Espectáculos

el líder stone que perdió su lugar con Mick Jagger y Keith Richards y murió después de que lo echaran de la banda

todayfebrero 28, 2024 4

Fondo


Un 28 de febrero de 1942, en Cheltenham, Reino Unido, nacía Brian Jones (Lewis Brian Jones), uno de los fundadores de los Rolling Stones. También, quien marcara gran parte de la dirección musical de la banda en sus primeros tiempos.

Un aviso publicado por Brian Jones en mayo de 1962, en busca de músicos que se quisieran sumar a su proyecto de grupo de rhythm & blues, lo unió a Mick Jagger y Keith Richards, con quienes dos meses más tarde debutaría bajo el nombre de The Rollin’ Stones, que él mismo sacó de un disco de Muddy Waters que tenía a la vista mientras cerraba la primera fecha de la banda, en el Marquee.

Así, se convertía en una de las piezas esenciales en el nacimiento de The Rolling Stones, quizás la banda más grande de la historia del rock’n’roll, que aún 62 años después sigue en actividad. Multiinstrumentista de gustos eclécticos, Jones le dio a grupo un sonido único, con el que logró disputar con los Beatles la supremacía del rock británico.

Experto en el uso del slide guitar, grabó en diferentes temas piano, órgano, saxofón, armónica, sitar, marimba, dulcimer, clave y mellotrón, y fue quien reconoció que el blues negro, sobre el que se apoyaron los éxitos iniciales de los Stones, podía convertirse en música juvenil.

“Estaba obsesionado por los blues oscuros y era la contracara de la insulsa pasión que tenía Mick Jagger por Buddy Holly, por ejemplo”, cuenta Paul Trynka en su libro Brian Jones: The Making of The Rolling Stones (Viking), un trabajo que por cierto reconoce con justicia a Jones como un artista creativo.

La imprecisa y decepcionante mirada de Richards sobre Jones en su autobiografía Vida o la maniqueísta forma de definirlo por parte del primer manager de la banda, Andrew Loog Oldham, que intenta dejarlo como un imbécil, contrastan con el magnetismo de este rubio, de mirada profunda, angelical y a la vez oscura, dueño de un espíritu artístico nada conservador que logró transmitirle al grupo, aunque no llegó a firmar ninguna de las composiciones.

Brian Jones, experimentando con el sitar, que suena en "Paint It Black".Brian Jones, experimentando con el sitar, que suena en «Paint It Black».

Pionero de la World Music

Brian Jones fue quizá el primer músico de rock británico en investigar lo que hoy llamamos World Music, y en especial la música norafricana por la que sentía una especial atracción. Con él, los Stones sonaban diferentes a todos los demás; tuvo mucho que ver con la composición de Paint It Black, que interpreta con sitar, y de Ruby Tuesday, con flauta.

También tocó la marimba de Under My Thumb, los arreglos de guitarras de 19th. Nervous Breakdown, el teclado en Let’s Spend The Night Together, el potente riff de The Last Time (primer éxito de la banda) y Play With Fire, tema que habría llevado al ensayo, pero que quedó con la firma Jagger-Richards.

Video

La toma es de una presentación de la banda en el programa The Mike Douglas Show, con participación del público incluida.

Su trabajo con el slide en I Wanna Be Your Man se anticipó más de diez años al punk, y el de No Expectations es sencillamente delicioso.

Un poco de historia

Jones nació en una familia de clase media, en la que el padre, amante del jazz, tocaba el piano como un aficionado. Brian comenzó con el clarinete hasta que descubrió a Charlie Parker, a los 15, y pidió un saxo alto.

En los inicios de los años ’60 comenzó a circular por Londres y se hizo habitué del Ealing Jazz Club, de Alexis Korner, en cuya banda tocaban Charlie Watts la batería y Jack Bruce el contrabajo. Fue precisamente en ese pequeño escenario donde una noche subieron Jagger y Richards a una jam (improvisación) donde Jones estaba tocando Dust My Broom, y hubo una conexión inmediata.

Los Rolling Stones, en Londres, en 1963. Mick Jagger, Keith Richards, Bill Wyman, Brian Jones y Charlie Watts. Foto EFE/Terry O'NeillLos Rolling Stones, en Londres, en 1963. Mick Jagger, Keith Richards, Bill Wyman, Brian Jones y Charlie Watts. Foto EFE/Terry O’Neill

Por aquella época, Jones sabía qué dirección tomar musicalmente, y tras aquel encuentro, Jagger y Richards acudieron a su convocatoria y en julio de 1962 debutaron como The Rollin’ Stones en el club de Oxford St, un reducto bastante jazzero que frecuentaba, entre otros, John McLaughlin.

Ese día, el bajista fue Dick Taylor, que abandonó la banda por la falta de futuro que veía en sus integrantes. Se debe haber arrepentido bastante.

Video

En su plan de instrumentista, esta vez Brian Jones está a cargo del piano.

Si lidiar con el fracaso no es sencillo, lidiar con él éxito es mucho más complicado, y tanto Jones como el resto de los Stones de pronto se encontraron con una popularidad para la que quizás no estaban preparados.

Después del arrollador éxito de Satisfaction (I Can’t Get No) surgieron serias tensiones entre la dupla Jagger-Richards y Jones, no tanto por un asunto de liderazgo, que a Brian no le interesaba, sino por el enfoque artístico, por decirlo de alguna manera.

El conservadurismo de Mick y Keith exasperaban por momentos a Jones que buscaba seguir abriendo la banda a nuevos horizontes.

