6.7 C
Mendoza
24 de junio de 2024
FM Del Condado
Image default
Política

Confirman la prisión preventiva de los Albini por la causa de las tarjetas de débito



La Justicia penal de La Plata ratificó la prisión preventiva del dirigente del Frente Renovador Facundo Albini y de su padre, Claudio Albini, involucrados en la causa por estafas con las tarjetas de débito de la Legislatura bonaerense.

Con esta decisión de la Cámara de Apelaciones de La Plata, los Albini y Julio «Chocolate» Rigau -el puntero que fue detenido cuando extraía plata de 48 plásticos en un cajero automático del Banco Provincia- deberán permanecer detrás de las rejas hasta que concluya el proceso penal.

En los tribunales provinciales este tipo de casos puede demorar más de tres años hasta llegar al trámite del juicio oral.

Los Albini y Rigau están considerados como presuntos miembros de una asociación ilícita que se dedicaba a defraudar al Estado bonaerense. Sólo con los elementos que reunió la investigación, a cargo de la fiscal Betina Lacki, se estima que el desfalco sería por 800 millones de pesos.

Rigau ya estaba con prisión preventiva confirmada hace dos meses. Ahora, la Sala III de la Cámara de Garantías y Apelaciones ratificó el mismo criterio para Facundo Albini, ex concejal entre 2019 y 2023, reelecto en la lista que encabezaba el actual intendente de La Plata, Julio Alak. Y de su padre, Claudio, ex subjefe de personal de la Cámara de Diputados y también vinculado al massismo.

En un fallo dividido, los jueces rechazaron un pedido de excarcelación planteado por la defensa a cargo de Gustavo Galasso. Sostienen que disponer la liberación podría provocar “riesgos procesales”, porque los acusados tendrían oportunidades para entorpecer la investigación: podrían fugarse o amedrentar a los testigos.

En el estudio jurídico de Galasso dijeron que apelarán a la Casación, porque argumentan que la figura de asociación ilícita (cuestionada por la defensa) no fue ratificada por dos de los camaristas. Y el tercero -que votó en disidencia- considera que no estaría configurado ese delito penal en este caso.

Para el juez Ernesto Ferreira, los Albini serían responsables de fraude a la administración pública. No obstante, suscribió a la postura de mantener el encierro de los dirigentes políticos.

Los magistrados Fernando Mateo y Miriam Ermili conformaron la mayoría que rechazó el pedido de la defensa.

Los Albini están en una celda de la alcaidía Roberto Petinatto de La Plata desde noviembre pasado. Por eso Facundo -apoderado del Frente Renovador de la Provincia- no pudo acceder a su banca de concejal.

El juez que instruye en primera instancia, Guillermo Atencio, sostiene que forman parte de una banda dedicada a defraudar al fisco. Pero que no serían los «jefes». La hipótesis de Atencio es que hay eslabones más arriba, que tendrían el manejo de estos fondos extraídos del parlamento provincial.

La apertura del celular de Rigau -dispuesta por la fiscalía- determinó el vínculo del recaudador con el edil platense y el ex funcionario parlamentario. Al parecer, «Chocolate» rendía la plata que sacaba de las cuentas de los supuestos empleados a esos dirigentes.

El hombre de las 48 tarjetas

El 9 de septiembre estalló este caso que puso en shock a la política bonaerense. Ese día detuvieron a Rigau en un box de cajeros del Bapro de 7 y 54. Tenía 48 tarjetas de débito y 2,1 millones de pesos en bolsas de consorcio.

Pero la fiscalía pudo detectar la presencia de otros actores que realizaban tareas similares a Rigau. Y se abrió la vertiente Senado: un hombre y una mujer se cruzaban con el recaudador en los cajeros por la madrugada. Lacki pidió informes al banco y detectó que esas personas tambien sacaban dinero de 39 tarjetas que pertenecen a empleados del Senado.

En plena feria de enero, Lacki dispuso una serie de medidas para avanzar con esta línea. Convocó a los dueños de esos plásticos a declaracion testimonial para fines de febrero y principios de marzo. También reclamó el listado de todos los agentes que se desempeñan en la Secretaría Administrativa de la Cámara de Diputados.

Esos agentes también deberán declarar. Lacki quiere hacer una trazabilidad del recorrido que tuvieron los expedientes de la designación de cada uno de los empleados cuyas tarjetas manejaba «Chocolate». Con esa información, podría acercarse a los responsables políticos de esos contratos, según especulan en el fuero penal.

La Plata (Corresponsalía)



Fuente Oficial