Policiales

quién es el líder de la toma de Villa Mascardi que cayó más de un año después

todayfebrero 17, 2024 1

Fondo


Subió al galope, como un llanero, hasta la cima de un monte y pudo adivinar desde lo alto la violencia de una cuadrilla de gendarmes que descargaban su furia contra un indefenso Santiago Maldonado. Sus prismáticos no lo dejaban dudar. Los efectivos enviados por el Gobierno nacional arrastraron de los pelos al joven y lo metieron en una especie de unimog apostado casi en la orilla del río Chubut. Maldonado fue cargado en el vehículo y nunca más fue visto. Agitado, en la punta de la loma, consiguió escapar y así fue como algunos meses después Matías Santana, que pasaría a la historia como “el mapuche de los binoculares”, contó todo esto en sede judicial. Una total mentira.

No había loma, ni altura alguna, sino una planicie yerma, como suele ser la Patagonia en ese punto del mapa y también lo era en agosto de 2017. No había gendarmes enfurecidos. Ni binoculares. Tampoco unimog. Estaba el río cortando la llanura seca y Maldonado corriendo hacia el curso del agua, a punto de lanzarse a nadar para comenzar ese cruce que marcaría su final. A Santana, que cayó detenido este sábado en Bariloche después de pasar más de un año prófugo, se le inició una causa por falso testimonio. Aún así consiguió permanecer libre y seguir vinculado al extraditado Facundo Jones Huala, con quien trabó relación durante la ocupación de las tierras de Benetton en Colonia Cushamen.

En paralelo se vinculó con el clan Nahuel-Colhuan y desde 2018 en adelante se convirtió en un participante activo de la toma de Villa Mascardi. Cinco años ocupando tierras ilegalmente, con cobertura total de la política. Santana, como el resto de los usurpadores, gozó de la asistencia de un estado protector, que consentía el delito con subvenciones y apoyos de dos tipos: logísticos, basados en abastecimiento de comida e insumos varios, y jurídicos, encarnados en la figura de abogados con pasado en la Organización Montoneros.

No siempre Santana fue un militante mapuche radicalizado. Hasta 2014 se lo veía jugando al papi fútbol en Esquel como parte del equipo «28 de Junio». Buscaba su destino. Podría decirse que lo halló en los brazos de Betiana Colhuan, la machi que vislumbró la tierra prometida, la joven que tuvo la visión que guió a los mapuches hasta la zona donde consumaron la usurpación. Se enamoraron. Formaron pareja. Tuvieron dos hijos. Instalaron un rewe, un sitio sagrado, metros arriba de la casa de Diego Frutos, unos de los tantos vecinos a los que le arrancaron la casa.

Fue precisamente a Frutos a quien Santana le arrojó un piedrazo directamente en la cara. Frutos fue a pedirle, infinidad de veces, que por favor le devolvieran su propiedad. En una de esas ocasiones, un día de llovizna y frío sobre la ruta 40, Santana lo miró a Frutos con furia y lo atacó con el pedazo de laja.

Santana, al ser detenido este sábado. Santana, al ser detenido este sábado.

Santana había trepado la montaña el 4 octubre de 2022 junto a otros cabecillas de la agrupación. De ese modo, escaparon del desalojo que la Gendarmería Nacional debió efectuar por orden de Aníbal Fernández cuando al kirchnerismo ya no le quedaron más argumentos para seguir pasivo frente a la usurpación. Hay quienes creen que a los líderes de la toma se los dejó escapar y que las mujeres terminaron detenidas, casi como un bien de cambio, con prisión domiciliaria.

Nadie los buscó jamás durante el tiempo que quedó de Gobierno de Alberto Fernández. La zona cordillerana entró en una especie de inercia. Es cierto que se habían terminado las tomas, pero tanto como que el oficialismo había ejecutado un nuevo cerco de protección para que los mapuches no terminaran presos. Eso se acabó con el cambio de mandos en la Argentina.

Santana, en una foto de 2018. Foto  Mario Quinteros / ArchivoSantana, en una foto de 2018. Foto Mario Quinteros / Archivo

Quizás por eso, la noticia fue confirmada por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quien compartió la escena de su captura en las redes sociales. «Cayó Matías Daniel Santana, uno de los líderes de las usurpaciones en Villa Mascardi. Estaba prófugo y con pedido de captura desde el año 2022», dijo. «El que las hace, las paga», completó la ministra y contó que el hombre fue detenido en Bariloche tras una larga investigación.

Fuerzas federales venían haciendo un seguimiento silencioso e incisivo. En los últimos días se habían conocido videos de la machi caminando por las ferias de las afueras de Bariloche. Los mismos mapuches, según fuentes cercanas, sabían que ya nadie los protegía. Las horas de Santana estaban contadas.

Este sábado, temprano, fue detenido cuando circulaba por la calle Onelli, a 20 cuadras del Centro Cívico, luego de dejar en una de esas ferias a su pareja. Los policías se acercaron y le pidieron documentación y al verificar su identidad confirmaron que sobre él pesaba una orden de detención. Al ver el arribo de los efectivos federales no atinó a escapar y se dejó detener. No hubo ninguna épica de llanero, ni galopes ni evasión. Ahora, se encuentra bajo custodia de la PFA.



Fuente Oficial

Escrito por admin

Rate it

Comentarios de las entradas (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


0%