16.9 C
Mendoza
14 de junio de 2024
FM Del Condado
Image default
Espectáculos

Cómo fue que hace 60 años explotó la Beatlemanía en EE.UU. con su aparición en el Ed Sullivan Show ante 73 millones de televidentes


Si veinte años no es nada… ¡imaginen sesenta!. Este viernes 9 de febrero se cumplen seis decadas exactas desde que John, Paul, George y Ringo aparecieron por primera vez en la televisión de Estados Unidos y sin quererlo (y sin saberlo) cambiaron la historia de la pantalla chica y establecieron récords imbatibles para siempre.

Los Beatles en el Ed Sullivan Show es una historia que merece ser contada.

A fines de 1963, los Estados Unidos tratan de sacudirse el asombro y el espanto producidos por el asesinato a sangre fría de su amado presidente John Fitzgerald Kennedy, que ocurrió en noviembre en Dallas, Texas.

Para Sullivan, más que nunca, el show debe seguir. Pero para eso está El Show de Ed Sullivan. La mayor maquinaria productora de entretenimiento televisivo se pone entonces en marcha.

Paul McCartney, George Harrison, Ringo Starr y John Lennon en el "Ed Sullivan Show", el 9 de febrero de 1964. Foto: APPaul McCartney, George Harrison, Ringo Starr y John Lennon en el «Ed Sullivan Show», el 9 de febrero de 1964. Foto: AP

La tarea es ciclópea: habrá que conseguir algo muy grande para cambiarle el ánimo a todo un país y hacerlo regresar de semejante tragedia.

La historia del programa

Edward Vincent Sullivan había sido reportero deportivo y más tarde un columnista no demasiado brillante escribiendo chimentos de espectáculo para el diario New York Daily News.

Descendiente de irlandeses, había nacido en el barrio de Harlem y de joven intentó fortuna con el boxeo. De allí le quedaron como imborrables souvenirs su famosa nariz de boxeador y una enfermedad facial (parálisis de Bell) que le impedía mover ciertos músculos de su rostro.

Por eso, más que un apuesto presentador parecía el hermano oculto de Boris Karloff. Pero eso a él no le importaba. nada iba a doblegar su voluntad.

Un productor de la CBS, Mario Lewis, lo propone entonces ser anfitrión de un programa televisivo dominical nocturno que iba a estrenarse bajo el título de Brindis en la ciudad. Los ejecutivos no están muy seguros, pero finalmente lo aceptan, ante el asombro de pares y rivales.

La revista Time lo fusila con un titular arrasador: “¿Cuál es exactamente el talento de este hombre?”. Pero Ed Sullivan tiene talentos ocultos. Muchos. Y uno de ellos es la sagacidad para el marketing y los negocios. Durante 23 años en que duró, su show va a presentar en exclusiva a comediantes, directores famosos, deportistas internacionales, cantantes de ópera y bailarines de ballet.

Y como buen pionero vanguardista, se adelanta casi tres décadas a lo que será MTV en los años ’80 y presenta además a una enorme variedad de cantantes y músicos del naciente rock, comenzando por un casi ignoto Elvis Presley el 9 de setiembre de 1956.

Luego desfilarán cientos de artistas, desde The Doors y los Rolling Stones hasta Janis Joplin y The Bee Gees. Pero ninguno de ellos podrá superar jamás el récord histórico que cuatro melenudos llegados desde Liverpool iban a lograr.

The Beatles congregaron a más de 73 millones de espectadores en la primera noche en el Show de Ed Sullivan. Y ese momento se conoce como “la noche en que cambió la historia de la televisión”.

Las negociaciones

Sullivan trabajaba al comienzo como un verdadero descubridor de estrellas. Lograba los ratings más alto de la teve estadounidense gracias a esa habilidad. Claro que el mecanismo no se manejaba solo a través de su mano, sino que tenía un pequeño ejército de caza- talentos a sus órdenes dispersos por el mundo.

Brian Epstein, el manager que lanzó a los Beatles a la fama. Brian Epstein, el manager que lanzó a los Beatles a la fama.

