Política

revelan que estaba amenazado y hay datos que no cierran de su última cena

todaymarzo 3, 2024 1

Fondo


El senador Matías Rodríguez estaba siendo amenazado. Antes de ser encontrado muerto en su casa el 18 de octubre pasado, en un episodio que la Justicia considera un suicidio, el fallecido dirigente de La Cámpora venía sufriendo intimidaciones y aprietes.

Se había separado de su ex esposa Laura Ávila hacía meses y horas antes de morir supo que ella mantenía un affaire con un amigo suyo y padrino de su boda: el intendente de Ushuaia, Walter Vuoto.

El dato de las amenazas lo reveló el gobernador de Tierra del Fuego, Gustavo Melella, que en un fuerte mensaje público en diciembre le pidió a la Justicia provincial “que actúe como tiene que actuar” para esclarecer las situaciones que rodearon el suicidio del joven senador peronista, de apenas 41 años.

Gente cercana me confirma que Matías iba teniendo amenazas y habría que ver de quién, separo esto de lo que dijo Walter porque no estoy acusándolo ni contradiciendo lo que dijo, pero la Justicia tiene que investigar y hay elementos”, reclamó el gobernador, destapando un elemento que dispara sospechas en torno a las últimas horas del senador.

¿Fue amenazado tras la pelea que tuvo con Vuoto o antes? ¿Cómo y quiénes lo amedrentaron? ¿Era algo de larga data que venía desgastando la cabeza del político que atravesaba un endeble momento sentimental? ¿Por qué lo amenazaban?

A cuatro meses del trágico suceso, la Justicia no presenta avances en la investigación para reconstruir las horas finales del joven dirigente fueguino; hay datos que no cierran de su última cena. Y el celular, la notebook, un iPad y una misteriosa valija roja que desaparecieron de la escena y podrían ser claves para dilucidar el caso siguen sin rastro.

Según pudo reconstruir Clarín en base a personas cercanas a Rodríguez y fuentes vinculadas al caso, el senador estaba recibiendo amenazas recurrentes en sus últimos días con vida.

Le decían que le iban a armar una denuncia por abuso de menores, por tenencia de pornografía infantil y que lo iban a vincular a un caso de lavado de dinero. Que iban publicar materiales contra él en redes sociales para viralizar esas fake news; destruir su reputación.

Amenazas, «malandras» y dudas de su última cena

El deceso del senador destapó una trama de amenazas y operaciones de las que venía siendo víctima hacia tiempo. A las pocas horas de que Matías Rodríguez apareciera muerto, diferentes teléfonos del poder local, sobre todo de dirigentes con aceitado acceso a la Justicia, comenzaron a sonar y a recibir mensajes privados.

Matías Rodríguez junto a Walter Vuoto, el senador José "Nato" Ojeda, y el intendente de Río Grande, Matías Rodríguez. Matías Rodríguez junto a Walter Vuoto, el senador José «Nato» Ojeda, y el intendente de Río Grande, Matías Rodríguez.

“A mí me habían mandado a amenazarlo. ¿Sabés si aparezco mencionado en la causa?”, fue la pregunta repetida por los “malandras de acá”, como prefiere llamarlos la fuente consultada por Clarín, que cuando comenzó la investigación judicial recibió varias consultas de ese tipo.

En esa categoría, la de malandras, incluye a poderosos gremialistas que funcionan muchas veces como fuerza de choque de la política, pero también a personas reincidentes con antecedentes penales conocidos en la provincia.

“A Matías lo venían amenazando con denuncias de lavado de dinero y abuso de menores, incluyendo pornografía infantil. Querían instalar que era un desequilibrado psicológicamente”, explica otra persona que tenía diálogo periódico con el senador peronista. «Hacía tiempo le venían diciendo que le iban a mandar a gente del gremio de camioneros a buscarlo«, sigue.

Su versión fue confirmada a este medio por varias personas vinculadas al fallecido senador que prefieren mantener reserva de su identidad.

¿Por qué Rodríguez no denunció esas intimidaciones? Ya lo había hecho en su momento, cuando había recibido una amenaza de muerte. Presentó las pruebas y no se investigó. «La Justicia no hizo nada cuando denunció amenazas de muerte, ¿para qué iba a insistir?», le cuenta a Clarín un íntimo del senador. Desconfiaba.

Lo cierto es que cada vez que Rodríguez volvía a la isla, vivía un infierno personal. En las redes, los bombardeaban con mensajes sobre la relación entre su ex y Vuoto, que ambos le negaban. Una vez, aterrizó en Ushuaia y se encontró con un pasacalles sobre el amorío que ya a esa altura era vox populi.

