0.7 C
Mendoza
14 de julio de 2024
FM Del Condado
Image default
Deportes

La intimidad de Di María y por qué puede ser otra vez el Ángel de Messi :: Olé


Su vida es de película. Tiene escenas para todos los gustos: del drama a la comedia, de la acción al cine mudo, pero siempre todo termina de manera romántica. Con un corazón. Así es la vida de Ángel Di María, el pibe que cargaba carbón, el surgido en Central, el que sufrió las lesiones, pero gozó más que nadie los goles para los títulos en Beijing 2008, en el Maracanazo del 2021, en Londres 2022 y en Qatar eterno. Así es el Ángel de Leo.

Di María es el as de bastos de la Scaloneta. Siempre aparece en el momento indicado y mucho más se hace importante cuando el capitán Messi no puede estar presente. Si bien es algo que estará en duda hasta último momento, es una posibilidad de que arranque en el banco, que la cinta la lleve Angelito, el tercer jugador con más presencias en la historia de la Selección, el que ya avisó varias veces que esta Copa América que se está jugando será su last dance con la camiseta que más ama. «Estoy disfrutando cada momento. Por momentos un poco melancólico, por otro un poco alegre, pero ya está decidido, lo dije un montón de veces, no hay vuelta atrás. Ojalá Dios quiera que sean los últimos tres y seguir por ese camino que vamos», le dijoa Olé, el rosarino de 36 años, tras la victoria con Perú.

Ángel vive el presente. No quiere que nada lo desenfoque y por eso aún no decidió donde jugará la próxima temporada. Ya es jugador libre, tiene ofertas arriba de la mesa de Benfica, Besiktas y Central, al margen de sondeos de clubes de Brasil y Estados Unidos. Pero él solo piensa en Argentina y despedirse en lo posible con otra vuelta olímpica. «Me enorgullece después de tantos años estar vistiendo esta camiseta y que la gente me dé una ovación, como viene pasando últimamente».

Llevar la cinta de capitán es un plus extra para cualquier jugador. Angelito tuvo ese honor durante 12 oportunidades y mañana podría repetirse, pero él lo vive de manera dual. «Lamentablemente cada vez que me toca es porque Leo tiene algo y eso es lo único que no me gusta. Intentamos hacer las cosas lo mejor posible cuando no está, tratamos entre todos de hacer un poco de lo que él hace dentro de la cancha. Si no está él, todos tenemos que hacer el doble para conseguir un resultado positivo. Ojalá lo tengamos para el próximo partido», contó el 11.

Messi y Di María, en el Media Day de la Copa América.Messi y Di María, en el Media Day de la Copa América.

El primero de esos tres partidos que sueña con jugar será mañana ante Ecuador, un rival al que conoce muy bien, y al que le marcó un gol en el último amistoso en Chicago. Es una chance que Angelito sea titular cuidándole la cinta a Leo. Y esto es algo que se viene repitiendo en la última parte del ciclo, ya que cuando Messi no pudo estar por cuestiones físicas, el que ocupó todos sus roles fue su compinche, con el que cuando eran muy jóvenes se iban juntos en auto de Ezeiza a Rosario, para visitar a sus familias.

Más allá de que Argentina es favorito por la calidad de sus jugadores y porque hizo una primera parte del torneo fantástica, ganando los tres partidos sin recibir goles en contra, Di María hizo un análisis complementario de lo que piensa el plantel de Scaloni. «Nos cuesta porque se nos meten atrás, porque hay pocos espacios. Al final, por la calidad que tienen los jugadores terminamos encontrando el espacio que necesitamos», explicó un referente para el grupo. «Cuando hay chicos jóvenes uno los intenta ayudar para que se sienta cómodo, que agarre confianza: Garnacho tuvo varias ahí cuando fue para adentro para terminar haciendo gol, no pudo, pero lo importante es que sumó minutos, que empezó a sentir lo que es una Copa América, sentir lo que es vestir esta camiseta», dijo sobre el debut de Alejandro Garnacho.

Ángel sabe que es el último torneo y por eso lo vive de manera especial. No sólo él, sino también su familia que lo sigue a todos lados. De una punta a la otra de Estados Unidos se mueve su pareja Jorgelina, sus hijas Mía y Pía, sus papás y también varios amigos. Y él cada vez que puede, se junta con ellos y tratar de absorber todo el cariño. Y quizás el mejor ejemplo fue lo que vivió en Miami, cuando salió a la cancha de la mano de su hija mayor, esa que tantas lecciones de vida le dio como padre, esa que tanto luchó. «Fue un momento muy especial para mí, sé que queda muy poco y poder entrar con ella, justo me tocó ser capitán, estar en el Himno con ella, ver la gente, fue inolvidable. No pude hacerlo con mis dos hijas juntas, pero bueno», aseguró con emoción. Y luego contó una infidencia: «Mi hija me dijo que se veía mucho más lindo de adentro para afuera, que de afuera para adentro. La verdad que me pone muy contento de haber podido disfrutar con ella».

El 12 de septiembre se estrenará una serie sobre su vida en Netflix. Y él desea que haya muchas imágenes más por incorporar. «Ojalá Dios quiera que sean los últimos tres», repite mientras la película se sigue rodando, mientras él sigue siendo el Ángel de Leo.



Source link