Básicamente en Europa, Estados Unidos y todo el resto del continente americano. Jack Babb, director de casting del programa entre 1962 y 1966 solía viajar en verano a Europa con la misión de contratar los números más populares. Babb trabajaba con Peter Prichard, un agente londinense de artistas que además tenía conexión directa con Sullivan.

El asunto fue que Prichard era amigo de Brian Epstein, el célebre manager de The Beatles. Y venía advirtiendo a sus socios americanos sobre la fama de los Fabulosos Cuatro desde hacía ya un tiempo. Prichard invitó entonces a su amigo Babb a un show de Los Beatles en Inglaterra, en julio de 1963, Y lo que Babb vio entonces lo dejó pasmado.

Sin embargo, fue un hecho casual lo que decidió la presentación del cuarteto en la teve americana. Ed Sullivan y su esposa, Sylvia Weinstein, se encontraban la tarde del 31 de octubre de 1963 de paso por el aeropuerto de Heathrow, Londres, cuando vieron a una enorme cantidad de fans arremolinados alrededor de una de las pistas. Esperaban el arribo de los Beatles, que volvían de una gira por Suecia.

Y eso fue más que suficiente.

Al volver a New York Ed Sullivan dio la orden terminante: “Quiero a esta banda en mi show lo antes posible”. Y así se montó la cadena. Sullivan habló con Babb, que habló con Prichard, que habló con Epstein. Los Beatles ya tenían un pie en los Estados Unidos.

El 11 de noviembre de ese año, Sullivan y Epstein finalmente se encontraron en el Hotel Delmónico de Nueva York y cerraron el trato, primero y ante todo con un apretón de manos, como correspondía a dos caballeros.

El acuerdo fijaba tres presentaciones iniciales. Dos en vivo y una de ellas grabada, para emitir cuando Los Beatles ya no estuvieran en el Nuevo Continente. Brian Epstein, sin embargo, tenía sus propios planes: conquistar el mercado americano con sus muchachos. Lo cual (él en ese momento no lo sabía) iba a derivar en lo que se conocería más tarde como La Invasión Británica. El sueño de Epstein se iba a volver realidad antes de lo imaginado.

El aterrizaje

El 7 de febrero de 1964 Los Beatles aterrizaban en New York. Cuatro pibes de entre 21 y 24 años con sus ojos como platos y el típico humor ingles a cuestas. Cientos de periodistas y reporteros gráficos los estaban esperando, acorde a una enorme estrategia de marketing diseñada entre Epstein y la discográfica Capitol Récords, que finalmente editaba sus discos en los Estados Unidos, tras haberse negado varias veces.

Los Beatles en el aeropuerto John F. Kennedy de New York, cuando llegaron por primera vez a Estados Unidos. Foto: AFPLos Beatles en el aeropuerto John F. Kennedy de New York, cuando llegaron por primera vez a Estados Unidos. Foto: AFP

Allí se produce entonces la también famosa conferencia de prensa (todo ello se encuentra a disposición, afortunadamente, en YouTube) donde Los Beatles contestaban con chistes a las preguntas bastante mediocres de esa multitud de periodistas:

Cronista: ¿Cuándo van a cortarse el pelo?

George: Yo ya me lo corté esta mañana…

Cronista: ¿Cómo encontraron New York?

Ringo: Doblamos a la izquierda por Groenlandia y ahí estaba.

A través del show más importante de la teve estadounidense Los Beatles iban a convertirse en los adorados niños mimados de ese país a partir de aquel momento. Salvo cuando en marzo de 1966 Lennon declaró que Los Beatles eran más populares que Jesús y el Ku Klux Klan se lanzó tras ellos.

Pero bueno ¿quién no ha tenido a una horda de enloquecidos encapuchados blandiendo antorchas y gritando “a quemarlos, a quemarlos” en su vida, ¿verdad? Hasta ese momento fueron verdaderos hijos adoptivos encarnando el sueño americano.

