25 de julio de 2024
FM Del Condado
Image default
Espectáculos

¿Qué carajo hacía Luca en New York City?


La pregunta más pertinente del mundo, la del título, se la hizo Roberto Pettinato. Gustavo Palmer, el inventor de la noche de Pinamar, dice que lo de «hombres encajados en Fiorucci», verso de La rubia tarada, es por él. Esta historia mezcla el invento de un jean criollo, la presunta desorientación de un rockero perdido en el boliche de moda y la verdad del por qué te pelaste.

Además, la canción más famosa de Sumo -una canción llena de controversias legales- estaría cumpliendo 40 años.

«No tuvo nada que ver con lo del asco que le daba nuestra sociedad. Pero, ¿qué carajo hacía Luca en New York City? Yo se lo pregunté una vez y me contestó que la letra era tal cual, que era parte de la conversación con la mina. Ella se le acercó y le preguntó por qué te pelaste. Yo no creo que Luca ni siquiera le haya dicho: ‘por el asco que da tu sociedad’. Eso no se lo dijo…».

Palabra de Pettinato, saxofonista de Sumo. Según el autor del libro Luca es mío, el líder de la mítica banda «no tenía dos caras». Para él, Luca era como Tanguito, como Miguel Abuelo. Tipos que conocían una sola avenida y apretaban el acelerador. «No eran caretones de esos que decís… ‘ah, pero al final se compró un departamento en Recoleta'».

Sin embargo, por alguna razón no identificada, Luca fue -o iba- a New York City en la época en que esta discoteca era el reducto de moda por excelencia.

La City, todavía vigente, abrió en diciembre de 1980 con un recital de The Police. Hemos sido «enviados especiales» de este diario cuando cumplió 40 años. Lo primero que hicimos fue tratar de averiguar dónde se había acodado Luca cuando escribió lo de “la rubia, tarada, bronceada, aburrida…”. La rubia «tarada» o curiosa que le había preguntado por su pelada, la primera pelada célebre del rock nacional.

Dicho de otro modo, la canción ilustre de Sumo tenía como escenario una discoteca. Es decir, Luca era todo lo bohemio y diferente que quieras, pero iba a bailar Último tren a Londres, de Electric Light Orchestra, y I Was Made For Lovin’ You, de Kiss, al mismo lugar que Susana Giménez y los galancitos de entonces, Ricardo Darín y Carlín Calvo.

Muy extraño todo. Un misterio indescifrable. ¿Qué hacía el tipo de Mañana en el Abasto ahí, en la City, el enclave donde cuentan que se inventó la palabra «concheto”?

Luca Prodan. Segín Pettinato, decidió raparse porque se estaba quedando pelado.
Luca Prodan. Segín Pettinato, decidió raparse porque se estaba quedando pelado.

Los ojos de un cronista

Si le prestás atención a la letra, Luca actúa como un cronista entrenado y exquisito. Aparece cierta distancia entre su presencia y lo que sucede alrededor. ¿Era acá? No, más allá. La barra es larga como la Ruta 2. ¿Acá? No, no, un poquito más allá. La idea del «enviado especial a New York City» era saber exactamente dónde se había apoyado Luca. Dónde mantuvo la charla con la rubia, a su juicio, «tarada».

¡Basta! Me voy, rumbo a la puerta/Y después al boliche a la esquina/a tomar una ginebra con gente despierta/Esta sí que es ¡Argentina! El bar de mala muerte que describe Luca era el mismo donde el dueño de La City llevó a Sting, cantante de The Police, a comer un pebete de jamón y queso el día de la inauguración del local. ¿Así trataban a las celebrities?

Con los jeans Fiorucci, la moda logró lo que no pudo el comunismo: todos fuimos iguales en el período más romántico de nuestras vidas. Fiorucci con cinturón marinero y All Star color mostaza. Obvio.

