Espectáculos

Cómo es el corto argentino que ganó el Oso de Oro en Berlín con la fantasía de una mujer y un «arbolito» vendedor de dólares

todayfebrero 24, 2024

Fondo


El filme argentino Un movimiento extraño, de Francisco Lezama, se llevó este sábado el Oso de Oro del jurado de cortos en la 74 edición de la Berlinale.

Se trata de una comedia de enredos de 22 minutos sobre la crisis económica en Argentina, situada en Buenos Aires en 2019.

La protagonista trabaja como guardia de seguridad en un museo y logra con un péndulo prever una fuerte subida del valor del dólar.

Eugenia Alonso, la actriz protagónica de "Un movimiento extraño", de Francisco Lezama.Eugenia Alonso, la actriz protagónica de «Un movimiento extraño», de Francisco Lezama.

Se hace despedir de su trabajo y recibe una indemnización con la que puede comprar dólares y comienza a fantasear con un «arbolito» que compra y vende divisas en la calle.

Habla el director

El cineasta argentino Francisco Lezama rechaza el prejuicio muy extendido del cortometraje como “género de entrenamiento”.

Francisco Lezama con su Oso de Oro en la Berlinale. Foto: AFPFrancisco Lezama con su Oso de Oro en la Berlinale. Foto: AFP

Cuando subió al escenario dio las gracias al Instituto Argentino de Cine, del que contó «está siendo muy maltratado en este momento». También agradeció a otras instituciones públicas «que no son tan prestigiosas como el INCAA», dijo, pero que también le educaron durante mucho tiempo, agregó, y citó al Museo del Cine de Buenos Aires, la biblioteca del ENERC y también la televisión pública.

«Estas son todas instituciones que están en riesgo en este momento porque todo se mide con valor de cambio» y si no dan dinero, se cierran, denunció.

Agregó que este es un cortometraje «hecho por un grupo de amigos, amigos muy profesionales, y con mucho amor por el cine».

Antes explicó que en su corto quería abordar lo que él sentía que era una crisis económica en Argentina, “atravesada por el ahorro en dólares”.

Siente que un poco lo que pasa en el país con la política y la economía es -como su filme- “una suerte de comedia de enredos triste”.

Con este resto compra dólares y empieza a vivir una vida distinta a la que tendría si no los hubiera comprado.

La historia presenta a dos personajes que aparentemente tienen un vínculo, pero no lo tienen, porque en definitiva solo se trata de una chica con dólares y un chico sin dólares.

Según el jurado, «La película rebosa vitalidad, humor irónico y un matizada crítica social, todo ello para encapsular lo absurdo de nuestros tiempos capitalistas».

Otros premios en la Berlinale

Un documental con toques de fantasía que denuncia las secuelas del colonialismo, Dahomey, de la francosenegalesa Mati Diop, se hizo con el Oso de Oro en la 74a edición de la Berlinale que también premió como mejor director al dominicano Nelson Carlo de los Santos por Pepe.

Mati Diop, la directora de "Dahomey", que se llevó el premio principal de la Berlinale. Foto: Reuters.Mati Diop, la directora de «Dahomey», que se llevó el premio principal de la Berlinale. Foto: Reuters.

Ambos filmes recurren a la fantasía y también tienen en común que proponen una reflexión sobre la descolonización de África y América, un tema que ha sensibilizado al jurado presidido por la actriz y productora mexicano-keniana Lupita Nyong’o.

Dahomey documenta la restitución a Benin por parte de Francia de 26 obras de arte que permanecían en el Museo Quai Branly de París. Utiliza la fantasía al dar voz a una de esas esculturas aunque también pone el foco en el debate que se genera entre los jóvenes de ese país africano sobre el significado de esa restitución.

En cuanto a Pepe, se trata de una ficción aún más radical y experimental, que recurre al fantasma de un hipopótamo que perteneció al narcotraficante Pablo Escobar para hablar de las huellas del colonialismo.

Los ganadores: Hong Sangsoo, Wenqian Zhang, Sebastian Stan, y Emily Watson en la Berlinale. Foto: ReutersLos ganadores: Hong Sangsoo, Wenqian Zhang, Sebastian Stan, y Emily Watson en la Berlinale. Foto: Reuters

El Gran Premio del Jurado, el segundo en importancia en el palmarés, fue para A traveller’s need, del coreano Hong Sang-soo, un filme lúdico y emocional de trama minimalista protagonizado por la francesa Isabelle Huppert.

El estadounidense Sebastian Stan ganó el Oso de Plata a la mejor interpretación protagonista por su trabajo en A different man, de Aaron Schimberg, dando vida a un hombre con el rostro desfigurado que se somete a un experimento médico para empezar una nueva vida.

Y el de reparto fue para la británica Emily Watson, una de las terribles monjas del convento de Small things like these de Tim Mielants, la cinta de apertura que puso el foco en los abusos en el seno de la Iglesia en Irlanda.

Uno de los premios más aplaudidos en el Palacio de la Berlinale fue el de mejor documental para No other land, realizado por un colectivo palestino-israelí formado por Basel Adra, Hamdan Ballal, Yuval Abraham y Rachel Szor y proyectada en la sección Panorama.

El jurado destacó que estuvieron años documentando de forma «responsable» y «precisa» la demolición de casas, de escuelas y de patios de juego en un pueblo de Cisjordania, en lo que calificó de «auténtica catástrofe para familias palestinas».

Los llamamientos al alto el fuego en Gaza estuvieron presentes en los discursos de varios premiados y miembros del jurado, algunos de ellos lucieron chapas reivindicativas y pañuelos palestinos.

La escritora ucraniana Oksana Zabuzhko, miembro del jurado, también pidió el fin de la guerra en su país, que acaba de cumplir dos años



Fuente Oficial

Escrito por admin

Rate it

Comentarios de las entradas (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


0%