Mientras eran alojados en varias habitaciones del Plaza Hotel, convertido en una verdadera fortaleza por la policía neoyorkina, los Beatles hacían una pequeña vigilia y recibían la inesperada visita de Bob Dylan (héroe de la banda, sobre todo de John) quien quería conocerlos y de paso los inició en las fumatas de marihuana.

Viejo zorro, Dylan, en verdad estaba interesado en conocer cómo funcionaba esa aceitada fábrica de hits que eran Lennon y McCartney.

El primer show televisivo

Pero ese domingo no había tiempo para más. Custodiados por un ejército de uniformados los cuatro músicos llegaron hasta los estudios de la CBS con la misión de grabar primeramente un programa por la tarde (que se emitiría como la tercera presentación en teve, cuando Los Beatles ya hubieran abandonado el país) y luego sí un show corto en vivo.

John, Paul. George y Ringo en el programa de CBS, "Ed Sullivan Show", el 9 de febrero del '64. Foto: APJohn, Paul. George y Ringo en el programa de CBS, «Ed Sullivan Show», el 9 de febrero del ’64. Foto: AP

Así, el domingo 9 de febrero de 1964 ellos iban a cambiar para siempre la historia de la televisión mundial. Era la fecha también donde iba a dar inicio la famosa “Beatlemanía” en tierras americanas. Un virus vital y conmovedor que daría la vuelta completa por todo el planeta Tierra.

Para ensayar esa tarde el programa que sería emitido como la tercera presentación, George Harrison casi liquidado por un resfrío imprevisto, (y que a raíz de ello se había quedado un rato más en el hotel), tuvo que ser reemplazado por Derek Taylor, el jefe de prensa de la banda. Sólo para que el director de cámaras pudiese imaginar los planos de lo que vendría después.

Pero a las 20 horas en punto llegaba el momento de la verdad…

Esa primera actuación en vivo tuvo el rating más elevado para un número musical incluso hasta hoy mismo. Lo vieron más de 73 millones de personas en 22 y medio millones de hogares estadounidenses. ¡Wow!

Luego de una breve presentación donde Sullivan agitaba las manos pidiendo calma a las histéricas fans, el programa arrancó con su conductor mencionando un telegrama de felicitación a los Beatles de parte de Elvis Presley. Tras bambalinas Harrison comentó a sus compañeros: “¿Elvis quién?”. Todos se rieron.

Entonces se escuchó la ya famosa presentación de Ed Sullivan.

Ed Sullivan examina el bajo de Paul McCartney en pleno show televisivo. Ese día explotó la Beatlemanía en Estados Unidos. Foto: APEd Sullivan examina el bajo de Paul McCartney en pleno show televisivo. Ese día explotó la Beatlemanía en Estados Unidos. Foto: AP

“Ayer y hoy nuestro estudio estuvo repleto de periodistas y fotógrafos de todo el país, y estos veteranos estuvieron de acuerdo conmigo en que esta ciudad nunca ha sido testigo de tanto entusiasmo, como el suscitado por estos jóvenes de Liverpool que se hacen llamar The Beatles…Damas y caballeros…The Beatles… ¡Traigámoslos aquí!”.

John, Paul, George y Ringo salieron para hacer un ajustado set dividido en dos partes con un intermedio para presentar a otros artistas, tal la costumbre del show. Se los veía algo nerviosos, pero de buen humor.

Arrancaron con All your loving y Till There Was You. Y de repente, lo que nadie esperaba. Una de las cláusulas para cualquier show y/o presentación televisiva exigía que nadie podía nombrar que John Lennon estaba casado (en ese momento con Cynthia Powell, madre de Julian). Pero alguien se olvidó de avisarle al asistente de cámaras y mientras enfocaban a cada Beatle iban apareciendo cartelitos con sus nombres.

Cuando llegó el turno de John el cartel debajo suyo decía, textualmente: “Olvídenlo chicas, ¡es casado!”. Mientras Epstein literalmente se agarraba a golpes de puño con buena parte de la producción Los Beatles seguían cantando y transpiraban en el estudio como cuatro beduinos, mientras el rating se disparaba a la estratósfera minuto a minuto.

