0.7 C
Mendoza
14 de julio de 2024
FM Del Condado
Image default
Política

Guillermo Ferraro, el ministro expulsado por Javier Milei, aún no renunció y nadie sabe por qué



Guillermo Ferraro fue el primer ministro expulsado del gobierno de Javier Milei. Ningún otro integrante de un gabinete en democracia se fue más rápido que él (con la excepción del fallecido ministro menemista Miguel Angel Roig). El frustrado ministro de Infraestructura, sin embargo, en los papeles todavía sigue siendo parte de la administración libertaria.

El funcionario, que el 10 de diciembre, absorbió las Carteras de Transporte, Obras Públicas, Hábitat (Vivienda) y Comunicaciones y fue obligado a renunciar todavía no renunció. Su dimisión no apareció en el Boletín Oficial. A pedido del Presidente se habría tomado una licencia por un mes. En el Ejecutivo señalan que no es necesario que la misma se publique en el Boletín Oficial.

Ferraro, que se había hecho cargo de la fiscalización de las elecciones en detrimento del desplazado Carlos Kikuchi, incluso siguió yendo hasta su despacho en el piso 11 del ministerio de Economía hasta este miércoles, seis días después de que se conociera la noticia de su desplazamiento.

Es una cuestión administrativa, le pidieron que solicitara una licencia por un mes, después va a renunciar. Hay cuestiones de firma, funcionamiento, manejo de fondos, obligaciones que requieren que la estructura del ministerio siga funcionando y hasta que se dé el acto administrativo de la absorción por parte de Economía es mejor una licencia con delegación de firma que una renuncia que requeriría nombrar a un ministro interino”, explicaron en el Ejecutivo sin dar mayores precisiones.

El Gobierno primero responsabilizó a Ferraro por haber filtrado maliciosamente información sobre las reuniones de Gabinete a periodistas. Durante el fin de semana la vocería presidencial difundió un comunicado que detallaba que Ferraro había presentado la renuncia por “cuestiones personales”, pero nadie ignoraba a esa altura que había sido desplazado del Ejecutivo por otros motivos.

Mientras dure la licencia de Ferraro el ministro de Justicia Mariano Cúneo Libarona estampará su firma en los decretos y resoluciones que involucren a Infraestructura, pero ese reemplazo al igual que los otros previstos para el resto del Gabinete para casos de viajes, vacaciones o enfermedad ya había sido previsto.

El ministro de Economía Luis “Toto” Caputo anunció la semana pasada que absorbería Infraestructura, pero ahora y por la licencia de Ferraro hay más dudas sobre todo en lo referido a dos áreas sensibles.

Ambas podrían quedar bajo la órbita del silencioso jefe de Gabinete Nicolás Posse. La primera es Comunicaciones y Conectividad, que hasta ahora estuvo cargo de Ignacio Cingolani, un funcionario con pasado en el AFSCA (cuando Sergio Massa era jefe de Gabinete) y que se desempeñó hasta hace poco como como subsecretario de Transporte bonaerense, al lado del massista Jorge D`Onofrio. El jefe de Gabinete ya controlaba todas las áreas referidas a Ciencia, Tecnología e Innovación.

La segunda área que podría pasar a la órbita de Posse podría ser Concesiones, una secretaría creada ad hoc para preparar los pliegos de licitaciones y estudiar la administración de rutas y obras de infraestructura.

Obras Públicas, en tanto, quedaría bajo el control de Caputo a pesar de los cuestionamientos de funcionarios de origen macrista desconcertados porque el ministro del Interior Guillermo Francos negocia sin una pieza clave.

El jefe de Gabinete es señalado como el principal instigador de la salida del ex KMPG Ferraro del Gobierno a quien conocía desde hace más de 15 años cuando trabajaron junto al ahora presidente en el proyecto de un paso bioceánico entre Argentina y Chile, a cargo de la Corporación América de Eduardo Eurnekian.



Fuente Oficial