0.7 C
Mendoza
14 de julio de 2024
FM Del Condado
Image default
Política

de las promesas de campaña a la preocupación


Varios hechos decantan de los compromisos adquiridos por Javier Milei en Israel de trasladar la tradicional embajada en Tel Aviv a Jerusalén y el de declarar a Hamas Grupo Terrorista para la ley argentina.

Si algo llamó la atención es que al bajar del avión, el nuevo canciller, Israel Katz, lo tomó por sorpresa y sin que promediara una conversación, un café, una recepción como suele ocurrir en diplomacia, le agradeció a Milei por estos hechos y el Presidente atinó a repetir lo que escuchaba, de forma afirmativa.

Algo parecido ocurrió este miércoles cuando el primer ministro Benjamín Netanyahu se anticipó a Milei sobre los mismos puntos de Jerusalén y Hamás, en horas en que el mandatario tenía ya sus pensamientos en la Argentina. Así lo reflejaba su furia tuitera contra quienes considera los responsables del fracaso de la “Ley Omnibus” en el Congreso.

Israel agudizó su guerra contra el terrorismo tras el salvaje ataque de Hamás contra el territorio israelí del 7 de octubre, que dejó 1.200 muertos y 240 rehenes, entre ellos más de una decena de argentinos. Pero la histórica autodefensa de Israel contra los vecinos que buscan destruirlo encuentra esta vez un mundo menos empático con la causa debido a que la invasión de Gaza ya dejó más de 26.000 muertos, entre ellos numerosos niños e inocentes. Otra cuota hace pie en el creciente antisemitismo.

Milei en tanto siente que está cumpliendo sus promesas de campaña con este viaje a Tierra Santa.

Pero existe onda preocupación en la inteligencia local y regional y también entre los gobiernos del Mercosur por los compromisos adquiridos por Milei, quien emula a su amigo Donald Trump sobre Israel, pero con mucho menos espalda.

Nunca antes Hamas había dedicado un párrafo hacia esta región como en el comunicado de hace un día. El grupo terrorista islamista se declaró “enfurecido” por la decisión de Milei de mudar la embajada. Tampoco Hamas registra actividad es esta zona, a diferencia de la activa presencia que tuvo, y se presume que sigue teniendo Hezbollah, responsable para la justicia argentina de los ataques terroristas contra la Embajada de Israel en Buenos Aires, de 1992 (29 muertos) y contra la AMIA, de 1994 (85 muertos).

Tanto el Parlamento Árabe, Liga Árabe como el Frente para la Liberación de Palestina también repudiaron la decisión del Libertario que contradice la resolución 478 del Consejo de Seguridad de la ONU que declaró la anexión de Jerusalén por parte de Israel como “nula y carente de valor” y exigió que sea dejada sin efecto. Esta resolución de la ONU se dictó ante la aprobación de la llamada “ley de Jerusalén “ el 30/7/1980, que proclamó a la ciudad de Jerusalén “entera y unificada “‘como capital del Estado de Israel, pero para la ONU fue una violación del derecho internacional. Los palestinos en tanto consideran Jerusalén Este como su capital en largo y abortado proceso para que allí convivan dos Estados.

Para el caso no deja de llamar la atención, que la propia canciller Diana Mondino hiciera una declaración en el medio del viaje en la que afirmó que el traslado de la embajada “llevará entre cuatro y cinco años” porque no hay dinero. En el comunicado que la Cancillería publicó sobre el viaje presidencial no se mencionan los compromisos de Milei.

Vale aquí un recuerdo de algunos hitos protagonizados por otros presidentes en los últimos cuarenta años.

Raul Alfonsín intentó establecer una relación cordial con Israel y tuvo un buen vínculo con Shimon Peres. Pero su original intención de viajar a Israel y convertirse en el primer presidente argentino en pisar el Estado hebreo se vio frustrada por la negativa de su canciller, Dante Caputo, quien temía enemistarse con los países árabes a los que quería seducir en su pretensión de ser presidente de la Asamblea General de la ONU.

Sería Carlos Menem, de origen sirio, el primer presidente argentino en llegar a Israel en 1991. Entonces buscó también compensar su viaje y en la misma gira hizo una escala en El Cairo donde mantuvo un cálido encuentro con Hosni Mubarak

Menem mantuvo cordiales relaciones con la colectividad judía y llegó a tener varios integrantes de su gabinete de la colectividad judía. Pero su mandato quedó marcado por los atentados de 1992 y 1994, sobre los que hay diferentes teorías. Algunas apuntan a que los ataques se debieron a la cancelación de los acuerdos nucleares de Argentina con Irán, otras al envío de naves a la Guerra del Golfo en alianza con los Estados Unidos.

Mauricio Macri buscó desde un inicio recomponer las dañadas relaciones con Israel después del pacto con Irán de Cristina Kirchner para dar una vuelta de página en la causa AMIA.

Macri logró que Benjamín Netanyahu viajara a a Buenos Aires en 2017 en la que sería la primera gira de un premier israelí a Sudamérica. Pero no llegó a viajar ni a Tel Aviv ni a Jerusalén.

Macri hizo un fuerte gesto positivo hacia la colectividad, hacia Israel y Estados Unidos al declarar que Hezbollah pasaba a integrar la lista argentina de grupos considerados terroristas. Fue en 2019. No había sostén jurídico para utilizar estos argumentos con Hamas. Tampoco ahora, aunque una posiblidad sería considerar las víctimas argentino israelíes del ataque del 7/10.

Durante el gobierno de Macri se emitió un comunicado reconociendo la necesidad de que existan dos estados y con respecto a Jerusalén se sostuvo: «Al igual que la mayor parte de la comunidad internacional, la Argentina apoya el régimen internacional especial de Jerusalén, conforme lo establece la Resolución 181 (1947) de la AGNU, así como el libre acceso, visita y tránsito sin restricción a los Lugares Santos para los fieles de las 3 religiones monoteístas (judaísmo, cristianismo e Islam), por lo que Argentina lamenta medidas unilaterales que pudieran modificar este estatuto especial.»

Ningún presidente antes de Milei se planteó trasladar la embajada de Tel Aviv a Jerusalén.



Fuente Oficial