Notaba también cómo desde La Cámpora, orga kirchnerista que el construyó de cero en la isla junto a un reducido grupo de jóvenes, muchos le jugaban en contra. «Era una bomba de tiempo, lo operaban todo el tiempo, le querían hacer un vacío«, describe uno de sus amigos.

Por esa razón, en medio de la trunca carrera presidencial de Sergio Massa, había asumido responsabilidades en asesorar equipos de otras provincias. La campaña, por momentos, lo hacía olvidar lo que pasaba en el fin del mundo.

Además del trabajo en el Senado, también la casa que había alquilado lo mantenía ocupado. “Encontré un lugar que me gusta”, les decía a sus amigos. Era una suerte de oasis, en la Ushuaia a la que siempre retornaba sabiendo que todo iba a ser un caos.

La casa donde el senador Matías Rodríguez apareció muerto el 18 de octubre pasado. Se había mudado allí hacía dos meses tras la separación de su pareja.La casa donde el senador Matías Rodríguez apareció muerto el 18 de octubre pasado. Se había mudado allí hacía dos meses tras la separación de su pareja.

Esa casa de la calle Del Monte al 1330, que había decorado a su manera, fue el lugar donde tuvo su última cena. Le había pedido a sus custodios que le fueran a buscar un pescado pero cuando llegaron con el pedido se los devolvió, porque le había caído gente.

Era la noche del 17 de octubre. A la tarde había participado de un acto con diferentes dirigentes peronistas para celebrar el Día de la Lealtad. Fue su última aparición pública y quedó registrada en video: se lo ve desmejorado, poco efusivo a la hora de cantar la marcha peronista.

¿Con quién cenó el senador Rodríguez esa noche? ¿De qué se habló en esa cena? ¿Pudo eso haber sido el detonante para que fuera a la casa de Vuoto para ver si allí estaba su ex?

Son todos interrogantes cuyas respuestas podrían estar en el celular de Rodríguez que ahora está en poder de la Justicia, esperando ser periciado fuera de la isla. De todas formas, aún siguen sin aparecer dos elementos clave del senador: otro celular que usaba y su computadora Mac.

Faltaron también de la casa de Rodríguez un iPad y una valija roja carry on que figura en el expediente. En ella habría estado el arma Glock 9mm con la que se disparó. Él mismo le pidió a uno de sus custodios que la buscara en la casa de su secretaria y la llevara a su casa. Por entonces, nadie sospechó nada raro.

Una versión indica que esos elementos fueron sustraídos del lugar ya con Rodríguez muerto y estarían en manos de una integrante de La Cámpora. Otra hipótesis es que esos aparatos los hicieron desaparecer. ¿Estarían allí las amenazas? Las pesquisas judiciales no arrojaron certezas.

Golpiza, WhatsApp a La Cámpora y una carta rota

Matías Rodríguez y Walter Vuoto. El senador murió el 18 de octubre, para la Justicia se trató de un suicidio, pero quedan interrogantes en el caso.Matías Rodríguez y Walter Vuoto. El senador murió el 18 de octubre, para la Justicia se trató de un suicidio, pero quedan interrogantes en el caso.

Tras esa cena del Día de la Lealtad en su casa, Rodríguez empezó a llamar a Ávila poco después de las 5 de la mañana, y como no le contestaba caminó los dos kilómetros que separaban su casa de la del intendente Vuoto, donde había rastreado que estaba el iPhone de su ex. Llegó a las 5:40 de la mañana del 18 de octubre.

Fue allí cuando, según el relato en sede policial de la propia Ávila, hoy concejal de Ushuaia, Rodríguez y Vuoto forcejearon en la planta baja de la casa. Luego siguieron peleando arriba, cuando el senador «rompió una puerta» para acceder a la habitación donde estaba ella y todo terminó en escándalo, con su ex con una ceja rota tras una golpiza.

Vuoto dijo que se trató de un forcejeo; la autopsia, lo contrario.

«La diversidad de las lesiones y las particularidades de la misma, descarta que se haya tratado de tal (un simple forcejeo), sino que hubo serias agresiones físicas hacia el Senador«, señaló el informe médico, que marca que fue sujetado del brazo derecho, recibió una trompada en la cara que lo dejó aturdido, cayó al suelo de rodillas y en el piso, ya indefenso, fue agredido a patadas.


autopsia

El resto, tal como contó Clarín sobre el caso, fue una concatenación de hechos -entre llamadas a custodios, su secretaria, su ex pareja y su psiquiatra- que terminaron con un mensaje despedida que envió Rodríguez al grupo de WhatsApp de La Cámpora a las 17:47, pero que enseguida fue borrado, y otro que envió a su familia.

Esta madrugada del 18 de Octubre encontré a Walter Vuoto y Laura Ávila en la habitación matrimonial de Walter. Me confesaron ser amantes hace tiempo. Mi amigo, padrino de bodas y padrino de uno de mis hijos, ella, mi esposa y el amor de mi vida. Matías Rodríguez. DNI 29.092.588”, decía el mensaje que se hizo viral en cuestión de minutos.