Los Beatles en Miami, después del primer show en el programa de Ed Sullivan. Los Beatles en Miami, después del primer show en el programa de Ed Sullivan.

Cuentan que en ese momento sucedió algo jamás visto. Las calles de la ciudad a esa hora estuvieron desiertas. Y ningún hecho delictivo fue reportado.

Esa primera parte del set terminó con She loves you. Los Beatles en el estudio y a pesar de un equipamiento tan precario sonaban realmente bien.

Después vino el intermedio, con más números de atracción. Pero entre ellos (y aquí les va una perlita nunca antes comentada) se encontraba el joven humorista e imitador Frank Gorshin Jr.

¿Cómo que quién es? En ese momento solo era conocido en Nueva York, en su papel de artista cómico. Pero exactamente un año después iba a convertirse nada menos que en el famoso archivillano conocido como El Acertijo, en la excelente serie de televisión Batman (con Adam West, cadena ABC, 1966). Pero él aún no lo sabía.

Después de unos consejos comerciales, Ed Sullivan preparaba el clima para la segunda parte del show Beatles. Ed no se andaba con vueltas:

“Si no paran de gritar, ¡voy a llamar a un peluquero!”- Fue su breve amonestación para las 700 personas que abarrotaban el estudio y que seguían chillando. Afuera habían quedado más de dos mil fans llorando. Y las peticiones previas de asientos para esa noche habían ascendido a…50 mil. ¡Ni siquiera la hija de 15 años de Richard Nixon había podido conseguir un asiento!

Los Cuatro de Liverpool regresaron para hacer dos canciones más: I saw her standing there y I want to hold your hand. Para entonces ya todo era un caos y un delirio a nivel nacional.

La famosa foto de  Mike Mitchell que se remató en Christie's tras la exhibición "The Beatles Illuminated: The Discovered Works of Mike Mitchell". Foto: APLa famosa foto de Mike Mitchell que se remató en Christie’s tras la exhibición «The Beatles Illuminated: The Discovered Works of Mike Mitchell». Foto: AP

Los Beatles lograban así uno de sus tantos récords históricos. Una semana más tarde, pero a través de una emisión especial del mismo show desde el Hotel Deauville en Miami, regresaban para su segunda presentación. Y ese 16 de febrero la magia y el hechizo volvieron a producirse. Tal vez con algo menos de rating porque la sorpresa ya había pasado.

Los Beatles reaparecieron por tercera vez en el programa el 23 de febrero. Y habría aún una última participación en El Show de Ed Sullivan el 12 de septiembre de 1965, en su segunda gira (la más grande, con doce fechas sold-out por todo el país).

Luego vendrían un reportaje bastante zonzo e inocuo que les hizo Sullivan en los jardines del Club Les Ambassadeurs, en Londres, el 17 de abril de 1964. Y finalmente la presentación que hizo Sullivan del video del tema Hello, Goodbye el domingo 26 de noviembre de 1967 mencionando el paso de The Beatles por su show dos años atrás.

Para entonces la banda ya había cambiado el rumbo, la imagen y la música, pero el público masivo estadounidense, sin comprender esos cambios, había perdido interés en ellos.

Como corolario de aquellos tres primeras visitas quedarán el récord de un cuarto de billón (sí, más de 250 millones) de personas viéndolos por televisión y las puertas abiertas para lo que se conoció como La Invasión Británica. Es decir, una gran cantidad de artistas británicos que llegaron al continente americano a través de la misma puerta abierta por Los Beatles.

De eso luego harían buen uso bandas como The Rolling Stones, The Who, The Animals e incluso los Led Zeppelin.

Pero aquella primera noche tan especial, del 9 de febrero de 1964 Los Beatles les devolvían la sonrisa a los rostros de todo un país. O como iba a decir George Harrison cinco años más tarde… Here comes the sun, little darling. And it´s allright… “Aquí llega el sol, cariñito…y eso está muy bien”.



Fuente Oficial