Policiales

polémica y fuerte operativo para que «Mameluco» Villalba no se fugara camino al juicio

todaymarzo 5, 2024

Fondo


Miguel Angel «Mameluco» Villalba (60) es uno de los narcos más pesados de San Martin. Condenado a 27 años de prisión está catalogado como un preso de «alto riesgo». Por eso vive en un módulo de aislamiento en el Complejo Penitenciario I de Ezeiza y por eso su traslado esta martes a la mañana a los Tribunales de Morón fue un verdadero lio.

Villalba esta acusado de ser el ideólogo del secuestro y crimen de Candela Sol Rodríguez, ocurrido en 2011, caso cuyo segundo juicio (ya hubo tres condenas en 2019) acaba de comenzar en la sala de audiencias el Tribunal Oral en lo Criminal 6 de Morón.

Por temor a que se escapara en el trayecto de la cárcel a los tribunales, el Servicio Penitenciario Federal (SPF) desaconsejó moverlo y propuso que asistiera al juicio de manera virtual. Pero el tribunal insistió en su presencialidad y eso desató una serie de decisiones polémicas y tironeos que concluyeron esta mañana con un operativo extremo de seguridad.

Según pudo chequear Clarín (reservando detalles de la cápsula en la que es trasladado Villalba) «Mameluco» viajó en un móvil blindado. En total se usaron 9 móviles del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) con 30 agentes armados y un décimo móvil lleno de policías del grupo Halcón de la Policía de la Provincia de Buenos Aires.

¿Por que intervino Provincia si Villalba está en una cárcel Federal?

El juicio "Candela 2" comenzó este martes en los Tribunales de Morón con Villalba y Moreira presentes. Foto: Luciano ThiebergerEl juicio «Candela 2» comenzó este martes en los Tribunales de Morón con Villalba y Moreira presentes. Foto: Luciano Thieberger

La pregunta no tiene una respuesta sencilla: cuando el TOC 6 de Morón insistió en que Villalba debía ser llevado a Tribunales, el Servicio Penitenciario Federal – que maneja el complejo de Ezeiza- hecho mano de una reglamentación interna que dice: los traslados de los internos alojados en unidades del ámbito de este Servicio Penitenciario Federal solicitados por los distintos tribunales y o juzgados provinciales serán canalizados a través de los servicios penitenciarios de aquellas jurisdicciones».

En otras palabras, luego de argumentar sin éxito ante la Justicia que mover a Villalba era prácticamente una locura en términos de seguridad, el SPF le tiró la pelota a sus colegas del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB).

Estos fueron a buscar a «Mameluco» cuando aún era de noche y lo depositaron en los tribunales de Morón sobre las siete de la mañana. Pero el tironeo duro hasta ultima hora del lunes.

«El juicio va a durar hasta abril, con tres audiencias por semana. Es impracticable llevar y traer a Villalba de Ezeiza, con seguridad, cada vez que haya una audiencia», resumió a Clarín una de las fuentes comprometidas con el éxito del traslado.

Un preso de «alto riesgo» no puede cumplir rutinas al moverse. Siempre los horarios y rutas cambian y los custodias deben ser diferentes para garantizar que no se fugue.

Se estima que el segundo juicio por Candela durará hasta abril y tendrá tres audiencias semanales. Foto: Luciano ThiebergerSe estima que el segundo juicio por Candela durará hasta abril y tendrá tres audiencias semanales. Foto: Luciano Thieberger

Un verdadero desafío, que puede salir mal.

Juicio Candela 2

El que arranca ahora es el llamado «juicio Candela II» y los cuatro personajes del banquillo de los acusados son más complejos e incluso hay uno, el carpintero Néstor Altamirano (62), que aparece totalmente descolgado del perfil del resto del grupo. A él se lo acusa de haber sido quien alimentó a la víctima durante su supuesto cautiverio en la llamada «casa rosa», ubicada en Kiernan 992.

El personaje principal del juicio es Villalba (60) uno de los narcos más pesados de San Martín, un histórico que en su momento quiso ser intendente. A él se lo acusa de mandar secuestrar a Candela como una venganza narco contra Alfredo «Juancho» Rodríguez, el papá de la nena.

Al momento del secuestro, Rodríguez estaba preso acusado de piratería del asfalto. Cuando los investigadores le preguntaron quién querría perjudicarlos nombró a varios narcos de la zona (no a Mameluco) y a Héctor «El Topo» Moreira (53), confeso buchón de la Policía bonaerense.

Según «Juancho», un compañero de la cárcel le había comentado de que Moreira andaba diciendo que él sobrevolaba las villas de San Martín con un helicóptero de la Federal, marcando gente.

Moreira es el segundo acusado en importancia en el juicio. De acuerdo a la composición de lugar del fiscal Mario Ferrario, fue «El Topo» quien convenció a «Mameluco» que «Juancho» Rodríguez lo había entregado a la Policía Federal (para encubrir que en realidad había sido él el traidor).

A Moreira también se lo señala como la persona que levantó a la nena el día 22 en la camioneta Ford EcoSport de su sobrina, junto al esposo de ésta, el policía de la bonaerense Sergio Chazarreta (55), el tercer pesado del caso «Candela II».

Moreira llega al juicio libre y según su histórico abogado, Sergio Doutres, hace tiempo que no anda ni con malandras ni con policías. «Sigue con su trabajo de ambulanciero para una empresa de emergencias privada», le dijo Doutres a Clarín y adelantó que se opondrá a que en este juicio se incorpore por lectura a varios testigos de cargo que declararon en el primer debate.

«Mameluco», tapado de causas en su contra, eligió llegar a juicio con defensor oficial. El que contrató a un abogado de alto perfil fue el ex policia Chazarreta, quien tendrá en su rincón a Alejandro Montone. Con un pasado polémico en la Justicia Federal de Capital, Montone tuvo entre sus clientes más recientes al ex juez de Casación Bonaerense Martín Ordoqui y también a Marcelo Bruera, hermano del ex intendente de La Plata. Ambos protagonistas de dos explosivos casos de corrupción.

Para la fiscalía, el caso fue tan mal investigado que, en su momento, el fiscal Mario Ferrario pidió que fueran a juicio los jefes policiales de la época: Juan Carlos Paggi, que era el jefe de la Bonaerense, su poderoso numero dos, Hugo Matzkin, y quien era jefe de investigaciones, Roberto Castronuovo.

Pero en diciembre de 2020 la Cámara de Casación Penal bonaerense confirmó el sobreseimiento de los tres comisarios generales. Ese fue el final de lo que pudo ser el juicio «Candela 3». El debate hubiera sido digno de verse



Fuente Oficial

Escrito por admin

Rate it

Comentarios de las entradas (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


0%