Espectáculos

la banda que difundió la cultura gay sin que la dictadura militar se diera cuenta

todaymarzo 1, 2024 1

Fondo


La nostalgia es un negocio fabuloso que revive hasta a los zombies muertos por un flechazo de Daryl en The Walking Dead. Esos no se levantan más. En el mundo de la música, el fenómeno es completamente distinto aunque igual de sobrenatural.

Se acaba de anunciar un recital conjunto de dos bandas que supieron provocarle sarpullido a la piel de verano de antiguos carnavales cuando los 70 se apagaban indefectiblemente: el próximo 9 de mayo en el Luna Park, se presentarán Kool & The Gang y Village People, dos grupos que el público suele meter en el generoso bolsón de la música disco. Aunque se trate de cosas muy distintas.

El combo big-funk Kool & The Gang ha tenido una vida normal y longeva; algunos miembros ya se han ido, otros han partido hacia la eternidad y el grupo se ha ido renovando por causas naturales o conflictos de intereses.

Village People, un invento de los productores franceses  Jacques Morali y Henri Belolo. Foto de prensaVillage People, un invento de los productores franceses Jacques Morali y Henri Belolo. Foto de prensa

Village People es un grupo completamente diferente y podría decirse que ni siquiera es una banda: es un producto de diseño que fermentó en la mente de dos productores franceses, Jacques Morali y Henri Belolo, quienes estuvieron atentos a otro fenómeno que producía la música disco y que en su tiempo no era claramente evidente: la emergencia de la cultura gay.

Una idea magistral

A comienzos de aquellos años ’70, los gays resistían los embates de la cultura heterosexual con las puertas bien cerradas de discotecas especiales para no ser molestados. Eran lugares sin promoción, alejados del ojo público.

Village People en una escena de su película "You can't stop the music".Village People en una escena de su película «You can’t stop the music».

Con la llegada de la música disco fue inevitable que esa cultura atrapada saliera a la luz en inmensos locales como Studio 54. No solo eso: el ecosistema gay comenzó a ser legitimado y celebrado por los más audaces miembros de la élite artística de Nueva York.

Para Morali y Belolo, todo comenzó con un nativo piel roja luciendo todo su ornamento, su maquillaje y sus plumas, al que ambos siguieron cual detectives. El hombre entró directo al escenario de un establecimiento llamado The Anvil, para bailar ante una audiencia absolutamente masculina, enloqueciendo a los parroquianos que suspiraban mientras el hombre danzaba sobre una mesa.

Video

La banda se presentará el 9 de mayo en el Luna Park junto a Kool & The Gang y DJ Pont Lezica.

Observándolo, Morali comenzó a dibujar en su mente una idea magistral. Así como Berry Gordy, diseñó al sello Motown como una fábrica de hits que apuntaba a las audiencias blancas, Morali pensó en un grupo camp (la rama extrema de lo kitsch) en donde cada miembro representara un estereotipo de la cultura masculina. Pero que lo pudiera consumir todo el mundo

Felipe Rose, el nunca comprobado nativo americano que los intrigó, fue el primer reclutado. Los otros respondieron a un aviso publicado en Village Voice, nombre que tuvieron en cuenta a la hora de bautizar el proyecto: «Village People» aludía a la población del Greenwich Village, que en Nueva York se relaciona con el arte, la cultura en general y la vida bohemia.

Victor Willis, el policía de Village People. Foto: APVictor Willis, el policía de Village People. Foto: AP

La pieza clave fue Victor Willis, que era el único que podía cantar en serio, y que haría de policía, de patovica y otros personajes. La nómina se completaba con un obrero de la construcción, un motoquero, un cowboy y un soldado.

También debieron convocar a dos letristas, Peter Whitehead y Phil Hurt y un productor que delineara la música, Horace Ott, porque Morali no era músico. Pero tampoco era un improvisado; ya había demostrado su olfato con una creación anterior: The Ritchie Family, que tuvo hits como Brazil y The Best Disco In Town en 1975, y 1976, respectivamente.

Los primeros hits

Village People comenzaría con paso tambaleante; su primer simple, San Francisco (You´ve Got Me), apenas movió el amperímetro. El segundo, la ridícula canción Macho Man, sí llegó al puesto 25 de los charts generales. Ese éxito les hizo armar de apuro una banda de verdad que acompañara a los bailarines en sus presentaciones.

Un show de Village People en vivo en el año 2000.Un show de Village People en vivo en el año 2000.

El plato fuerte sería servido en 1978, el año dorado de la música disco, que encontró en YMCA a uno de los éxitos más grandes del año, pese a que se estacionó en el número dos de las listas: Le Freak de Chic y Da Ya Think I’m Sexy de Rod Stewart le prohibieron el acceso a la cima.

