El Mundo

La dramática historia de la niña que fue criada por perros, ladraba y caminaba en 4 patas

todaymarzo 4, 2024 2

Fondo


Oxana Malaya llegó al mundo el 4 de noviembre de 1983. La historia cuanta que tenía apenas tres años cuando fue abandonada a su suerte por sus padres alcohólicos.

En ese entonces, cuando ella nació, su familia habitaba en una zona muy empobrecida de Ucrania. Una zona marginal que era frecuentada por perros salvajes.

Y, aunque parezca increíble, ellos la dejaron siendo tan solo una niña fuera de su casa, en las frías calles de Nova Blahovishchenka, su pueblo.

En un intento desesperado por sobrevivir, Oxana encontró refugio y compañía entre una manada de perros callejeros.

Es que la pequeña vivió en una caseta de perro tras su vivienda, donde fue cuidada por estos animales, de los que asimiló su comportamiento y maneras.

Esta «crianza animal» le enseñó a adoptar comportamientos y habilidades de supervivencia que distaban mucho de las humanas.

La "crianza animal" hizo que Oxana tuviera comportamientos que distaban de lo habitual. Foto: CapturaLa «crianza animal» hizo que Oxana tuviera comportamientos que distaban de lo habitual. Foto: Captura

La historia de Oxana, la niña abandonada que fue criada por perros

Fue así que Oxana aprendió a comunicarse a través de ladridos y gruñidos, caminaba en cuatro patas, y sus hábitos alimenticios incluían lamerse para limpiarse y consumir carne cruda o restos encontrados en los contenedores de basura.

Esta tremenda forma de vida no solo alteró su desarrollo físico sino, también, su capacidad de interacción social y su desarrollo cognitivo.

No fue hasta que tuvo nueve años que las autoridades ucranianas tomaron conocimiento de su situación. Y todo debido a que Oxana le ladró a un vecino.

Sin embargo, su rescate no fue sencillo, ya que la manada de perros que la había adoptado como uno de los suyos la protegía ferozmente a Oxana de cualquier intervención.

Finalmente, la policía logró llevar a cabo el rescate distrayendo a los perros con comida.

Eso sí, su reintegración a la sociedad humana no fue un proceso ni rápido ni fácil.

A pesar de ser rescatada y puesta bajo el cuidado de una institución especial, los expertos determinaron que Oxana tenía la capacidad mental de una niña pequeña, y dudaban de su capacidad para aprender a leer o adquirir otras habilidades consideradas útiles.

Años después de su rescate, ella buscó reencontrarse con su familia biológica y logró conectarse con su padre y una media hermana en 2006.

Oxana buscó reencontrarse con su familia en 2006. Foto: CapturaOxana buscó reencontrarse con su familia en 2006. Foto: Captura

A pesar de este reencuentro, Oxana confiesa que aún se siente profundamente sola, a menudo recurriendo a sus antiguos hábitos cuadrúpedos cuando la soledad se hace insoportable.

En ese momento, a la edad de 23, la joven vivía en un hogar para gente con discapacidad que tenía una granja donde ella ayudaba a cuidar a las vacas.

Crecer en condiciones extremas: el caso de Oxana no es el único

El caso de Oxana Malaya es uno entre aproximadamente cien casos conocidos de niños ferales en la historia, personas que han crecido en condiciones extremas fuera del entorno humano convencional.

Su historia pone de manifiesto la resiliencia humana y la capacidad de adaptación, a la vez que destaca las consecuencias duraderas de la negligencia y el aislamiento en el desarrollo humano.

Con información de Carlota Bisbe, La Vanguardia.



Fuente Oficial

Escrito por admin

Rate it

Comentarios de las entradas (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


0%