ley, no tenían a nadie que la defendiera”, marcó uno de los legisladores.

Los referentes de la bancada y los mencionados con posibilidades de incorporarse al Ejecutivo no recibieron novedades en ese sentido. “Una cosa es ayudarlos, acompañar una ley, otra es cogobernar. Estás asumiendo los valores de este gobierno, con un tipo agresivo, que putea a una casta selectiva, porque los amigos de él no son casta”, planteó otro dirigente que puso en duda que los 37 diputados del PRO -votaron a favor en general y en particular- avalen la integración.



Fuente Oficial