10.7 C
Mendoza
24 de julio de 2024
FM Del Condado
Image default
El Mundo

Qué significa ver un vaso de agua que se llena de burbujas


La creencia popular dice que cuando un vaso de agua que nadie está usando se llena de burbujas, significa que el lugar está cargado con algún tipo de energía negativa.

Es común tomar un vaso de agua, dejarlo medio lleno a un costado (ya sea en la mesada de la cocina o en la mesita de luz a lado de la cama) y que al rato aparezcan pequeñas burbujas pegadas a las paredes del vaso.

En algunas situaciones, cuando la cantidad de burbujas en el vaso de agua es mucho mayor, aparece la rápida respuesta de “una presencia con malas vibras en el ambiente”.

Más allá de esa creencia, detrás de este mito no hay nada paranormal, sino que existe una explicación dentro del campo de la física que nos permite saber el origen de esta situación cotidiana.

¿Qué pasa cuando un vaso de agua se llena de burbujas?

Aunque mucha gente se apoya en creencias sugestivas sobre el significado de las cosas, y sigue combatiendo las malas energías de las burbujas en un vaso de agua, la realidad es bien distinta y el sitio BioChile lo pone en blanco sobre negro citando una publicación especializada como la Scientific American.

¿Qué pasa cuando un vaso de agua se llena de burbujas? ¿Malas energías o proceso químico?/ Cottonbro Studio para Pexels.¿Qué pasa cuando un vaso de agua se llena de burbujas? ¿Malas energías o proceso químico?/ Cottonbro Studio para Pexels.

El meteorólogo Rick Watling, de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA), explica que los gases atmosféricos tales como el nitrógeno y el oxígeno pueden disolverse en el agua, lo que explicaría las burbujas.

“La cantidad de gas disuelto depende de la temperatura del agua y la presión atmosférica en la interfase aire/agua. El agua más fría y con mayor presión permite que se disuelva más gas; por el contrario, el agua caliente y con presión baja hacen que se disuelva menos gas”, explica Watling a la revista especializada.

El sitio BioChile aclara entonces que, en ese contexto, “cuando dejas un vaso de agua fría en una habitación, es probable que esta se entibie con la temperatura ambiente, lo que hará que el nitrógeno y el oxígeno del agua salgan lentamente de la solución, formando pequeñas burbujas”.

El agua en un florero en el cuarto. Al igual que en el vaso, el contraste con la temperatura ambiente hará que libere nitrógeno y oxígeno, produciendo burbujas./ Foto: Jill Burrow para Pexels.El agua en un florero en el cuarto. Al igual que en el vaso, el contraste con la temperatura ambiente hará que libere nitrógeno y oxígeno, produciendo burbujas./ Foto: Jill Burrow para Pexels.

Las burbujas se fusionan en las imperfecciones microscópicas del cristal. Aunque el vidrio del vaso nos parezca muy liso y perfecto, en realidad tiene algunas imperfecciones pequeñas que son la base sobre la que se desarrollan las burbujas.

Si la presión atmosférica disminuye a medida que el agua se entibia (acota el experto Rick Watling a la revista Scientific American), el equilibrio entre las moléculas de gas que salen y se unen a la interfaz aire/agua se desequilibra, esto hace que el aire comience a salir del agua y se acumule en pequeñas burbujas de aire en la parte interior del vaso”.

El agua del vaso cambio su sabor

Parte de la mitología popular sobre el vaso en el cuarto es cierta: cambia el sabor y el gusto. El sabor y el gusto del agua cambian. Pero no porque haya espíritus en el aire. Es por “El principio de Henry Le Chatelier”, famoso químico francés.

En el vaso en que se producen las  burbujas, el agua cambia de sabor./ Foto:  Cottonbro Studio para Pexels.En el vaso en que se producen las burbujas, el agua cambia de sabor./ Foto: Cottonbro Studio para Pexels.

Ese principio de Le Chatelier postuló que «cuando cuando un sistema experimenta una alteración (como un cambio en la concentración, temperatura, o presión), responderá y se volverá a establecer un nuevo estado de equilibrio». Eso es lo que ocurre con el agua de nuestro vaso en el que aparecen las burbujas.

En ese contexto, la presión atmosférica también influye en este proceso porque está ligada a la temperatura. A medida que la temperatura del agua del vaso va aumentando y confundiéndose con la del ambiente, la presión sobre ella va cayendo y se rompe el equilibrio que permite la retención de los gases, produciéndose su liberación.

Es muy común que dejemos a la noche un vaso con agua junto a la cama./ Foto: Freepik.Es muy común que dejemos a la noche un vaso con agua junto a la cama./ Foto: Freepik.

Al mismo tiempo, la pérdida de gases hace que cambie el gusto y sabor del agua, porque el agua fría que sale de la canilla tiene más oxígeno que la que lleva un tiempo en el vaso.



Fuente Oficial