Jean filosófico que apareció en un momento de incipientes tribus urbanas antagónicas: chetos versus pardos. “Más que una marca, fuimos un movimiento. Llevar puesto un Fiorucci Basic no era portar sólo un jean: era mostrar una identidad”, ilustra Carlos Wolodarsky, que fue dueño de la marca en nuestro país.

Luca Prodan junto a Geniol, que en los shows de Sumo subía a cantar "La rubia tarada".
Luca Prodan junto a Geniol, que en los shows de Sumo subía a cantar «La rubia tarada».

¿Por qué te pelaste?

¿Pero por qué se peló? La rubia tarada se lo preguntaba con genuino interés porque, claro, en ese momento todos usaban el mismo corte de pelo que actualmente sigue teniendo Rubén Insúa, DT de San Lorenzo. Luca le respondía: “Por el asco que da tu sociedad”. ¿Cuestión de principios lo del «asco?» No, no y no. Pettinato desliza que, en verdad, la letra encontraba a Luca en un momento de quiebre estilístico con respecto a su look.

Si ponemos la lupa es fácil entender que, en el hit, el cantante está obsesionado por lo que ocurre en las cabezas de la gente que está en la disco. Habla de rubias y se pregunta indignado: “Por el pelo de hoy, ¿cuánto gastaste?». Después sigue atento a lo capilar con lo del “pseudo punkito” que tuerce la boca y «se arregla el pelito”.

Roberto Pettinato, saxofonista de Sumo, junto a un Luca Prodan con peluca. 
Roberto Pettinato, saxofonista de Sumo, junto a un Luca Prodan con peluca.

Pettinato contará que no tuvo nada que ver con la letra. Y mucho menos con una crítica social. «Una vez, como si se tratara de una confesión, me dijo que se estaba quedando pelado y decidió ganarle de mano a la calvicie. Se rapó el mismo con una maquinita de afeitar».

¿Coquetería? «Algo así. Me dijo que se iba a pelar porque se le estaba cayendo el pelo… Luca ya había muerto hacía poco, pasé por un kiosco y me impresionó ver la foto en la tapa de una revista: ¡ahí estaba el Indio Solari convertido en Luca! Los anteojos negros no le quedaban como a Luca y el haberse pelado, y que nos confundamos de personaje, nos hablaba sin duda de algo deliberado«.

Un personaje llamado Geniol

Geniol es el fulano que en La rubia tarada escribió la parte que dice: Un pseudo punkito, con el acento finito, quiere hacerse el chico malo. Tuerce la boca, se arregla el pelito, toma un trago y vuelve a Belgrano.

Fue el autor ignorado del tema más conocido de Sumo hasta hace poco. Después de años y presentaciones judiciales, La rubia tarada agregó un nuevo nombre a la autoría que figuraba, desde su grabación en 1985, compuesta por Luca Prodan, Germán Daffunchio y Diego Arnedo. Geniol: cantante, clown, compositor, ex dueño de circo, loco, lindo. Formalmente, Héctor Rosa.

Héctor Rosa, más conocido como Geniol, compinche de Luca y coautor de "La rubia tarada". Foto: Juano Tesone
Héctor Rosa, más conocido como Geniol, compinche de Luca y coautor de «La rubia tarada». Foto: Juano Tesone

Luca y Geniol vivieron juntos en Alsina 451, barrio porteño de San Telmo, caserón donde Luca terminó dejándonos para siempre.

En realidad no era un boliche «a la esquina», como cantaba el primer pelado célebre del rock, “sino un bar de enfrente”, nos alerta Geniol. Enfrente de la celebre discoteca. “Habremos tardado menos de media hora. Sobre un papel la hicimos”.

Y dijo más: «Luca fue muy criticón. Le tenía idea a todo el mundo. A Charly García no podía ni verlo. A los de Soda Stereo, menos. Pero la víctima preferida era uno que se llamaba Hari B, que era el creador de Los Violadores. Luca le tenía bronca. Lo boludeaba cada vez que podía y esa noche, cuando salimos de New York City, me pidió que escribiera contra él. Ahí nació esa parte del pseudopunkito, con el acento finito…”.



Fuente Oficial