25 de julio de 2024
FM Del Condado
Image default
Política

Dejen de aplaudir, no sean pelotudos, parece que están en una fiesta


En medio de una sesión ultracaliente en el Congreso por la aprobación o rechazo de la Ley Ómnibus, el diputado Miguel Ángel Pichetto tomó la palabra y cargó contra todos: a los opositores les dijo que no había necesidad de levantar la sesión por los disturbios fuera del palacio legislativo y a los oficialistas los insultó por aplaudir su discurso y mostrar inacción ante la intentona kirchnerista y de la izquierda de suspender el debate..

Las protestas en las afueras del Congreso generaron que un grupo de diputados de Unión por la Patria y el Frente de Izquierda pidieran un cuarto intermedio por la «represión» policial a los manifestantes. Pichetto tomó la palabra ante la pasividad de Martín Menem, que presidía la sesión, y los libertarios.

«En primer lugar no hay nada para aplaudir, ordenemos la sesión. En segundo lugar sería importante que aparezcan las autoridades del oficialismo hablando, si no cualquiera habla y dice cualquier cosa», comenzó su discurso Pichetto, visiblemente ofuscado.

El bloque kirchnerista había pedido un cuarto intermedio para definitivamente frenar el debate. Esa moción fue rechazada por la mayoría, lo que hizo continuar con la lista de oradores.

Toda esa situación provocó la reacción del experimentado Pichetto que, sin ningún filtro, disparó contra todos y no se salvó nadie.

«En tercer lugar nuestro bloque no va a permitir que se interrumpa la labor de un poder del Estado«. Fue allí que un grupo de diputados (en general, de La Libertad Avanza) lo aplaudió en una señal de apoyo total a lo que decía, pero al excandidato a vicepresidente de Mauricio Macri no le gustó nada esa actitud.

Miguel Ángel Pichetto, sacado en la sesión de Diputados por la Ley Ómnibus. Foto Juano TesoneMiguel Ángel Pichetto, sacado en la sesión de Diputados por la Ley Ómnibus. Foto Juano Tesone

«No aplaudan nada viejo, dejen de aplaudir, no sean pelotudos. Parece que están en una fiesta, dejen de aplaudir», bramó y completó: «Lamentamos los hechos de violencia, que se deben investigar. La gente tiene derecho a manifestarse, pero no a provocar actos violentos. Sigamos sesionando acá en el Congreso», arremetió Pichetto.

Pese al pedido encendido del ex auditor general, el oficialismo no tomó nota. Con la premura de la aprobación, el bloque de LLA decidió, en cambio, levantar de la lista de oradores a todos sus integrantes.

Tensión en la segunda jornada de marchas contra la Ley Ómnibus frente al Congreso

En el segundo día de debate de la ley ómnibus en Diputados, se repitieron las protestas de la jornada anterior frente al Congreso de la Nación. Allí convocó la izquierda a sus militantes y algunas de sus principales figuras, para protestar contra la Ley Bases que impulsa Javier Milei y que se trata en la Cámara baja. Aprovechando la tensión, el kirchnerismo salió a hacer su juego.

Hubo momentos de empujones y se registraron al menos un detenido y un herido. Además, pasadas las 18.30 los manifestantes cortaron avenida Rivadavia, mientras que los vehículos de Gendarmería interrumpieron momentáneamente el tránsito en Entre Ríos. Los gendarmes avanzaron sobre la protesta, con gases lacrimógenos y empujones. Y los diputados aprovecharon el escenario.

La protesta escaló políticamente con la intervención ante la avanzada de Gendarmería, primero, de diputados de la Izquierda como Nicolás Del Caño, que luego volvió a los gritos al recinto, con intentos de frenar la sesión.

A los minutos aparecían en las calles diputados de Unión por la Patria, con Máximo Kirchner a la cabeza. El kirchnerismo también quiso que la sesión se suspendiera con un pedido de cuarto intermedio pero fue rechazado. Luego, el hijo de la expresidenta habló en el recinto.



Fuente Oficial