Es imposible ver hoy el video de la canción y no partirse de risa con la destartalada discografía de los disfrazados y el doble sentido del tema. La YMCA (Asociación Cristiana de Jóvenes) es una entidad fundada a mediados del siglo XIX para alejar a los jóvenes del malvivir y del peligro del alcohol. Tiene un hotel muy accesible en Nueva York que aun funciona: frente a él danzaron los miembros de Village People en su video.

La tapa del single con "YMCA", de Village People. La tapa del single con «YMCA», de Village People.

La letra de la canción hablaba de las bondades de pertenecer al YMCA: “Muchacho, no hay necesidad de sentirse mal (…) Es divertido quedarse en el YMCA, tienen todo para el disfrute de los jóvenes, y podés pasar el rato con todos los muchachos”.

La ironía y guiño gay pasó absolutamente desapercibida en Argentina. YMCA desató un furor por la coreografía que replicaba corporalmente las iniciales sin mucho esfuerzo, y copó las discotecas de todo el planeta.

En 1979, Tato Bores la bailaba los domingos en televisión como cierre de su inolvidable Tato Para Todos, y escogió otro tema Can’t Stop The Music, para la temporada 1980 de su ciclo que coincidió con la llegada de Village People al país.

Village People, el grupo con formación siempre cambiante de bailarines. Foto de prensaVillage People, el grupo con formación siempre cambiante de bailarines. Foto de prensa

La dictadura militar no puso ningún impedimento pese a que la revista Flash consideraba al grupo como “líder musical del movimiento homosexual”. Hubo un desaire a Tato Bores cuando Village People, contratado por Canal 13, se negó a bailar junto al cómico “porque no hacían payasadas”. Era evidente que el éxito se les había subido a la cabeza y que no registraban el ridículo propio.

No solo en Argentina se comprobó la inmunidad militar al doble sentido, porque en Estados Unidos la Armada estuvo a un tris de adoptar su hit de 1980, In The Navy como tema de reclutamiento. La canción aludía a las fantásticas posibilidades que se podían encontrar en aquel entrenamiento; pícara la letra, utilizaba la palabra “seamen” (marinero) que suena igual a semen.

Sin embargo, el sponsoreo se limitó al préstamo de un barco para que pudieran rodar su video clip, igual de ridículo que el de YMCA, en las instalaciones que la Armada posee en San Diego. Pusieron a su disposición también a la tripulación del barco. Delicias de la parodia.

Tapa de uno de los tantos compilados de grandes éxitos de Village People.Tapa de uno de los tantos compilados de grandes éxitos de Village People.

Lo interesante de la impostura de Village People era que la comunidad gay entendía claramente el chiste, pero el público general no se daba cuenta y pensaba que se trataba de una diversión inocente. En su libro, La Historia Secreta del Disco, el autor Peter Shapiro aventura que “probablemente Village People haya sido el arma más efectiva en la batalla por la inclusión de la cultura gay en el mainstream de Estados Unidos, luego de la píldora anticonceptiva”.

Cambios de formación

El historial de éxitos fue breve, ya que la música disco entró en serio declinar durante 1979 y Village People ya mostraba señales de pólvora mojada en su último éxito, Go West, que sería revitalizado en los años ’90 por Pet Shop Boys.

La actriz Valerie Perrine y el atleta Bruce Jenner junto a Village People en su film de 1979. Foto de prensaLa actriz Valerie Perrine y el atleta Bruce Jenner junto a Village People en su film de 1979. Foto de prensa

De todos modos, el grupo hizo una película (Don’t stop the music, con Valerie Perrine y Bruce Jenner) siguió adelante con enormes cambios de formación posibilitados por el formato de bailarines anónimos y disfrazados. Cada tanto, aprovechan algún revival de música disco.

El único integrante que permanece de los originales, Victor Willis, regresó al seno de Village People en 2017, ya rehabilitado y habiendo solucionado sus problemas legales. ¡Vaya ironía para alguien que supo encarnar a un policía!

El afiche de la película de Village People, que fue un éxito en Argentina. El afiche de la película de Village People, que fue un éxito en Argentina.

Fue la ley también la que le dio satisfacción ante su pedido de regalías por YMCA”, y la que posibilitó que pudiera usufructuar legalmente el nombre Village People junto con sus disfraces. Jacques Morali murió en 1991 a raíz de complicaciones de SIDA, y Belolo falleció mucho después, a los 82 años.

La música continúa y cada tanto Village People edita algún simple, pero más que nada gira por el mundo que sigue reclamando su presencia como el grupo que encarna lo “gay” en el otro sentido que el vocablo ofrece: “alegre”. Puede que la bola de espejos ya haya dejado de girar, pero la música jamás puede detenerse.



Fuente Oficial

Escrito por admin

Rate it

Comentarios de las entradas (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


0%