Brian Jones. El primer Stone, que a medida que la banda creció en popularidad y éxito fue cediendo su espacio a la dupla Jagger-Richards.Brian Jones. El primer Stone, que a medida que la banda creció en popularidad y éxito fue cediendo su espacio a la dupla Jagger-Richards.

Mientras que para Richards el mundo de la World Music era extraño al blues, para Jones era complementario. Un verdadero visionario que debió enfrentarse a cierta lógica comercial de Jagger y de Richards, que ayudados por la manifiesta inquina que le tenía el manager Oldham, veían a Jones como un rival.

Video

Es uno de los pocos temas en los que Brian Jones hace coros, además de tocar slide. 

Toda esta situación no hizo más que espesar el ambiente que, además, se iba poniendo cada vez más denso por el consumo de drogas que, evidentemente, le hacían muy mal a Brian.

Según Anita Pallemberg, que fue novia de Jones antes de ser pareja de Richards, tuvo espantosos viajes de ácido y una traumática detención policial. Todo esto melló sus energías emocionales, al punto de convertirlo durante un tiempo en un ermitaño.

Brian Jones, en una imagen de la muestra "Stones 50". Foto: EFE/Michael CooperBrian Jones, en una imagen de la muestra «Stones 50». Foto: EFE/Michael Cooper

Entre 1967 y 1969, Jones fue corriéndose, o fue corrido de la banda, y casi no tuvo participación en los planes del grupo. Sin embargo, seguía siendo una figura carismática que era bien recibida por el público, como cuando apareció presentando a Jimi Hendrix en el festival de Monterrey.

Durante la grabación de Beggars Banquet (1968), Jones partió rumbo a Marruecos para conocer a los flautistas de Jojouka, a los que grabó para un álbum que recién se editó en 1971, como Brian Jones present The Pipes Of Pan at Jojouka.

A su regreso estuvo tentando a varios músicos como John Lennon y Hendrix (con quien hizo varias grabaciones), entre otros, para formar un grupo aparte de sus respectivos proyectos, pero todos ellos estaban atados a férreas cláusulas contractuales que le impedían libertad de movimiento.

Video

El tema fue publicado como single en 1965, con «Play With Fire» como lado B. 

El desenlace llegó con la grabación de Let It Bleed (1969) en la que casi no participó y que presagiaba una próxima gira de presentación por los Estados Unidos, aquella que terminó con el malogrado concierto de Altmont.

Brian Jones no sólo no estaba listo para salir a la ruta con los Stones, sino que tampoco quería tocar con ellos.

En junio de ese año, Jagger, Richards y Watts se reunieron con él para pedirle que abandonara el grupo, lo que aceptó sin problemas. Para entonces, los Stones ya habían incorporado en guitarra a Mick Taylor, joven promesa de los Bluesbreakers de John Mayall.

Jovencísimos, Brian Jones, Bill Wyman, Mick Jagger, Watts, Ian Stewart y Keith Richards, le dan forma a la versión 1963 de los Stones.Jovencísimos, Brian Jones, Bill Wyman, Mick Jagger, Watts, Ian Stewart y Keith Richards, le dan forma a la versión 1963 de los Stones.

Amigo de la banda y periodista de la revista Bravo, Thomas Beyl, contó que se reunió con Brian al enterarse de la separación y que el músico le dijo: “Hace dos años me quise marchar del grupo y Mick me convenció para que me quedara, pero ahora ya está decidido. Los Stones suenan viejos y ya no es de mi gusto su música. Creo que están fuera de fecha. Quiero escribir mi propia música y tocarla. La separación era la única salida”.

No se había cumplido un mes de la salida de Jones de los Stones cuando Londres amaneció con la terrible noticia de la muerte del artista en circunstancias poco claras. Su novia Anna Wohlin y el constructor Frank Thorogood, a cargo de las refacciones de la casa, dijeron haberlo encontrado ahogado en la piscina.

Video

La versión, publicada en 1966, tiene a Brian Jones tocando el sitar.

Brian Jones apareció ahogado en la piscina de su casa en Sussex. Y con su muerte inauguraba la trágica lista de artistas que no superaron la barrera de los 27 años, a la que con el tiempo se sumarían Jimi Hendrix, Janis Joplin, Jim Morrison, y mucho más acá en el tiempo, Kurt Cobain y Amy Winehouse.

Las primeras versiones hablaron de una sobredosis, pero la autopsia reveló que apenas tenía alcohol y un vasodilatador por su asma en sangre.

La tragedia, según trascendió más tarde, habría ocurrido a raíz de que jugando en la pileta, Thorogood hundió a Jones en el agua por demasiado tiempo. Y hasta el propio Thorogood confesó a fines de los ’90 que él había matado a Jones. Sin embargo, las dudas nunca fueron disipadas del todo.

Más allá de las historias que se tejieron en torno de Jones y sus cambios de carácter, quedan las opiniones de músicos como Pete Townshend, John Lennon, Jimi Hendrix y Ginger Baker, quienes lo definieron como “un buen tipo, de verdad”.

Merced a su facilidad para ejecutar distintos instrumentos, Brian Jones dejó una marca indeleble en el sonido de los Stones.Merced a su facilidad para ejecutar distintos instrumentos, Brian Jones dejó una marca indeleble en el sonido de los Stones.

Dos días después de su muerte, el 5 de julio, en un concierto gratuito en el Hyde Park de Londres, los Stones presentaron a su nuevo guitarrista Mick Taylor. Y con una suelta de palomas, de paso, despidieron a Brian Jones.

Video

Incluida en el álbum «Aftermath», de 1966, lo tenía a Brian Jones tocando marimba. 



Fuente Oficial

Escrito por admin

Rate it

Comentarios de las entradas (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


0%