2.1 C
Mendoza
25 de junio de 2024
FM Del Condado
Image default
El Mundo

Compró un libro y encontró adentro la carta de una conocida con un extraño pedido de perdón


Martina Insanti compró la novela “Extraños en un tren”, de Patricia Highsmith, esperando encontrarse con una historia de intercambio de asesinatos. Sin embargo se llevó una sorpresa cuando, al abrir el libro, no solo halló el comienzo de ese relato sino también el de otro mucho más personal.

Dentro de su edición del clásico de 1950 había una carta fechada en el “Jueves 30”. Ni más, ni menos: «Jueves 30». ¿De qué mes? ¿De qué año? No se sabe.

Afortunadamente, Martina no quiso guardarse para sí el desconcierto. Desde su cuenta de X (@comittatus) compartió una foto de la carta y su historia rápidamente se hizo viral.

“Compré un libro usado y vi que tenía esta carta adentro, la leí y me sonaba el nombre de quien firma. Resulta que la escribió la abuela de un amigo. Los libros usados y las vueltas de la vida”, comentó la joven junto a la imagen.

Consultada por el hallazgo, la alumna de la carrera de letras de la Universidad Nacional de Mar del Plata le contó a Clarín que adquirió el libro a través de un lote de textos usados de una casa marplatense que está vendiendo toda su biblioteca.

En la carta se lee: “Jueves 30. Estimada Delia. No merezco una disculpa, pero la pido. Muchas gracias. Aprovecho la buena disposición de la bibliotecaria para devolverte el libro. He renunciado a las horas nocturnas. Se me hacían cada vez más pesadas y allí hay que ir con una disposición especial. ¿Das clase? Te perdí el ‘rastro’ hasta hoy. Hasta pronto. Perdón (si es posible)”. La firma, de “María Angélica Álvarez”.

La autora del mensaje era una docente de Literatura y cultura europea de la misma universidad en la que estudia Martina que -según la estudiante- habría fallecido en 2017. Y, como ella actualmente estudia letras, ni bien leyó su nombre creyó reconocerlo. Le sonaba haberlo visto en algún lado.

El mensaje era un pedido de disculpas. Foto: X @comittatusEl mensaje era un pedido de disculpas. Foto: X @comittatus

“Mi amigo hace años vive en España y un poco perdimos el contacto, pero nuestros papás se siguen hablando y viendo cada tanto y por ellos sabía que su abuela estuvo involucrada -en algo- de mi carrera (yo no llegué a cursar nada con ella)”, relató Insanti.

A sabiendas de esto, buceó en Internet en busca de información relacionada a sus estudios y no tardó en percatarse de algo que la dejó boquiabierta: “¡Descubrí que tengo en Google Drive pdfs de textos escritos por ella que me habían dado como bibliografía obligatoria cuando cursé la materia que ella daba en la facultad!”.

Para reconfirmarlo, Martina les preguntó a los padres de su amigo si la docente era la autora de la carta y le dijeron que sí. “Una locura”, concluye la joven.

Y así se cierra parte de la historia. El escrito que halló de casualidad en «Extraños en un tren» fue hecho por alguien que ella conocía. Aunque, nobleza obliga, no se puede decir lo mismo de la otra parte fundamental del relato. La relacionada estrechamente al contenido de la misiva.

Frente de la Universidad Nacional de Mar del Plata.Frente de la Universidad Nacional de Mar del Plata.

Sin querer queriendo, el destino y las redes sociales homenajearon a Highsmith y al suspense en general. Como en muchos textos de misterio, la información a medias, el simple comienzo de un intercambio epistolar, generaron una intriga que creció minuto a minuto. ¿Cómo si no un tuit como el de Martina obtiene 14 mil «me gusta» en un día?

¿Delia perdonó a María Angélica? ¿María Angélica se reencontró con Delia? ¿Delia recibió el libro devuelto por María? Preguntas sin respuesta de otra historia que, por ahora, también dejan inconcluso a este artículo.



Fuente Oficial