6.7 C
Mendoza
25 de julio de 2024
FM Del Condado
Image default
Política

Tras la desgastante aprobación en Diputados de la Ley Ómnibus, ahora al Gobierno le espera una dura batalla en el Senado


El abecé parlamentario indica que cuando la Casa Rosada tiene apuro en la aprobación de determinada ley, lo mejor es avanzar en una negociación paralela con Diputados y el Senado. No sea cosa que una cámara después retoque o voltee lo que aprobó la otra y el proyecto tenga que volver a ser tratado por la cámara de origen.

Con la Ley Ómnibus que se aprobó en general este viernes en Diputados -aún falta el debate de los artículos, previsto para el martes- faltó esa práctica, que en la jerga del Congreso se conoce como «trabajar en espejo».

Lo cierto es que los senadores de los diferentes bloques opositores potencialmente aliados del oficialismo siguieron en los últimos días el debate en Diputados, expectantes de qué era lo que finalmente se aprobaría. Pero como no fueron consultados para el tratamiento legislativo previo, ahora algunos se proponen revisar el texto y, en caso de desacuerdo, introducir modificaciones.

«En el Senado la discusión arranca de cero», advierte un senador de un bloque dialoguista. En la misma línea, otro legislador anticipa: «Acá empieza otra negociación. Y va a ser más dura que la de Diputados porque son varios los senadores que no tienen a un gobernador de jefe».

En la Presidencia del Senado dicen que las conversaciones por el tratamiento de la Ley Ómnibus ya arrancaron. En ese marco, detallan, fueron las reuniones recientes que la vicepresidenta Victoria Villarruel mantuvo en los últimos días con Javier Milei y con senadores de la UCR, por ejemplo.

El Senado, en sesión. Foto: Prensa/Senado.El Senado, en sesión. Foto: Prensa/Senado.

Pero en bloques opositores sostienen que el contenido de la ley no se habló, y que eso es lo que les importa.

La idea inicial del oficialismo era que el tratamiento en el Senado fuera lo más abreviado posible. Pero tendrá problemas para conseguirlo: los senadores planean pedir que se cursen invitaciones a bastantes expositores.

«No cuatro de copas»

«Vamos a pedir invitados de primera línea y no cuatro de copas. Tendrá que venir (el ministro de Economía Luis) Caputo», se planta un senador del que sí o sí necesita el oficialismo para tener quórum y avanzar con la iniciativa que impulsa la Casa Rosada.

Villarruel aún no hizo saber qué comisiones intervendrán en el tratamiento del proyecto en el Senado ni qué senador presidirá el plenario. En Diputados la presidió el titular de la comisión de Legislación General, Gabriel Bornoroni. ¿Será igual en el Senado? En la Cámara alta esa comisión también está encabezada por un libertario, el puntano Bartolomé Abdala.

La otra cuestión aún abierta es que el Senado no llegaría a tratar en el recinto el proyecto antes de que finalice el período de sesiones extraordinarias, que vence el próximo 15 de febrero.

Así, Milei debería volver a prorrogarlo. Ya viene de extenderlas: originalmente había establecido que las extraordinarías durarían hasta el 31 de enero. En el Gobierno subestimaron lo difícil que le iba a resultar la negociación en el Congreso.

En su arranque como presidenta del Senado, Villarruel armó una mayoría que le permitió quitarle al peronismo la presidencia provisional y retener el control de las comisiones en la Cámara alta. Pero los aliados con los que consiguió esa mayoría no son incondicionales del oficialismo.

Asomaba muy difícil, por ejemplo, que los tres senadores por Córdoba votasen a favor de la privatización de las empresas públicas radicadas en esa provincia. Finalmente, esas empresas fueron dictadas el jueves del proyecto que se negoció en Diputados.

Pero igual habrá que esperar a que se inicie el tratamiento en el Senado para ver qué observaciones surgen.

La Libertad Avanza tiene solo 7 senadores propios y no tiene número propio para avanzar con el dictamen de comisión ni tampoco el quórum para sesionar. Para ésto último, necesita la ayuda de 30 senadores de otros bloques opositores. UxP tiene 33 propios.

Varios senadores, por otro lado, responden a los gobernadores de sus provincias. Si hay algo que quedó abierto en Diputados, intentarán cerrarlo ahora en el Senado.

Y la aritmética de Diputados no se traslada automáticamente al Senado. Por caso, el gobernador de Tucumán, el peronista Osvaldo Jaldo, ordenó a tres diputados de su dispositivo que abandonaran el bloque de UxP en la Cámara baja, formasen una bancada propia y que acompañasen la Ley Ómnibus.

Osvaldo Jaldo y Juan Manzur.Osvaldo Jaldo y Juan Manzur.

Pero uno de los senadores peronistas por Tucumán es Juan Manzur, rival político de Jaldo. Una incógnita a develar es qué hará, por ejemplo, Sandra Mendoza, senadora peronista por Tucumán. Dicen que se lleva bien con Jaldo, pero que es más afin al ex gobernador.



Fuente Oficial