A las 18:05 Rodríguez llamó a su ex pareja, pero ella -que estaba en la casa de Vuoto- no lo atendió. Un minuto más tarde, el senador envió otro mensaje al grupo de WhatsApp familiar, que compartía con ella y sus hijos para decirles que los amaba.

Al verlo, ella intentó llamarlo sin éxito a las 18:25 y 18:26. Y a las 18:27 se comunicó con uno de los custodios, escuchó un grito de fondo y decidió ir hasta el lugar con su hijo.

La foto que publicó el 17 de octubre el intendente de Ushuaia, Walter Vuoto, con la concejal Laura Ávila, expareja del senador Matías Rodríguez.La foto que publicó el 17 de octubre el intendente de Ushuaia, Walter Vuoto, con la concejal Laura Ávila, expareja del senador Matías Rodríguez.

Cuando llegó, según declaró, estaban ambos custodios y una persona a la que no conocía, y ahí fue cuando uno de los seguridad le dijo que Rodríguez «se había matado».

En el domicilio de Rodríguez, además del mensaje que envió por WhatsApp a La Cámpora, se encontró otra nota manuscrita, rota en algunas partes, con duras acusaciones contra el intendente Vuoto.

«La verdad los hará libres«, se titula el manuscrito encontrado en el que apunta a su ex aliado político de «acumular dinero» y «amenazar«.

A cuatro meses del trágico suceso, las pericias al teléfono del senador de La Cámpora siguen sin conocerse. Walter Vuoto, a pesar de la recomendación policial para que sea citado y de que siempre dijo estar a disposición, nunca declaró en la causa. El expediente sigue abierto, pero sin avances.

El reclamo del gobernador y qué dijo Vuoto

Las palabras del gobernador Melella, pronunciadas en diciembre pasado, detonaron un cimbronazo político en la isla, pero poco importó en tribunales, donde la causa sigue parada, a pesar de que en sede judicial dan por descartado que se trató de un suicido y que no intervino un tercero.

El gobernador habló después de que el intendente de Ushuaia rompiera el silencio. El líder camporista es una de las personas que tuvo contacto con Rodríguez horas antes de su muerte, pero nunca fue citado a declarar.

En la causa figura que se agarró a trompadas con el senador cuando él fue a su casa y descubrió que tenía una relación con su esposa que le habían ocultado.

Vuoto se refirió el 8 de diciembre a la muerte de Rodríguez, tras casi dos meses de silencio absoluto, en los que no tuvo actividad alguna en redes. Ni siquiera fue a votar en las elecciones generales, días después de la tragedia que enlutó a la política fueguina. “No tenemos nada que esconder”, dijo.

Video

El Intendente Walter Vuoto habló por primera vez de la muerte del senador Matías Rodríguez.

“No es como se dijo en algunos medios, es un fake, no tenemos nada que esconder, siempre he estado a disposición, no hay que alimentar el morbo. No existe tal golpiza, es una locura, sí existió una discusión que está en la causa. No hay nada que esconder”, se defendió.

En su descargo público, Vuoto negó la golpiza, pero Melella fue contundente al describir la gravedad de las lesiones.

“Leí el informe del perito, he visto fotografías y no digo que fuera Walter, él capaz tuvo la discusión que mantuvo y los golpes fueron después, pero Matías sufrió golpes y eso la Justicia lo tiene que investigar”, sostuvo. “Si fuera cualquier persona que se suicida y aparece con golpes la Justicia investiga las últimas 24 horas y el entorno”, insistió.

Enseguida, Melella reveló un dato desconocido del caso y contó que Matías Rodríguez venía siendo amenazado antes de la noche en la que terminó agarrándose a trompadas con Vuoto y luego sufrió una paliza, según arrojó la autopsia de su cuerpo realizada por los forenses.

Otro punto oscuro del caso fue planteado también por el gobernador Melella. ¿Por qué los custodios del senador no informaron sobre la golpiza que sufrió?

“Era un senador que tenía custodios y debían haber denunciado que fue golpeado porque están obligados, pese a que él mismo les pidiera que no”, insistió el mandatario, en un claro reclamo por la causa a cargo del juez de instrucción 3 de Ushuaia, el Dr. Federico Vidal.

Allegados de Rodríguez no dudan del rol de los expolicías Horacio Leguizamón y Alberto Miño. «Tenían la confianza absoluta de Matías, lo querían y fue a los únicos que les reventaron la casa en los allanamientos, mientras que al intendente ni lo citaron a declarar», dicen.



Fuente Oficial

Escrito por admin

Rate it

Comentarios de las entradas (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


0%