19.7 C
Mendoza
14 de junio de 2024
FM Del Condado
Image default
El Mundo

Cómo evitar el dolor de garganta por uso de aire acondicionado


En pleno verano, para combatir el calor, a veces agobiante, el aire acondicionado surge como la mejor opción. Sin embargo, en medio del confort que supone, pueden aparecer molestias propias del invierno.

Aunque el dolor de garganta (faringitis) suele ser causado por el virus del resfrío o de la gripe, hasta los propios médicos reconocen que estar en ambientes climatizados de manera artificial puede hacer que aparezca en la época menos pensada.

Para evitar este tipo de dolor de garganta hay que tomar algunas precauciones y tener cuidado en el uso de los equipos que proporcionan aire frío en medio del calor sofocante.

Dolor de garganta por aire acondicionado: así se puede evitar de forma natural

El aire acondicionado, a pesar de sus innegables beneficios, puede ser un desencadenante de problemas de garganta porque la sequedad del ambiente que crea puede provocar irritación y resequedad en la mucosa faríngea, y causar molestias que van desde la picazón hasta el dolor agudo.

Uno de los principales factores que puede causar este tipo de faringitis es el propio funcionamiento del aire acondicionado, que elimina la humedad del ambiente. El portal español Yo elijo cuidarme explica que la falta de humedad “genera en las membranas mucosas de la garganta y vías respiratorias superiores una molesta sequedad que hace que la garganta sufra irritación y molestias como picor, dolor e incluso dificultades para tragar”.

Otro factor a tener en cuenta es la exposición prolongada en un ambiente muy frío, algo que puede ocurrir si la persona trabaja en una oficina climatizada durante varias horas. “Rodeados de mucho frío los músculos se contraen, así que los que conforman la garganta pueden verse contraídos durante mucho tiempo y esto puede traducirse en dolor de garganta y molestias”, explica el sitio.

Conviene mantener los filtros de los aires siempre limpios, de lo contrario, estos acumulan polvo, alérgenos o partículas indeseadas. Conviene mantener los filtros de los aires siempre limpios, de lo contrario, estos acumulan polvo, alérgenos o partículas indeseadas.

A la hora de abandonar el sitio climatizado, conviene evitar los cambios bruscos de temperatura. En verano, resulta común pasar de un ambiente que está a 24° a otro con 30° C o más de temperatura y de la sequedad a la humedad. Estos cambios pueden irritar las vías respiratorias y producir molestias en la garganta.

En caso de usar el aire acondicionado en casa, conviene mantener los filtros siempre limpios porque de lo contrario, estos acumulan polvo, alérgenos o partículas indeseadas que terminan por irritar la garganta.

En caso de estar expuesto al aire acondicionado en la oficina o la facultad, la hidratación surge como un pilar fundamental en la prevención del dolor de garganta asociado al aire acondicionado. Hay que mantener niveles adecuados de humedad en la garganta para contrarrestar la sequedad inducida por el sistema de climatización.

A menudo, la tos y el dolor de garganta van de la mano.A menudo, la tos y el dolor de garganta van de la mano.

Una configuración adecuada del equipo puede evitar este y otros problemas: los expertos en climatización recomiendan la temperatura ideal que debe estar entre 23 y 24° C. Pero una alternativa más efectiva para prevenir el dolor de garganta consiste en reducir la dependencia del aire acondicionado mediante la ventilación natural y el uso de ventiladores.



Fuente Oficial