Política

los K hacen cuentas y creen que puede sumar nuevos aliados

todayfebrero 16, 2024 1

Fondo



Una confluencia natural y en parte ya en marcha desde mediados de 2023, el señalamiento del riesgo por un eventual doble comando y la posibilidad de articular con los sectores de la oposición que quedarán al margen. Esas miradas circularon entre dirigentes de Unión por la Patria desde que Javier Milei confirmó su decisión de profundizar la alianza con Mauricio Macri, con el propósito de resetear el Gobierno luego del fallido tratamiento del proyecto de ley ómnibus.

En algunos casos con escepticismo sobre la definición, en el peronismo coincidieron en esperar a que se concrete el acuerdo para conocer el formato, aunque estimaron que en principio no cambiaría el escenario central parlamentario -el PRO ya venía apoyando al oficialismo y en Diputados todos sus integrantes votaron a favor en general y en particular- ni el político, pero sí se profundizaría la división de lo que era Juntos por el Cambio, y podría haber derivaciones más adelante.

Referentes de Unión por la Patria no descartan acuerdos para sumar nuevos aliados en el Congreso, con una parte del radicalismo, los socialistas, el llamado cordobesismo, ex macristas que rechacen la fusión e incluso la Coalición Cívica.

La carta de Cristina

La “cuarta coalición de gobierno”, como la consideró Cristina Kirchner en caso de confirmarse, acumuló críticas desde el peronismo. La ex presidenta le dedicó un párrafo en la carta que publicó este miércoles.

“Reciclar funcionarios fracasados para reeditar políticas fracasadas sólo puede conducir a malos resultados”, concluyó, y lanzó con tono de advertencia: “El presidente Milei debería analizar seriamente que quienes fueron los amplios derrotados en los últimos comicios presidenciales intentarán condicionarlo desembarcando en las principales áreas de gobierno e incluso tomar el control político y desplazarlo del manejo del Poder Ejecutivo si lo consideran necesario”.

Antes de que se conociera el texto, referentes de Unión por la Patria transmitían una mirada coincidente. “El modelo económico es el mismo, y si van a hacerlo todavía más rápido va a traer peores consecuencias. Otra estafa, que gobiernen los que salieron terceros, pero para el peronismo que Macri esté como titiritero o en persona no cambia”, sentaron posición cerca de Axel Kicillof.

“Milei al gobierno, Macri al poder”, trazaron como síntesis en las oficinas de Avenida Libertador en las que Sergio Massa armó su búnker y la sede de la Fundación Encuentro. Cerca del ex ministro de Economía vislumbraron que la alianza podría darle al Gobierno mayor volumen político, aunque recordaron el “síndrome Alberto Fernández-Cristina” para aludir a que correrá el riesgo de entrar en una etapa de mayor debilidad por el posible doble comando.

En La Cámpora recordaron que Máximo Kirchner ya había dicho que “gobierna Macri” en diciembre. “Ya es una alianza, puede haber algunas diferencias en cuanto a cargos pero no cambia demasiado”, ratificaron esta semana.

La mirada en la oposición «dialoguista»

Aun con la coincidencia de que no modificará de manera sustancial el escenario político, con cautela abrieron cierta expectativa por los espacios opositores que se mantendrán afuera del acuerdo. “El nacimiento del macrimileismo, como describió Lousteau, puede terminar de ponerle punto final a Juntos Por el Cambio. La UCR y la Coalición Cívica no tienen lugar en ese esquema, Larreta tampoco. Hay que ver cómo se ordenan”, apuntaron en el búnker del Frente Renovador.

¿Unión por la Patria podría articular con esos sectores? “Es todo muy reciente por ahora”, desestimaron por ahora movimientos concretos en ese sentido, aunque contemplaron la posibilidad de acercamientos en el Congreso por temas puntuales.

“Los acuerdos parlamentarios siempre están abiertos”, deslizaron en el kirchnerismo, y remitieron a las conversaciones de Máximo con los cordobeses Ignacio García Aresca y Natalia de la Sota por la coparticipación del impuesto PAIS -desde UxP pedían bajar las privatizaciones y las facultades para tomar deuda, dos de los puntos centrales en la carta de Cristina- en la previa a la caída del proyecto de ley ómnibus.

“No coincidimos en nada con Massot, con Carrió, pero muchas cosas que están diciendo las compartimos. Tiene que haber un acuerdo supra electoral con los sectores nacionales y progresistas”, planteó un dirigente de trato frecuente con la ex presidenta.

En La Plata remitieron a las posturas en común de Kicillof con otros gobernadores, desde el cordobés Martín Llaryora al santafesino Maximiliano Pullaro -“hasta con (el mendocino Alfredo) Cornejo”, remarcaron- por intereses en común como el impuesto PAIS, el Fondo de Incentivo Docente y los subsidios al transporte.

En el propio kirchnerismo, sin embargo, admitieron que al radicalismo y al resto de la denominada oposición dialoguista les costará articular con ellos. “Son más opositores a nosotros que al gobierno que los odia y los va a destruir. Todavía no se animan a juntarse con los ‘leprosos’, pero veremos…”, dejaron abierto el escenario en el Senado.

En el Congreso las espadas legislativas de Unión por la Patria buscan avanzar con el rechazo del DNU. El pedido de la UCR a Martín Menem para que designe «con urgencia» a los integrantes de la comisión bicameral del área causó reacciones ambivalentes en el peronismo.

En Diputados generó cierta expectativa, en la Cámara alta cuestionaron que el oficialismo podría aprovecharlo para seguir ganando tiempo. Los senadores vienen empujando una sesión para tratar el decreto directamente en el recinto.



Fuente Oficial

Escrito por admin

Rate it

Comentarios de las entradas (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


0%